sábado, 24 agosto, 2019
Punto y Aparte

El voto irracional

Antes de iniciar la columna de hoy quiero transmitir a todos ustedes, gentiles lectores, un mensaje de motivación para seguir trabajando, entre todos, a favor del desarrollo de Morelos en 2018. No habrá de otra: a pesar de cualquier adversidad tendremos que mantener la unidad, sin descuidar la chamba y a nuestras familias. Ánimo.

Uno de los acontecimientos por venir será sin duda el proceso electoral cuya parte más trascendente será el día de las elecciones el 1 de julio. Ese día elegiremos al próximo presidente de la República, al sucesor de Graco Ramírez en la gubernatura de Morelos, a quienes integrarán el Senado de la República y la Cámara de Diputados federal, a 30 diputados locales y a 33 nuevos presidentes municipales, junto con los miembros de sus cabildos.

Muchas veces he considerado a este proceso electoral como “La Feria del Hueso” pues, al igual que en infinidad de comicios constatados por mí durante más de cuatro décadas de ejercicio periodístico, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Es decir: siempre participan hombres y mujeres con el probado afán de servirle a la sociedad de nuestra entidad federativa, pero también aventureros inscritos para sacar raja económica. Estos últimos son felices pegados a la ubre oficial en cualquiera de los tres niveles de gobierno. Y no en pocos periodos históricos se han enriquecido a costa del sufrido pueblo morelense.

Recientemente escuché al gobernador Graco Ramírez decir que las elecciones estarán marcadas, entre diversos factores, por la molestia social y el discurso del odio. Ese estado emocional del electorado querrá ser manipulado por quienes llevan dos sexenios autonombrándose redentores del pueblo mexicano, dentro de un populismo a ultranza. Muchas veces han pretendido hacer lo mismo con el voto irracional, ese que se emite sin ningún razonamiento para favorecer a caudillos y falsos apóstoles de la democracia que, debo subrayarlo, nunca han aportado nada benéfico para cualesquier región.

Y ahí vienen de nuevo, engañando a la sociedad de Morelos mediante las nuevas formas de comunicación masiva. Las redes sociales se están convirtiendo en la arena política, sobre la cual abundan los “opinólogos” favorecedores de los mismos caudillos y oportunistas avecindados en esta entidad federativa apenas en el reciente bienio. El caso del ex futbolista metido a fuerzas a la política local es un claro ejemplo.

Ahora resulta que por su popularidad podría ser candidato a la gubernatura por encima de alguien que lleva lustros buscando lo mismo en el partido político respectivo. Dios nos libre de que la fama futbolera y los “inchas” locales nos conduzcan hacia esa posibilidad, aunque debo subrayar –de la misma manera en que lo he hecho durante mucho tiempo- que el ex futbolista no es elegible. Si bien pudo engañar a los cuernavacenses antes de los comicios de 2015 proveniente de Puebla (de donde nunca debió salir), también es verdad que en el actual proceso electoral las condiciones son distintas. Blanco no podrá acreditar más de dos años de residencia efectiva en Morelos. Así de que, esperemos para ver los acontecimientos preelectorales y después diremos. Feliz 2018.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Noticias relacionadas

Argentina, entre los países a favor de la legalización del aborto

Monserrat

Lorenzo Córdova asegura que INE cumplió con debates presidenciales

Azul Contreras