mayo 26, 2024

«De España, ni buen aire ni buen matrimonio»

«De España, ni buen aire ni buen matrimonio»

Y la situación en Portugal se ha vuelto mucho peor.

Puedes entender mejor de lo que estoy hablando, lo que era peor antes, leyendo mi articulo anterior, en el que hablo de la guerra que acabó con el país. Si Marruecos lo mató, España lo enterró.

Mientras escribía este artículo, recordé una frase que mi difunto abuelo, un pescador de aguas profundas portugués, ni siquiera entendía bien, quizás por su hermoso y primitivo acento maderero que no pudo ser suavizado durante décadas en Brasil: “De España, ni. Buen aire o buen matrimonio.” Entendí que era una especie de broma en su tono de risa, pero lo que él y yo no entendíamos en ese momento era que los orígenes de esta obsesión portuguesa con los españoles eran históricos y seculares.

Cuando Portugal perdió la batalla de Alcázar Cuypir, también perdió al rey Sebastián. ¡Hombre, se ha ido! No tenía hijos, y un monarca que se precie no tenía derecho a marcharse sin un heredero que arreglara el lío. Así que imaginad la situación en la que se encontraba Portugal: sin nobles, sin dinero y sin rey. Pero si tu país es Portugal y tu vecino es España, es muy probable que España tenga un rey de sangre portuguesa. Era costumbre que las princesas portuguesas se casaran con los reyes españoles; En esta unión, el heredero tendrá la sangre de ambas naciones. Así, con sangre luso-española corriendo por las venas de un niño de verdad, el peligro de una disputa entre los dos países sería pequeño, ¿no? ¡Equivocado!

En el momento de la muerte de Theo, Felipe II de España, hijo del todopoderoso Carlos V, era el marido de la «todopoderosa» Isabel I de Portugal. En otras palabras, Flip II encaja perfectamente en la fusión de ADN que mencioné anteriormente. Pero me preguntas: «Diago, si Felipe II es de sangre real portuguesa, y Portugal no tiene rey, ¿no podría ser rey de Portugal?» Puedo imaginar a Philip en su habitación por la noche, asomado a la ventana, sintiendo la brisa en la cara, mirando el horizonte portugués, preguntándose lo mismo. Ni siquiera pudo dormir esa noche; Portugal no se salió de la cabeza.

Entonces, imagina la situación en la que se encontraba Portugal: sin nobles, sin dinero y sin rey.

Realmente tenía motivos para preocuparse: ¿Te imaginas tener la armada más poderosa en la historia del mundo? Para su propio deleite, los portugueses estaban tan arruinados en ese momento que ni siquiera les importaba quién gobernaba Portugal. Philip aprovechó esta desconfianza y buscó reunir partidarios entre los portugueses para que la transición fuera lo más fluida posible. Sin embargo, no todos los portugueses estaban listos para entregar su país a los españoles y el historial de invasiones españolas en Portugal fue muy pobre. Recuerda La Batalla de Aljubarota, de la que ya he escrito aquí? Porque hubo otras peleas después de esa, y no fueron pequeñas. La Batalla de Alcántara en 1580 reunió a 18.000 hombres leales a Felipe y 8.000 patriotas portugueses. Conquista española. ¿O será portugués-español? Sea como fuere, Portugal ahora tenía un rey de sangre portuguesa. Así nació la Unión Ibérica. Al menos ese fenómeno se conoce hoy en día, pero en su momento fue cada uno por su lado: Portugal tenía a Felipe I de Portugal, y España continuaba como Felipe II. Dos naciones independientes con un rey. España no dominó a Portugal, continuó como nación con sus instituciones y un rey -el español- que velaba por los intereses del país.

READ  Comisión estatal española prevé reunión extraordinaria sobre caso Vinicius Jr. | juego

Felipe no quería saber. Teniendo la armada más grande del mundo, iba a usarla a su favor. Y qué mejor lugar para usar esa flota que contra o contra Inglaterra. En 1580, el mismo año en que fue coronado rey de Portugal, reunió una flota aún mayor e invencible: los mejores barcos portugueses y españoles se utilizarían en esta invasión. Por cierto, según el profesor George Modelsky en su libro El poder del mar en la política mundial, Quizás el mayor estudio geopolítico naval de los últimos 500 años, la Armada Invencible, como se conocía a la flota reunida por Felipe, estaba dirigida por 10 galeones portugueses, los mejores y más grandes. Los portugueses debieron sentir el sabor amargo de esta invasión en el aire antes de que comenzara.

Pero Felipe II quería la victoria total de Inglaterra, costara lo que costase: aquellos «inmundos protestantes» (como creo que dijo alguna vez) sintieron realmente que el fuego del infierno descendía sobre él.

Continuará…

Contenido editado por: Jonadas Díaz Lima