junio 29, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Colombia: Académica negra y ex sirvienta compiten por la vicepresidencia | Globalismo

Por un lado, la ex empleada doméstica, defensora feminista y activista por el medio ambiente y contra el racismo, Francia Márquez, forma parte de Político de izquierda Gustavo Petro.

Por su parte, la Doctora en Educación y ex Vicerrectora de la Universidad Minoto de Dios (Minoto de Dios) Marilyn Castillo, forma parte de la Alianza Emprendedora Rodolfo Hernández, empresario y exalcalde que se presenta como un «forastero» a la política Terminó abruptamente en el último tramo de la primera ronda.

Marques y Castillo provienen de ciudades de la región del Pacífico colombiano, en el departamento del Cauca, un bastión histórico de los afrocolombianos. Un área conocida tanto por su belleza natural y el turismo como por los desafíos de la era de las pandillas, entre ellos el problema de la pobreza y los «desplazados», que no tienen otra alternativa que dejar sus hogares y tierras ante la delincuencia. .

Sin embargo, los candidatos tienen más diferencias que similitudes, ya que forman listas con ideologías y propuestas muy diferentes.

Esta es la primera vez que la contienda presidencial en Colombia ha sido entre un candidato de izquierda o de centro izquierda y un candidato que se presenta como «fuera» del sistema político. Los partidos tradicionales de centroderecha, que gobiernan el país desde hace décadas, fueron derrotados en la primera vuelta celebrada el 29 de mayo.

Márquez fue elegido como diputado de Petro luego de recibir una amplia votación en las primarias del partido celebradas por la coalición Pacto Histórico en marzo pasado.

A sus 40 años ha sido definida como un “fenómeno electoral” por su capacidad de captación de simpatizantes, la cual ha crecido tras su participación en las protestas nacionales que tuvieron lugar en 2019 y 2020. Hace dos años, escribió en sus redes sociales Medios de comunicación que ella quería ser la presidenta del país «para que nuestros hijos puedan caminar sin temor a que los maten».

Entre sus banderas en defensa del medio ambiente, destaca en esta campaña la oposición al fracking y la exploración de petróleo y gas, lo que se alinea con la propuesta de Petro de frenar la extracción de petróleo en el país, lo que ha generado críticas del empresariado colombiano.

Castillo era, como ella misma se definió, una «completamente ajena» al electorado colombiano hasta hace poco tiempo. Hace apenas tres meses se sumó a la lista del exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, quien tenía dificultades para postular a un candidato a vicepresidente.

El empresario de la construcción, al frente de la alianza Liga dos Governantes Anticorrupção, tiene mantras que definen sexista, entre ellos que las mujeres deben quedarse en casa y cuidar a sus hijos.

A la edad de 53 años, Castillo se educó en México y Estados Unidos y es fanático de la católica Santa Virgen de Guadalupe.

Comenzó a ganar popularidad en la fase final de la campaña de segunda vuelta al exponer su trabajo sobre la integración universitaria para jóvenes de áreas pobres del país y al abogar por oportunidades para las mujeres.

El candidato dijo que Hernández tenía experiencia como «empresario y hombre de negocios» y que su participación en el eventual gobierno sería principalmente en el campo de la educación. El candidato presidencial ya ha dicho que de resultar electo el carné, Castillo también estará al frente de la Secretaría de Educación.

Los planes futuros para el cargo de vicepresidente incluyen aumentar los salarios de los maestros de escuelas públicas e invertir en deportes y artes.

Su currículum, que su oficina de prensa envió para informar, incluye cuatro títulos de licenciatura, incluido un doctorado en educación en Estados Unidos, un MBA en México e ingeniería industrial y biología y química en Colombia.

Primera vuelta con récord de candidatos afrocolombianos

Fotomontaje de los candidatos presidenciales colombianos: el izquierdista Gustavo Petro; El populista de derecha Rodolfo Hernández – Foto: Juan Barreto/AFP y Yuri Cortez/AFP

Para la politóloga Luciana Manfredi, de la Universidad de Isis en Cali, los comentarios de Castillo sirven como una especie de «contención» para los polémicos comentarios de Hernández.

