marzo 3, 2024

Lula guarda silencio y quiere esperar a que Maduro retire su poder de veto contra la oposición

Lula guarda silencio y quiere esperar a que Maduro retire su poder de veto contra la oposición

Planalto guardará silencio, por el momento, sobre la decisión que impide al principal competidor participar en las elecciones; La OEA y los países del Mercosur ya lo han criticado

Presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) decidió esperar para pronunciarse sobre el veto utilizado por María Corina Machado, principal opositora del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en las elecciones del país. Pese a ser una decisión del Tribunal Supremo de Venezuela, el militante del Partido de los Trabajadores espera que Maduro cancele el caso. El gobierno cree que es necesario ser cauteloso ante posibles declaraciones en estos momentos debido a las negociaciones en curso sobre las próximas elecciones.

El viernes (26 de enero de 2024), la Corte Suprema de Justicia de Venezuela prohibió a Corina ocupar cargos públicos durante 15 años. Con esta decisión, la oposición queda impedida de presentarse a las elecciones presidenciales que se celebrarán en el segundo semestre de 2024, y aún no se ha fijado una fecha. Ganó las primarias de la oposición en octubre de 2023 para enfrentar al actual presidente venezolano.

Corina anunció que Maduro y «Tu sistema criminal» Eligieron el peor camino: elecciones amañadas. «Esto no sucederá» Él dijo. Conozca cómo la Corte Suprema de Venezuela acusó al oponente de Maduro en este informe.

Lula espera que Maduro pueda cambiar el escenario surgido en su país. Sin embargo, el presidente venezolano dirige el país de manera autoritaria y tiene una influencia significativa sobre el poder judicial local. Nunca ha demostrado que quiera celebrar elecciones verdaderamente libres en la segunda mitad de 2024, cuando él mismo pretende ganar otro mandato.

READ  1877 se abre la cápsula del tiempo en los Estados Unidos; Saber lo que se encontró

Los tres países fundadores del Mercosur (Mercado Común del Sur), a excepción de Brasil, condenaron la inhabilitación del ex mandatario. Ellos son: Argentina, Uruguay y Paraguay. También criticó a Ecuador. En cuanto al gobierno brasileño, las reacciones provienen de administraciones de derecha, que ya no tienen nada que ver con Maduro.

La Organización de Estados Americanos (OEA) y el prestigioso grupo internacional especializado en temas electorales, IDEA, también emitieron pronunciamientos contra el veto utilizado por el candidato opositor en Venezuela.

Pero para Palacio do Planalto, Lula necesita defenderse en un intento de mediar en un cambio en una situación que la comunidad internacional ya parece considerar perdida. Por lo tanto, cree que aún no ha llegado el momento de que Lula adopte una postura. Cree que es posible avanzar en las negociaciones para normalizar el proceso electoral venezolano. Sin embargo, la decisión contra Corinna se consideró grave.

Lula y Maduro

Lula es un aliado histórico del líder venezolano y, desde su regreso al poder ejecutivo en 2023, ha trabajado para rehabilitar a Maduro en el escenario internacional.

En mayo de 2023, el venezolano estuvo en Brasilia y fue el único jefe de Estado de los 12 países invitados a una reunión con los jefes de Estado de América del Sur para sostener un encuentro bilateral con un miembro del Partido de los Trabajadores fuera del evento. Fue recibido con honores por el Presidente del Estado.

El Presidente brasileño anunció en ese momento, junto con el Presidente venezolano: “Está en tus manos, camarada, construir tu narrativa y darle la vuelta a este juego para que podamos ganar de una vez por todas y Venezuela pueda volver a ser una nación soberana, donde solo su pueblo, a través de un voto libre, diga quién gobernar ese país… Eso es todo”. «Lo que hay que hacer. Y luego nuestros oponentes tendrán que disculparse por el daño que causaron en Venezuela».. El observa.

READ  Mineiro sufre un accidente aéreo y resiste 10 días de comer pasta

Dos meses después, en julio, Lula se reunió con líderes latinoamericanos, el presidente francés Emmanuel Macron y el representante de asuntos exteriores de la Unión Europea durante una cumbre en Estados Unidos. Silak (Grupo de Estados de América Latina y el Caribe) con Jaja. Fue en Bruselas (Bélgica).

Lula y otros jefes de Estado latinoamericanos, junto con los europeos, pidieron un proceso electoral justo y transparente en el país, de conformidad con el derecho y los tratados internacionales aplicables.

En octubre de 2023, el presidente brasileño habló con Maduro por teléfono. Asunto: Elecciones en Venezuela previstas para 2024. Lula habría solicitado información sobre posibles acuerdos entre el gobierno de Maduro y la oposición, así como negociaciones con Estados Unidos para poner fin a las sanciones impuestas al país en su momento. La información fue publicada por Planalto en una nota (completo – PDF – 97 KB).

Antes, el presidente venezolano estuvo en Brasil en 2015, para participar en la ceremonia de toma de posesión del expresidente. Dilma Rousseff (PT). En 2019, el expresidente le prohibió la entrada al país Jair Bolsonaro (PL) – que rompió relaciones con su vecino. Pero el propio Bolsonaro, el 30 de diciembre de 2022, canceló el decreto que impedía a miembros de la administración Maduro ingresar a territorio brasileño.

Desde que asumió el cargo, Lula ha reanudado relaciones diplomáticas con Venezuela. En enero, el gobierno reabrió la embajada de Brasil en Caracas, la capital de Venezuela. El asesor especial del presidente para asuntos internacionales, Celso Amorim, visitó la ciudad en marzo y se reunió con Maduro y miembros de la oposición. Dijo en ese momento que vio A «El clima fomenta la democracia».

Brasil también participó en las negociaciones para que Venezuela celebrara elecciones con la participación de la oposición y la presencia de observadores internacionales. Los Estados Unidos también estaban siguiendo este proceso. Sin embargo, los estadounidenses están revisando su política de sanciones contra Venezuela tras la decisión del Tribunal Supremo.

READ  Biden dice que las elecciones en Nicaragua no fueron libres ni justas. Las urnas están cerradas y Ortega debe ser reelegido | Globalismo