julio 3, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La carrera de un fugitivo peligroso y sanguinario provoca disturbios en Texas

Los tejanos dieron un suspiro de alivio el viernes después de que un fugitivo sospechoso de matar a cinco personas fuera asesinado después de escapar de la prisión donde cumplía cadena perpetua por asesinato policial en una historia digna de una serie de televisión.

Gonzalo Artemio López, de 46 años, escapó asombrosamente el 12 de mayo de una prisión en el condado de Leon, entre Dallas y Houston, y desde entonces ha sido objeto de una persecución masiva, la más grande en la historia moderna de este estado sureño. Unido.

Jason Clark, portavoz del Departamento de Justicia Criminal de Texas, dijo que los asesinatos de estos cinco inocentes, un adulto y cuatro menores, fueron una «tragedia absoluta».

“Pero respiramos aliviados porque López ya no puede hacerle daño a nadie”, agregó durante una rueda de prensa improvisada.

López, quien fue sentenciado en 2006 a cadena perpetua por asesinato bárbaro con hacha y secuestro, desató el horror.

Físicamente, habría sido el villano perfecto de la serie de Netflix: cabeza rapada, cara cuadrada, pecho pronunciado y tatuado, así como bíceps y espalda ancha. En definitiva: el perfil de un asesino, aún más peligroso por sus conocidos vínculos con la mafia mexicana y las bandas activas en el penal.

escape cinemático

Las circunstancias de su fuga ilustran su determinación intransigente.

Ese día, López fue trasladado de su prisión en Gatesville a otra prisión en Texas, en Huntsville, para obtener una cita médica. El trayecto será de unos 260 kilómetros, y se realizará en un autobús penitenciario custodiado por agentes armados.

Su esquema requería una observación especial y lo mantuvieron en una jaula de hierro, con las piernas y las manos encadenadas.

READ  Corea del Norte dice que probó un misil hipersónico, según la prensa oficial | Globalismo

Las autoridades no pudieron explicar cómo logró abordar el barco con un cuchillo de cocina oculto y luego liberarse de los grilletes. Además, López cortó la bisagra de metal de su jaula, accedió a la cabina del conductor y lo obligó a detener el autobús.

Según la información, afuera del auto se desató una pelea entre el detenido y el conductor. López apuñaló al trabajador en la mano y el pecho. Otro agente armado, apostado en la parte trasera del autobús, se bajó para intentar neutralizar al detenido.

Pero López logró volver a subir a la cabina del conductor y tomar el volante, dejando atrás a los dos guardias. Abrieron fuego provocando un pinchazo en la rueda trasera del coche, que se hizo difícil de maniobrar. En efecto, a un kilómetro de distancia, López cerró la vía y dejó el bus y sus pasajeros, adentrándose en el bosque.

Perros, caballos y helicópteros

Desde un principio, la caza movilizó grandes recursos y todas las fuerzas policiales disponibles, apoyadas por perros, caballos y helicópteros. Ubicación: un área montañosa que incluye llanuras, bosques y ríos.

En retratos dignos de un John Ford del Oeste, decenas de agentes armados, con sombreros vaqueros y a caballo, trotaban por el accidentado terreno. Pero los días pasaban sin resultado. La recompensa ofrecida por cualquier información que conduzca al arresto de López se reevaluó hasta $50,000.

Como era de esperar, el fugitivo ocupaba un lugar destacado en la lista de personas buscadas en Texas, un estado cuya tasa de arrestos supera con creces la de todas las democracias del planeta.

Finalmente, después de tres semanas infructuosas, una persona preocupada llamó a la policía porque sus familiares no habían respondido a sus llamadas telefónicas. En su casa, la policía encontró cinco cuerpos. Al notar la falta de un auto familiar, la camioneta Chevrolet Silverado, alertaron.

READ  Kiev derriba monumento de la era soviética que simboliza la amistad ruso-ucraniana | Globalismo

Al volante de este Chevrolet, López vio el final de su carrera: la camioneta fue reportada en Jordanton, al sur de San Antonio, perseguida y finalmente detenida por un guardabarros suelto en la acera.

López, que portaba un rifle de asalto y una pistola, abrió fuego contra la policía, pero se equivocó. Respondieron matándolo en el acto.

Fue «el final de una terrible experiencia», resumido por Clark, quien tiene la tarea de informar sobre el arresto a los estadounidenses.