agosto 20, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Mira cómo sería el telescopio más poderoso del mundo

El E-ELT, el Telescopio Europeo Extremadamente Grande, cuya construcción está en progreso en el norte de Chile, será el instrumento de observación óptica más poderoso que se haya inventado hasta ahora, capaz de traspasar los límites de la ciencia y aumentar la capacidad de observación actual en más de 5.000 veces. .

Este nuevo «ojo» astronómico, que a partir de 2027 se sumará a los potentes instrumentos que ya operan en Chile, permitirá superar la actual capacidad de observación, apuntando hacia lugares aún desconocidos para responder a las preguntas aún abiertas sobre los orígenes de la universo.

«Hay algunas preguntas científicas que queremos que se respondan y estas preguntas nos llevan a la necesidad de tecnología que nos ayude a responderlas», dijo Luis Chavarria, un astrónomo chileno que representa al Observatorio Europeo Austral (ESO), que está construyendo el ELT en Chile. AFP.

Los instrumentos de observación existentes, como el Very Large Telescope (VLT) -el instrumento más poderoso actualmente en funcionamiento- y ALMA, el radiotelescopio más grande del mundo, ambos instalados en el norte de Chile, pueden responder las preguntas planteadas por los científicos. Hace tres décadas.

Pero las fronteras del conocimiento han evolucionado, dando lugar a la construcción de herramientas más potentes, como el ELT, ubicado a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar en el Monte Armazones, a unos 20 km del VLT, ambos en el Desierto de Atacama.

“La astronomía siempre ha operado dentro de los límites de la tecnología, dentro de los límites del descubrimiento, dentro de los límites de todo lo que estas maravillosas herramientas pueden ofrecer”, agrega Chavarria.

READ  ¿Está llena la memoria del iPhone? Utilice estos consejos para liberar espacio

La construcción del ELT comenzó en 2017 y se espera que entre en servicio una década después, a fines de 2027.

Tendrá 39,3 metros de diámetro, en forma de panal de 798 espejos hexagonales colocados en una enorme cúpula de 85 metros de diámetro.

El coste de la obra es de unos 1.300 millones de euros, ya financiada en su totalidad.

31 de enero de 2022: una imagen que muestra los cimientos del telescopio, que tendrá un diámetro de 39 metros

Foto: Gerhard Hüdepohl / ESO

destreza tecnológica

Los telescopios ópticos actuales, con diámetros que van de los 8 a los 10 metros, han permitido a los científicos observar imágenes de planetas que orbitan alrededor de otras estrellas.

Pero estos nuevos descubrimientos han hecho necesario disponer de un instrumento más capaz que pueda captar mayor luz y calidad de detalle.

Con un diámetro de 39,3 metros, el ELT recogerá 15 veces más luz que los telescopios ópticos actualmente en funcionamiento y proporcionará imágenes 15 veces más nítidas que las encontradas en el Telescopio Espacial Hubble, según ESO.

Uno de sus principales objetivos es «obtener imágenes de exoplanetas rocosos para caracterizar sus atmósferas y medir directamente la aceleración de la expansión del universo».

Susie Solis, geóloga técnica asistente para construir el ELT, explica a la AFP que una vez que esté en funcionamiento «debería ver 5.000 veces más de lo que vemos hoy».

“Es un proyecto que nos permitirá llegar a otras distancias del universo”, añade.

“Es un logro técnico tremendo poder obtener los niveles de resolución necesarios para poder aprovechar al máximo estos telescopios (…), algo que trasciende las barreras tecnológicas”, dice Chavarria.

Su ubicación en el norte de Chile -con los cielos más limpios del planeta- le permitirá observar el 90% de las noches del año. Estar en el hemisferio sur permitirá a los científicos ver el centro de la galaxia.

Cinco años después, la ELT entró en la fase de «obra civil total», con un avance del 40%, con la construcción del muro perimetral para soportar la cúpula que soportará el panel espejo.

Los trabajos se realizan en condiciones particularmente difíciles en el desierto chileno, el más seco del mundo, con temperaturas muy altas durante el día y muy bajas por la noche, así como vientos de hasta 70 km por hora durante una visita de la AFP.

Guido Vecchia, responsable de la ubicación del telescopio gigante, comentó.