marzo 2, 2024

Un nuevo estudio puede haber encontrado la respuesta al TDAH.  saber más

Un nuevo estudio puede haber encontrado la respuesta al TDAH. saber más

Foto: Warren Umoh/Unsplash.

Aunque la comprensión del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) ha aumentado en los últimos años, lo que ha llevado a un mejor reconocimiento y diagnóstico, todavía hay mucho que no sabemos sobre esta diferencia neurológica, especialmente los mecanismos biológicos que subyacen a su aparición y las diferencias en las percepciones. . . Uno de estos aspectos es el papel de los genes, ya que no sabemos cuáles son los responsables de esta herencia.

Sin embargo, un nuevo estudio ha llegado a cambiar la percepción científica sobre esta herencia: hasta ahora, dada la complejidad del TDAH, se pensaba que se explicaba por una serie de mutaciones en los genes, pero una investigación innovadora sugiere que la mitad de los casos hereditarios provienen de causas genéticas. variaciones Únicas, es decir, en un solo gen, además de factores ambientales o genéticos.

Genética y trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Lo que pasa con la poligenia, aunque muchos científicos consideran que esta hipótesis es «obvia», es que no puede explicar la herencia genética completa del TDAH. Los estudios que analizan cómo se transmiten los genes asociados con el trastorno señalan que sólo alrededor del 30% de ellos se heredan. Mientras tanto, los síntomas físicos y conductuales, cuando se observan en líneas familiares, tienen una heredabilidad de alrededor del 80%. La cuenta no cuadra.

Para investigar más a fondo, un equipo dirigido por la psicóloga Anne Arnett de la Universidad de Harvard estudió los genomas completos de 77 niños estadounidenses con TDAH y sus familias. Aunque se trata de una muestra pequeña y la atención se centra en los bebés, la teoría propuesta explica las diferencias en la herencia única y múltiple.

READ  4 beneficios que lo harán poderoso para tu salud

La clave es la metilación no convencional. La metilación del ADN es el control que tiene el cuerpo sobre los cambios en los niveles de expresión genética en diferentes células, lo que se produce debido a influencias externas (es decir, epigenéticas). Así, factores ambientales como el estrés, la actividad física, la dieta de un antepasado (como una abuela, por ejemplo) o la contaminación pueden cambiar los estados de metilación en varios genes diferentes. Esto provoca un efecto dominó en el organismo que puede provocar, entre otras cosas, TDAH.

Esto puede explicar cómo los factores externos contribuyen a las diferencias en el desarrollo del cerebro y la expresión de síntomas de aberración neurológica; ya se han identificado niveles similares de variación genética en el trastorno del espectro autista (TEA), por ejemplo. Ya se sospechaba que ambas diferencias neurológicas estaban relacionadas, ya que hasta el 70% de los individuos que presentan una también presentan la otra, o al menos aparecen en la misma familia.

Aunque algunas características de estos trastornos son opuestas, tienen muchos en común, lo que lleva a algunos científicos a sugerir que son partes diferentes del mismo continuo. Si la teoría epigenética es correcta, esto explicaría cómo pueden ocurrir tantos síntomas diferentes.

Fuente: Tierra.