junio 29, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Qué explica y cuáles son los desafíos de la nueva ola de gobiernos de izquierda en la América Latina global

El mapa «rojo» trazado en América Latina en los últimos dos años -lo que los académicos llaman la nueva ola rosa- ha Mucho menos vínculos con formas ideológicas de la primera ola del ascenso de la izquierda. en el continente a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000.

El dominio político pasado de la izquierda se remonta a la asunción de Hugo Chávez en Venezuela en 1998 hasta la derrota de la era Kirchner en Argentina en 2015. Desafíos económicos y sociales más complejos, especialmente aquellos vinculados a la agenda ambiental, caminarían sobre terreno muy arenoso, sin el respaldo financiero de un auge de las materias primas.

elección Gustavo Petro y Francia Márquez en ColombiaEl domingo pasado, hubo otro movimiento hacia la solidificación de este nuevo bloque de poder. «Su victoria fortalece la democracia y las fuerzas progresistas en América Latina», declaró el martes (21) en sus redes sociales el expresidente Luis Inácio Lula da Silva.

Gabriel Borek, nuevo presidente de Chile, desfila en descapotable en Valparaíso (Foto: Pablo Sanhosa/Reuters)

Sin embargo, los ambientes políticos altamente polarizados en los distintos países de la región demuestran que el ascenso de la derecha -aunque haya sido truncado por el coronavirus- no se puede condonar y se regirá únicamente por concesiones entre diversos sectores económicos y sociales. en ColombiaPor ejemplo, Petro ganó por un pequeño margen, con el 50,44% de los votos. El candidato derechista Rodolfo Hernández recibió el 47,31%.

La perspectiva de la derrota del actual presidente brasileño, Jair Bolsonaro (PL), y el regreso de Lula (PT) en 2023 al gobierno de Brasil, como indican recientes sondeos de opinión, reforzarían la aspiración de apelar el fallo. Un conglomerado territorial latino y una economía práctica, que fue socavada por la lógica bolsonarista.

“Solo hay un pensamiento regional y una reflexión concreta sobre el papel de Brasil en América Latina con Lula o cualquier otro candidato comprometido con la visión tradicional de las relaciones internacionales brasileñas. En el caso de Bolsonaro, Si tiene alguna ambición geopolítica es que Brasil le dé la espalda a América Latinadice Matias Alencastro, politólogo y profesor de relaciones internacionales de la UFABC e investigador del Centro Brasileño de Análisis y Planificación (Cebrap).

La integración del continente a la primera ola rosa, que duró más de década y media, ha traído resultados consistentes y noticias históricas relevantes, según el profesor Dawisson Belém Lopes, profesor de política internacional de la UFMG y actualmente investigador en América Latina. Centro de la Universidad de Oxford.

López asevera que «Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) fue probablemente lo más importante que nació en ese período». Desde el punto de vista del profesor, la unión política del bloque en el pasado también tuvo consecuencias sociales, sobre todo desde que Brasil se convirtió en una especie de exportador de políticas públicas como Fome Zero y Bolsa Família, además de políticas de desarrollo agrícola lideradas por Embrapa.

Pandemia espera movimiento del péndulo histórico

La gente espera afuera de un cementerio en Guayaquil, Ecuador, para enterrar a familiares en ataúdes y cajas de cartón, en esta foto de 2020.

Los expertos en relaciones internacionales subrayan que es importante reconocer que la pandemia ha acortado la permanencia en el poder de la derecha y la extrema derecha.

«Se pensó que la derecha tendría un ciclo más largo en América Latina, y la literatura de ciencia política define los ciclos de los estados de ánimo políticos. Pero la pandemia ha acelerado la erosión y la decadencia de los titulares y los que están en el poder. El poder en América Latina era cierto, con la gestión de sociedades agotada en esta epidemia, la gestión más catastrófica de la epidemia fue precisamente en América Latina”, asegura Dyson López. «Murió más gente aquí que en cualquier otro lugar del mundo».

Si el mundo no es testigo del “evento bíblico de la epidemia”, señala Matías Alencastro, “tal vez [Donald] Trump podría haber sido reelegido y Bolsonaro hubiera estado mucho mejor” en la contienda electoral.Sin embargo, el acortamiento de la permanencia de la derecha por circunstancias históricas no ha debilitado el poder de esta agrupación política.

