Recuento de daños 07-11-17

/ Por
recuento de daños vicente
MH
Aumentar tamaño de texto
A A =

Para muchos el tema de la corrupción en las universidades no tiene gran importancia, pero se trata de espacios donde se educan millones de jóvenes mexicanos, bajo esquemas delictivos.

Defensor de ellas, Diego Valadés pide en Reforma (05.12.17):“Las universidades autónomas necesitan recursos cuyo aumento sea progresivo y previsible, con objeto de programar un crecimiento sostenido de la educación y de la investigación. Es esencial la certidumbre de que el flujo presupuestario no dependa de decisiones coyunturales. La autonomía debe resguardar a las universidades de los vaivenes políticos”.

Para Javier Solórzano (Razón. 30.11.17): “Si en las universidades no se alienta y desarrolla la crítica, se pierde una de sus grandes esencias, lo que a menudo produce sean dirigidas por pequeños grupos, los cuales se enquistan y hacen y deshacen. El marasmo en el que se desarrollan es ocasión para  hechos de corrupción.

La denuncia de que varias universidades están relacionadas con el uso discrecional de dinero en la Estafa Maestra, muestra los vicios. Se manejan los presupuestos de manera discrecional, se van creando conflictos internos y externos, los cuales no se sabe si son serios o parte de la lucha por el poder que igual incluyen aspiraciones a gubernaturas”.

En este contexto resurge el tema de la Universidad Nayarita, donde se anuncia la detención de un velador a quien el ex rector Juan López, le depositó $323 millones, dentro de un desvío de $580 mdp. El estado financiero de la UAN fue dado a conocer  por Ignacio Peña, relevó de López –prófugo- en la rectoría y solicitó a la Auditoría Superior encontrar a los responsables del quebranto financiero por $1,400 millones. En la UAEM, la comunidad universitaria, espera de una decisión similar de Gustavo Urquiza; rechazan el borrón y cuenta nueva al grupo saliente del poder universitario.