“Él la eligió para ser su suplente después de varios intentos fallidos. Es una maestra hecha, pero su camino es muy diferente al de Francia. [que é] Más popular y con más experiencia en el campo político”, añade

En entrevistas, Castillo, madre de dos hijos, dijo que creció en una familia mestiza de clase media con un padre blanco y una madre negra, donde la raza no era un problema.

Márquez, madre soltera de 16 hijos, estaba en problemas económicos. Todavía en su adolescencia, a los 15 años, inició su activismo en defensa del medio ambiente y contra las empresas mineras ilegales en el Cauca, como lo demuestran las entrevistas que ha dado desde entonces.

Años más tarde, en 2018, por su desempeño en este campo, fue galardonada con el Premio Internacional Goldman, que los expertos identificaron como el “Nobel verde”.

Márquez dice que decidió estudiar derecho debido a sus preocupaciones ambientales y su dedicación a enfatizar a sus antepasados ​​​​esclavizados. En su web se define como «parte de la lucha contra el racismo estructural».

En un país que es «extremadamente racista», dijo el profesor de ciencias políticas Alejo Vargas Velásquez de la Universidad Nacional de Colombia, se ha hecho conocida y respetada a nivel nacional por su liderazgo y defensa del medio ambiente.

A pesar de que al menos el 10% de la población del país es negra, esta presencia no se registra en las más altas esferas del poder, como suele afirmar Márquez.

Esta campaña electoral, sin embargo, estableció un récord de cinco candidatos afrocolombianos a la vicepresidencia en la primera fase de la disputa electoral, definió Aurora Vergara-Figueroa, profesora de sociología y directora del Centro de Estudios de la Diáspora Africana de la Universidad de Isis. , “como algo inédito que sucede cuando, hace unos 170 años, las personas afrodescendientes se encontraban en condiciones de esclavitud en Colombia”.

Diferentes perfiles, diferentes retos

El analista Jorge Restrepo, de la Universidad Javeriana de Bogotá, señala que las similitudes entre los dos vicios parecen limitarse al hecho de que se originaron en el Pacífico colombiano.

“Estamos empezando a conocer al Vice Hernández, mientras que Márquez ya es un político de expresión patriótica y ya estaba causando impacto incluso antes de convertirse en diputado de Petro”.

Márquez era titular del Comité Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia del Consejo Nacional de Paz, cuando apoyó y «impulsó», dijo, la implementación del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que desarmado después de 50 años de conflicto.

Durante la campaña electoral, El Espectador, de Bogotá, informó que fue blanco de «fake news» en referencia a sus supuestos vínculos con el grupo guerrillero ELN. Este año interpuse una demanda en los juzgados contra un senador que habría propuesto este vínculo, pero el poder judicial entendió que el proceso iniciado no estaba sustentado.

Su biografía como activista y figura nacional incluye 2014, cuando lideró lo que se conoció como la “marcha turbante” contra la minería en la comunidad negra y su pueblo natal de La Toma, en el municipio de Suárez, Cauca.

La marcha reunió a decenas de mujeres afrocolombianas que caminaron más de 500 kilómetros durante 22 días hasta la capital del país para denunciar la explotación ilegal de minerales.

Márquez ha amenazado de muerte en varias ocasiones por su condena a la minería ilegal y la contaminación de los ríos, también denunció en varias oportunidades que Márquez acudió al lugar de la campaña electoral acompañada de guardias de seguridad.

En una de las concentraciones, en Bogotá, cuando se celebraba el día de la “afrocolombianidad”, sus asistentes decidieron bajarla apresuradamente del podio cuando un láser verde apuntó a la candidata.

Para los analistas, mientras el reto de Castillo es hacerse más conocido entre los colombianos, el de Márquez es contar con el apoyo de quienes no comparten su activismo ambiental.