abril 20, 2024

¡Qué maldición se está volviendo el turismo!

¡Qué maldición se está volviendo el turismo!

Tras la lección de la pandemia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiso reducir la dependencia de su país de los turistas. Sin embargo, ocurre todo lo contrario: 2023 es un año récord para el sector. Las víctimas son habitantes locales. El director de fotografía Oscar Villasante vive en el colorido barrio de Lavapiés en el centro de Madrid desde hace 26 años. Hasta ahora, inmigrantes y artistas han vivido aquí pacíficamente, pero esto puede cambiar pronto.

Los madrileños protestan contra el turismo de masas

Foto: DW / Deutsche Welle

A pesar de ser un entusiasta partidario del primer ministro español, el socialista Pedro Sánchez, es crítico con las políticas de turismo y alquiler.

«Se anuncian muchas cosas, pero al final son más los fondos de inversión que compran edificios aquí en Lavapiés. Todo el centro urbano está muy bien para inversores y turistas de lujo. Esto no es política para el ciudadano», destaca.

El parlamento regional de Madrid está dominado por conservadores, pero lo que está sucediendo en la capital se repite en casi todas las regiones de España, y el gobierno nacional no se opone activamente: la modernización de las ciudades está en manos de inversores bursátiles y personas adineradas. Los edificios requieren casi el doble del alquiler.

Villasante ve un ejemplo en su barrio inmediato, la calle Tribulete 7, donde hasta ahora los inquilinos de larga duración, en su mayoría con contratos antiguos, han vivido en condiciones muy favorables. Sin embargo, desde hace meses Elix Rental Housing, propiedad de la gestora inmobiliaria germano-española AltamarCAM, prepara la venta del inmueble para convertirlo en apartamentos vacacionales.

La Asociación de Vecinos de Madrid ha convocado protestas, entre ellas un camarógrafo de 62 años, para evitar que los vecinos pierdan sus viviendas.

Precios explosivos y consumo excesivo de recursos

Los negocios turísticos son rentables para los inversores. Según cálculos del Gobierno local, en 2023, alrededor de 14 millones de visitantes buscarán la capital española -casi un tercio más que el año anterior-, donde gastarán 15.000 millones de euros.

Madrid tiene mucho para complacer a los turistas: sus famosos restaurantes atraen una rica cocina de todo el mundo; Muchos estudiantes del programa Erasmus de la Unión Europea pasan allí un semestre; Pronto la metrópoli tendrá su propio circuito de Fórmula 1.

A su vez, los vecinos prefieren acudir a las ferias callejeras y desayunar en tabernas tradicionales, y se sienten frustrados porque el municipio no hace nada para frenar la afluencia. Villasante teme que pronto sólo los turistas puedan permitirse los precios locales.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que España recibirá 85 millones de visitantes en 2023, un 18,7% más que el año anterior -e incluso un 1,9% más que en 2019, es decir, antes de la pandemia del coronavirus Covid-19-. Según la asociación turística Exceltur, el sector generó 186.000 millones de euros, equivalente al 12,8% del producto interior bruto (PIB) nacional. Este incremento contribuyó a que la economía española creciera un 2,5% en 2023, superando todas las previsiones internacionales.

Sin embargo, Villasante advierte: «Debido a la prolongada sequía, Cataluña y Andalucía ya llevan varias semanas en estado de emergencia. Los agricultores protestan porque ya no pueden regar adecuadamente sus campos y no hay límites para el turismo».

En los últimos años, las poblaciones de Barcelona, ​​Mallorca e Ibiza han expresado un creciente descontento por el impacto negativo del turismo de masas. En las Islas Canarias, que dependen aún más de los turistas, las protestas se acumularon en 2023.

La Confederación de Organizaciones Empresariales de España (CEOE) ya ha registrado una nueva hostilidad contra el turismo en el país. A su vez, los lobistas recuerdan que el sector es un pilar de la prosperidad nacional. Según datos oficiales, emplea a casi 3 millones de ciudadanos.

El objetivo es reducir la dependencia del turismo

Exceltur calcula que la contribución económica del sector aumentará hasta el 13,4% del PIB de España en 2024. Sin embargo, el país ya está creciendo en todas partes desde el punto de vista turístico. No sólo las metrópolis de Madrid y Barcelona, ​​sino también Baleares y Canarias están desbordadas; Ciudades andaluzas como Málaga y Sevilla están repletas de visitantes.

De hecho, el objetivo de Sánchez era reducir la dependencia de España del turismo, aprovechando las lecciones de la pandemia, que tuvo efectos económicos devastadores en los centros turísticos.

Pero al menos la jefa del gobierno balear, la también socialista Francina Armengol, aceptó el objetivo del primer ministro el verano pasado. «Utilizó medidas para controlar a los inversores especulativos en La Palma y controló el turismo de cruceros en La Palma. Es una estrategia sostenible», comentó Matthias Mindel, un agente inmobiliario alemán que vive en la isla.

Ada Cola, alcaldesa de Barcelona hasta 2023, tenía prioridades similares. Durante sus cinco años en el cargo, declaró la guerra a Airbnb y otros operadores de alquiler vacacional. Sin embargo, para los turistas y nómadas digitales, esto no ha afectado en absoluto el atractivo de la capital catalana, que recibió 26 millones de visitantes en el último año de gobierno de Colla.

La especulación socava la reputación del turismo

Junto con el turismo, en Barcelona también ha aumentado la delincuencia, por ejemplo en forma de bandas organizadas. La Asociación de Inquilinos de Madrid teme que en la capital ocurra lo mismo: en una consulta municipal, el 27% de los ciudadanos dijo que la inseguridad era su mayor problema en 2023.

Por su parte, la becada Erasmus francesa Lily Rose no se siente insegura en Madrid: «Comparado con París, es un paraíso». Según ella, la mayor dificultad es encontrar una habitación con un alquiler aceptable: «Ya hay listas de espera enormes». Una estudiante islandesa dice que paga 850 euros (4.550 reales) por una habitación en un apartamento.

Mientras los propietarios de estos apartamentos están contentos con las ganancias, los residentes de la calle Tribulete 7 sienten que sus medios de vida están amenazados. Un gran cartel delante del edificio acusa a Elix Rental Housing de especular, para que los turistas internacionales que acuden al mercado semanal también sepan lo que ocurre allí.

Óscar Villasante reconoce que no sólo los turistas tienen efectos negativos en barrios como Lavapiés, sino también una alta presencia policial y una disminución del consumo, la mendicidad y el tráfico de drogas, «pero la cuestión es la medida adecuada».

Si España no quiere perder su reputación de país turístico seguro y amigable, el gobierno nacional y los representantes ciudadanos locales deben detenerse en varias cuestiones.