abril 21, 2024

Una antigua galaxia gigante descubierta por el Telescopio Webb

Una antigua galaxia gigante descubierta por el Telescopio Webb

En un avance que redefine nuestra comprensión del universo, los científicos han hecho un gran descubrimiento al observar una galaxia gigante conocida como Gz9p3, con el Telescopio James Webb (JWST). Este descubrimiento es particularmente digno de mención no sólo por el enorme tamaño de la galaxia sino también por su edad, y arroja nueva luz sobre las primeras etapas del universo.

El equipo de investigación quedó sorprendido por este descubrimiento y publicó un estudio en la famosa revista Nature Astronomy, que destacó que la masa de Gz9p3 es diez veces mayor que la masa de la galaxia más masiva conocida hasta ahora, que se remonta a la “infancia”. del universo. Estas observaciones fueron posibles gracias a la capacidad única del Telescopio Espacial James Webb para capturar imágenes de alta resolución de estrellas y sistemas que se formaron apenas 510 millones de años después del Big Bang, un evento cataclísmico considerado el nacimiento del universo.

Un vistazo a los comienzos cósmicos

A partir de las imágenes capturadas, se pudo concluir que Gz9p3 surgió de la fusión de dos antiguos sistemas galácticos. Este fenómeno se manifiesta por la presencia de dos puntos muy brillantes, lo que indica una colisión entre galaxias, que quizás, debido a la distancia en el tiempo, aún continúa ante nuestros ojos.

«El telescopio espacial James Webb proporcionó una imagen que indica la forma típica de dos galaxias en proceso de fusión.“Explica Kate Boyett, coautora del estudio, en un artículo para la Universidad de Melbourne.Esta puede ser una de las fusiones de galaxias más distantes jamás observadas, un hecho que nos permite mejorar nuestra comprensión de la formación y evolución de las galaxias en el universo.«.

Entendiendo la estructura estelar

Un aspecto interesante de este descubrimiento es la diferencia en la composición entre las estrellas viejas y nuevas dentro de Gz9p3, que se reveló mediante el uso de espectroscopia. De hecho, las estrellas más antiguas convirtieron todo su hidrógeno en helio, que luego evolucionó en elementos más pesados, llamados «metales». Por tanto, analizar estos elementos permite a los científicos estimar con mayor precisión la edad de las estrellas.

En contraste con la formación estelar esperada, Gz9p3 indicó un proceso acelerado de envejecimiento estelar, desafiando las teorías anteriores sobre la dinámica de las galaxias aisladas en el espacio. El estudio sugiere que galaxias como Gz9p3, que son el resultado de fusiones, comparten elementos de formación estelar, lo que lleva a poblaciones estelares más densas y diversas.

El futuro de la Vía Láctea

Reflejando los fenómenos observados en Gz9p3, nuestra galaxia, la Vía Láctea, está experimentando una lenta formación estelar debido a su aislamiento. Sin embargo, se espera que este escenario cambie radicalmente con la inminente colisión con la galaxia de Andrómeda, que se espera que ocurra dentro de unos 4.500 millones de años. Un evento así podría activar el proceso de formación de estrellas en nuestra galaxia.

Kit Boyett reflexiona sobre el futuro de las observaciones astronómicas: “El telescopio espacial James Webb ha abierto un nuevo capítulo en astronomía, permitiéndonos vislumbrar las fusiones de galaxias que ocurrieron en el universo primitivo y comprender mejor la eficiencia de la formación estelar en estas condiciones primitivas”.

A medida que continuamos explorando el universo, descubrimientos como el descubrimiento de la galaxia Gz9p3 refuerzan la importancia de los avances tecnológicos y científicos en la búsqueda de comprender la inmensidad y complejidad del universo en el que vivimos.