junio 19, 2024

¿Vida extraterrestre?  La NASA analiza en un planeta lejano una molécula que sólo producen los organismos vivos en la Tierra  Ciencias

¿Vida extraterrestre? La NASA analiza en un planeta lejano una molécula que sólo producen los organismos vivos en la Tierra Ciencias

K2-18 b orbita una estrella pequeña y fría que parece roja y está lo suficientemente lejos como para que su temperatura le permita albergar vida. – Imagen: NASA vía BBC

El telescopio de la NASA pudo haberlo descubierto Posible evidencia de vida en un planeta distante.

Esto se debe a que la molécula se llama Sulfuro de dimetilo (DMS). Al menos en la Tierra, eso es Es producido únicamente por organismos vivos.

Investigadores confirman que este descubrimiento es posible en un planeta a 120 años luz de distancia «No es fuerte» Se necesitan más datos para confirmar su existencia.

El descubrimiento fue realizado por el telescopio espacial James Webb de la NASA. Los investigadores también encontraron metano y dióxido de carbono en la atmósfera del planeta.

La detección de estos gases puede significar que el planeta se llama… K2-18bTiene un océano de agua.

El profesor Nico Madhusudan de la Universidad de Cambridge, que dirigió la investigación, dijo a la BBC que todo su equipo quedó «sorprendido» cuando vieron los resultados.

«En la Tierra, el DMS es producido sólo por la vida. La mayor parte en la atmósfera terrestre es emitida por el fitoplancton en ambientes marinos», dijo.

Pero el profesor Madhusudan describió el descubrimiento del DMS como preliminar y dijo que se necesitaban más datos para confirmar su existencia. Estos resultados se esperan dentro de un año.

«Si se confirma, sería una gran revelación y siento la responsabilidad de dejar las cosas claras si hacemos una afirmación tan grande».

Aunque este escenario sigue siendo incierto, Robert Massey, investigador independiente y subdirector de la Real Sociedad Astronómica de Londres, dijo que estaba entusiasmado con los resultados.

«Estamos avanzando lentamente hacia el punto en el que podremos responder a la gran pregunta de si estamos solos o no en el universo», afirmó.

Soy optimista y creo que algún día encontraremos señales de vida. Quizás con este descubrimiento actual, quizás dentro de 10 o incluso 50 años tengamos evidencia tan convincente que pueda explicarse mejor.

— Robert Massey, investigador independiente y subdirector de la Royal Astronomical Society de Londres.

El telescopio responsable del posible descubrimiento, JWST, es capaz de analizar la luz que atraviesa la atmósfera del lejano planeta. Esta luz contiene la firma química de las moléculas en su atmósfera. Los detalles se pueden descifrar dividiendo la luz en las frecuencias que la componen, de forma muy similar a como un prisma crea un espectro de arco iris. Si faltan partes del espectro resultante, serán absorbidas por sustancias químicas en la atmósfera del planeta, lo que permitirá a los investigadores descubrir su composición.

En el vídeo de abajo g1 Explica por qué el James Webb es un supertelescopio.

Compara imágenes del Ultra Telescopio James Webb con su predecesor

Este logro es aún más sorprendente porque el planeta está a más de 1,1 millones de billones de kilómetros de distancia, lo que significa que la cantidad de luz que llega al telescopio espacial es extremadamente pequeña.

La capacidad de un planeta para sustentar vida depende de su temperatura y de la presencia de carbono y posiblemente de agua. Las observaciones del telescopio espacial James Webb parecen indicar que K2-18 b cumple con todos estos requisitos. Pero sólo porque un planeta tenga el potencial de sustentar vida no significa que la sustentará, razón por la cual la presencia potencial del DMS tiene tal impacto.

Lo que hace que el planeta sea aún más interesante es que no es como los planetas rocosos similares a la Tierra que se han descubierto orbitando estrellas distantes y que son candidatos potenciales para la vida. K2-18b tiene aproximadamente nueve veces el tamaño de la Tierra.

Los exoplanetas (planetas que orbitan alrededor de otras estrellas) que varían en tamaño desde la Tierra hasta Neptuno no se parecen a nada que se encuentre en nuestro sistema solar. Esto significa que estos “planetas subneptunianos” no se conocen bien, al igual que la naturaleza de sus atmósferas, según el investigador de la Universidad de Cardiff Subhajit Sarkar, otro miembro del equipo de análisis.

Dijo: «Aunque este tipo de planeta no existe en nuestro sistema solar, los planetas subneptunianos (con una masa menor que la del gigante Neptuno) son el tipo más común de planetas conocidos hasta ahora en la galaxia».

«Hemos obtenido el espectro más detallado de la zona habitable de Neptuno hasta la fecha, lo que nos ha permitido detectar moléculas en su atmósfera».