Por eso, en esta nueva izquierda hay un deseo más sincero de compromiso, según Alencastro, especialmente como lo explican Gabriel Boric, de 35 años, elegido en noviembre de 2021 en Chile, y Petro en Colombia Lula, todavía está en la campaña electoral, en Brasil. La perspectiva de esta nueva izquierda, según Alencastro, deberá incluir a toda la sociedad democrática, lo cual es positivo.

“La gente vota a la izquierda Porque vieron que sin un estado social fuerte, sin cohesión social, no viviríamos en este mundo hecho de epidemias y desastres climáticos.‘”, dice Alencastro, quien dice que el momento histórico es extraordinario, y la izquierda, desde el punto de vista programático, tendrá que demostrar que está a la altura del desafío.

Para Dyson López, es innegable que la situación política actual empujará a esta izquierda cada vez más hacia el centro. Las voces de derecha continúan siguiendo el ejemplo, dice, y «los gobiernos de izquierda en América Latina no podrán implementar las políticas del socialismo democrático».

«Estos gobiernos van a girar a la derecha porque las sociedades se han transformado. Es difícil imaginar un gobierno bolivariano», asegura. La agenda religiosa y costumbrista es imperativa. “La izquierda que ahora manda en América Latina lleva un chaleco restringida desde el punto de vista ético, a priori y valorativo. Eso reduce los espacios políticos”.

Agenda para el futuro sin interés por las materias primas

Los gobernantes de la nueva ola rosa en América Latina enfrentarán no solo dilemas estructurales de desigualdad social en el continente, agudizados por la pandemia, sino también con la inevitable agenda de cambio climático de este siglo. El profesor Dawson López señala que «los gobiernos de derecha no tienen la desigualdad, ni la mitigación de la desigualdad, como plataforma principal, en ninguna parte del mundo. La idea central es generar riqueza, no luchar contra la desigualdad o la asimetría social». Solo el Al-Haq, dijo, no ha lidiado bien con las devastadoras repercusiones sociales y económicas impuestas por la pandemia. Y se encontró en una trampa histórica.

Alencastro explica que la nueva coyuntura y la introducción de la agenda de la transición verde en la agenda global, de manera de emergencia, aumenta el desafío que enfrenta la nueva izquierda en América Latina. Según él, ya era evidente en los discursos de los presidentes de Chile y Colombiay son una nueva generación de izquierda, que «la justicia ambiental y social están interconectadas y entrelazadas».

Residentes y funcionarios de la ciudad después del deslizamiento de tierra en Angra dos Reis – Foto: Reproducción / Rio Sul TV

“No se luchará contra la desigualdad en el siglo XXI sin una política climática ambiciosa. Y no se tendrá una política climática ambiciosa sin combatir la desigualdad. Esta es claramente una revolución típica de la izquierda en América Latina, que durante 70 años creyó que el desarrollo a través de la movilización de los recursos naturales”, dice el profesor de relaciones internacionales.

Es demasiado pronto para evaluar cómo prosperará esta agenda en América Latina, dice, y está claro que las opiniones sobre política ambiental no son homogéneas entre los nuevos gobernantes. Además, es necesario esperar las tendencias brasileñas. A pesar de muchas incógnitas, Alencastro ve los desafíos económicos actuales como oportunidades para la nueva izquierda, con potencial para explorar nuevos caminos ante la división de poder entre China y Estados Unidos. Él dice que América Latina podrá experimentar con nuevos acuerdos comerciales, nuevos modelos de desarrollo y una mayor autonomía regional, incluso si no tiene una zona de comodidad proporcionada por el aumento de los productos básicos.

Dado que estos gobiernos de izquierda no podrán contar con una fuente de ingresos destacada y el desafío fiscal es una realidad en casi todos los países, los gobernantes, defiende Alencastro, deben estar más abiertos a las nuevas propuestas y al abuso de la creatividad empresarial.

Explicó: «La nueva ola rosa está más relacionada con el desafío del futuro, mientras que la ola anterior estaba más dirigida que el pasado reciente. Esta ola mira hacia adelante. Y la ola pasada miraba más hacia atrás».

READ  Biden y Putin advierten sobre la ruptura de lazos si no resuelven las tensiones en Ucrania | Globalismo