abril 16, 2024

Los equipos enviados a la región yanomami enfrentan amenazas

Los equipos enviados a la región yanomami enfrentan amenazas

El gobierno federal investiga presuntas amenazas a profesionales de la salud y funcionarios federales que fueron enviados a Roraima para ayudar a los indígenas yanomamis. Según los miembros de la delegación del Ministerio de Derechos Humanos y Ciudadanía que llegaron ayer (29) a Boa Vista, la necesidad de garantizar la seguridad física de los equipos de salud y rescate es una de las otras dificultades para enfrentar la crisis sanitaria que afecta al mayor de ellos. Reserva de derecho de usufructo originario exclusivo en el país.

“Nos preocupa mucho el escenario de violaciones de derechos humanos e inseguridad, en particular [quanto à segurança] Líderes indígenas. También nos preocupan los equipos patrocinadores. [aos yanomami]“Hay reportes de amenazas a los equipos”, dijo la secretaria ejecutiva del departamento, Rita Oliveira, al revelar a los periodistas.

El Secretario Ejecutivo evitó pronunciarse sobre intimidaciones y confirmó que la cartera ya estaba “transfiriendo medidas”, incluso con el Departamento de Justicia y Seguridad Pública, para garantizar la integridad de los profesionales y pobladores en tierras indígenas, a unas dos horas de avión. de la capital del estado.

“Nuestra tarea ahora es tomar algunas medidas de protección urgentes y continuar el diálogo con las autoridades locales para comprender dónde las instalaciones públicas no sirven a las comunidades indígenas. […] Al señalar la dificultad para acceder a la reserva que se extiende hasta la frontera con Venezuela y que durante mucho tiempo ha sido objeto de actividades ilegales por parte de mineros y madereros, agregó Rita, los equipos deben poder hacer el trabajo de manera segura y sólida. .

Una delegación del Ministerio de Derechos Humanos y Ciudadanía llegó el domingo a Boa Vista, cuya misión es establecer un diagnóstico de la crisis sanitaria y humanitaria que, según el gobierno federal, ha causado cerca de 570 muertes por causas evitables. Hijos de las tierras originarias Yanomami, solo en los últimos cuatro años. Los equipos del Ministerio de Salud que visitaron la zona hace unas semanas encontraron cientos de adultos y niños que padecían desnutrición o paludismo. También hay una situación de escasez de alimentos, ya que los ríos que abastecen a los aproximadamente 26.000 habitantes de la reserva están contaminados con mercurio proveniente de la minería ilegal, entre otros problemas, como la destrucción de la selva.

Además de visitar la unidad de salud de Boa Vista donde se atienden pacientes indígenas que requieren atención hospitalaria, los miembros del grupo ministerial se reunirán con líderes indígenas y representantes de agencias estatales y federales para obtener información que les ayude a elaborar un informe sobre el potencial humano violaciones de derechos

«Nuestra misión aquí también tiene como objetivo investigar las deficiencias en las políticas públicas para proteger a los indígenas, particularmente en el área de los derechos de los niños y adolescentes. Además de las causas de la mortalidad infantil, investigamos la posibilidad de adopción ilegal de niños indígenas». ; casos de colocación ilegal de niños en orfanatos; abuso sexual y pedofilia; fallas en la atención de la salud [prestado a] Embarazadas indígenas y en las consultas pediátricas y en el abordaje de la desnutrición infantil temprana de los niños indígenas” agencia de brasil El Secretario Nacional de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, Ariel Castro, explicó que el escepticismo ha llegado a los actos de responsabilidad tanto a nivel federal, estatal y municipal, en los últimos cuatro años.

También forman parte de la comitiva ministerial la Secretaria Nacional de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, Isadora Brandao, y el Investigador Nacional de Derechos Humanos, Bruno Renato.

crisis humanitaria

Si bien entidades y organismos indígenas como el Ministerio Público Federal (MPF) ya denuncian desde hace tiempo la falta de atención a las comunidades en territorio indígena yanomami, aparecen nuevas imágenes de niños y adultos desnutridos, así como unidades de salud abarrotadas de personas desnutridas nutrición. La malaria y otras enfermedades han atraído la atención del público en las últimas semanas y han llevado al gobierno federal a implementar medidas de emergencia para ayudar a los yanomamis.

