junio 21, 2024

¿Cómo afrontamos el aparente declive de China?  Leer la reseña

¿Cómo afrontamos el aparente declive de China? Leer la reseña

Hace varios años, el politólogo de Harvard Graham Allison acuñó el término “Trampa de Tucídides”, basándose en la observación del historiador antiguo de que la verdadera causa de la Guerra del Peloponeso “fue el ascenso de Atenas y el miedo que sembró en Esparta”. Allison ha visto un patrón recurrente de tensiones -y guerras- entre las potencias emergentes y gobernantes en la historia reciente, cree, en el desafío de cualquier conflicto. Porcelana Levantarse representa la hegemonía estadounidense.

Esta hipótesis es interesante, pero en el caso de China adolece de un error evidente: el mayor desafío que nos planteará la República Popular en la próxima década no provendrá de su ascenso, sino más bien de su declive, algo que se ha demostrado evidente desde hace años. Se volvió innegable el año pasado con el colapso del mercado inmobiliario chino.

Los formuladores de políticas occidentales deben reorientar su pensamiento en torno a este hecho. ¿como? Con cinco no y dos sí.

Continúa después del anuncio.
Una fotografía aérea muestra trabajos de construcción en Beijing, China, el 30 de agosto de 2023. rodaje: Wang Zhao/AFP

En primer lugar, no consideremos las desgracias de China como buena suerte para nosotros.

China no es de gran interés, ya sean bolsos Italiay cobre de Zambia o grano nosotros – Frenará irremediablemente el crecimiento global. El 64% de las ventas del fabricante estadounidense de chips Qualcomm el año pasado se dirigieron a China; Además del 37% de las ventas minoristas de automóviles de la empresa alemana Mercedes-Benz. Y para 2021, Boeing estima que China será responsable de comprar una quinta parte de los aviones de fuselaje ancho de la compañía durante las próximas dos décadas. La perogrullada que genera repetición es que sólo hay una economía: la economía global.

Continúa después del anuncio.

En segundo lugar, no demos por sentado que la crisis durará poco.

Los optimistas creen que la crisis no afectará muy seriamente a los países occidentales, porque sus exportaciones a China representan una pequeña porción de su producción. Pero la magnitud potencial de la crisis es asombrosa. El sector inmobiliario y las industrias relacionadas representan casi el 30% del PIB de China. Según un artículo de 2020 de los economistas Ken Rogoff y Yuanxin Yang, está financiado en gran medida por una oscura industria papelera de 2,9 billones de dólares que también parece estar pasando apuros. Incluso si China evita una crisis a gran escala, su crecimiento a largo plazo se verá fuertemente limitado por una población en edad de trabajar que se reducirá en aproximadamente una cuarta parte para 2050.

Continúa después del anuncio.

En tercer lugar, no dar por sentado que habrá alguna gestión económica eficiente.

El mes pasado, Donald Trump El gobierno del presidente chino describió, Xi JinpingCuando Xi era joven, según uno de sus jóvenes compañeros de clase, «su inteligencia era considerada sólo normal», se graduó en «Marxismo Aplicado», un curso de tres años, y sobrevivió a la Revolución Cultural «siendo el más rojo de los rojos». «. Su mandato como Líder Supremo estuvo marcado por un cambio hacia un mayor control estatal de la economía.un mayor acoso a las empresas extranjeras y una campaña de terror contra líderes empresariales de mentalidad independiente. Un resultado ha sido una mayor fuga de capitales, a pesar de los estrictos controles de capital. Los chinos más ricos también han abandonado cada vez más China durante el mandato de Xi, una buena indicación de dónde creen que están sus oportunidades y dónde no.

READ  Por tercera vez en seis días, el Palacio de Versalles fue evacuado por motivos de seguridad mundo

Cuarto, no dé por sentada la calma interior.

Continúa después del anuncio.

La reciente decisión del gobierno de Xi de no revelar las tasas de desempleo juvenil —que superó el 21% en junio, el doble que hace cuatro años— es parte de un patrón de pura incertidumbre que está erosionando principalmente la confianza de los inversores. Pero la difícil situación de los jóvenes es a menudo una poderosa fuente de malestar, como ocurrió en 1989, en vísperas de las protestas de la Plaza de Tiananmen. Olvídese de la trampa de Tucídides. Y la historia real de China puede encajar en una versión de lo que a veces se llama la paradoja de Tocqueville: la idea de que las revoluciones ocurren cuando las expectativas crecientes se ven destrozadas por un deterioro repentino de las condiciones sociales y económicas.

Quinto, no dar por sentado que la disminución del poder será menos grave.

Continúa después del anuncio.

En muchos sentidos es más peligroso. Las potencias en ascenso pueden esperar el momento adecuado, pero las potencias en declive se verán tentadas a aprovechar la oportunidad. Presidente Joe Biden Fue espontáneo pero acertado cuando dijo este mes a los líderes chinos que «los malos, cuando tienen problemas, hacen cosas malas». En otras palabras, a medida que la suerte económica de China disminuye, también lo hacen los riesgos que enfrenta Taiwán.

Sexto, cumplir con cuatro estándares.

Y los formuladores de políticas estadounidenses deben ser firmes y valientes cuando se trata de nuestros intereses centrales en nuestra relación con China: libertad de navegación, especialmente en el Mar de China Meridional; la seguridad de Taiwán y otros aliados en la región del Indo-Pacífico; proteger la propiedad intelectual y la seguridad nacional estadounidenses; y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses (tanto en China como en los Estados Unidos) de ascendencia china o no china. Ayudar a Ucrania a derrotar a Rusia también es parte de una estrategia más amplia para tratar con China, en el sentido de que indica determinación y demuestra fuerza militar a Occidente, lo que hará que Beijing piense dos veces antes de cualquier aventura militar a través del Estrecho de Taiwán.

Continúa después del anuncio.

Séptimo, seguir la política de detención.

No debemos buscar una nueva Guerra Fría con China. No podemos permitirnos entrar en una guerra caliente. La mejor respuesta a la difícil situación económica de China es la magnanimidad económica estadounidense, que podría comenzar con la eliminación de los aranceles impuestos por la administración Trump que perjudican a las empresas y consumidores estadounidenses tanto como perjudican a las empresas y consumidores chinos. No está claro si esto cambiará el patrón básico de mala conducta de Beijing. Pero ahora que China está entrando en crisis, es urgente que lo intentemos. / Traducido por Guilherme Rousseau

READ  Afganistán: permanece en el tren de aterrizaje de aviones estadounidenses

* Brett Stephens ha sido columnista de opinión para The New York Times desde abril de 2017. Ganó un premio Pulitzer por su análisis en The Wall Street Journal en 2013 y fue editor en jefe de The Jerusalem Post.