Para el actual equipo de gobierno, la situación se ha visto agravada por las «prácticas delictivas» y las «gravísimas violaciones a los derechos fundamentales provocadas por la minería ilegal». “Hay elementos fuertes que apuntan a la omisión dolosa en materia de políticas públicas, tenemos que entender estas responsabilidades y atenderlas adecuadamente”, comentó Rita.

Hace dos semanas, fue El Ministerio de Salud envió a Roraima Equipos técnicos encargados de elaborar diagnósticos de salud para aproximadamente 30.400 indígenas Yanomami. En ese momento, la iniciativa fue anunciada como un primer paso del gobierno federal para diseñar, en asociación con organizaciones de la sociedad civil, una «nueva estrategia sin precedentes del gobierno federal para restablecer» el acceso de los yanomamis a una «buena salud».

Al visitar la Casa Nativa de Salud (Casai) en Boa Vistadonde son llevados los Yanomami que necesitan atención hospitalaria, los pilares Sursuku y Shiti, dentro de la Reserva Aborigen, los técnicos se encuentran con niños y ancianos en grave estado de salud, con desnutrición severa, así como numerosos casos de malaria, infecciones respiratorias agudas y otros enfermedades.

Cinco días después del inicio de las operaciones de los equipos locales, el Ministerio declaró la Emergencia de Salud Pública de Importancia Nacional y estableció un Centro de Operaciones de Emergencia de Salud Pública (COE-Y), responsable de coordinar las acciones a implementar, incluida la distribución de recursos para el restablecimiento de los servicios y la comunicación con gestores estatales y municipales del Sistema Único de Salud (SUS).

El pasado día 21, el Presidente de la República, Luiz Inácio Lula da Silva y varios miembros del Gobierno Federal, como la Ministra de Salud, Nicia Trindade, y los Pueblos Indígenas, Sonia Guajara, acudieron a Boa Vista, donde visitaron Kasai. El presidente prometió involucrar a varios ministerios para superar la grave crisis sanitaria.Ese mismo día, aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) transportaron cerca de 1,26 toneladas de alimentos para distribuir entre las comunidades yanomamis.

El último día (24), Especialistas de la fuerza nacional del SUS comenzaron a fortalecer el servicio En el Hogar de Apoyo a la Salud Indígena Kasai en Boa Vista. A solicitud del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, El día 25, la policía palestina abrió una investigación para investigar posibles prácticas genocidas, falta de asistencia y delitos ambientales, así como otras acciones ilegales contra los yanomami.

El viernes (27), el prof. El primer hospital de campaña creado por la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) entró en funcionamiento en la capital del estado, Con una treintena de profesionales sanitarios militares atendiendo a una parte de los enfermos que habían sido sacados de tierras aborígenes, a unas dos horas de avión.

“Construiremos un plan con medidas a corto, mediano y largo plazo en base al informe [das equipes técnicas] que recibimos», La ministra de Salud, Nicia Trindade, anunció el día 26. Es una situación muy peligrosa. Un marco que requiere acciones interministeriales. Como ya he dicho [o xamã e líder yanomami] Davey Kopenawa, El hambre es la punta del iceberg, un indicador terrible, pero la razón [do problema] No el hambre, sino la minería ilegal, que ha trastornado formas de vida, contaminado ríos y propiciado las condiciones para que aumente la incidencia de la malaria a través de excavaciones donde se acumula el agua”.

«[Esta] La situación no se revela ahora. Ha sido condenado muchas veces por organizaciones indígenas y afines. Entre noviembre de 2018 y diciembre de 2022, hubo seis decisiones judiciales, en varias jurisdicciones, condenando al Estado por tomar medidas urgentes y necesarias, sostiene el Consejo Misionero Indígena (Cimi), organismo local afiliado a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) .