diciembre 6, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Hacer ejercicio antes del tratamiento puede potenciar la psicoterapia – Marie Claire Magazine

Mantener una dieta nutritiva, beber agua, hacer ejercicio con regularidad y acudir a terapia es, casi obviamente, lo más importante para una vida saludable. Pero la novedad de la puntualidad está muy relacionada con las dos últimas actividades con un escenario prometedor. Según una investigación realizada por la Universidad de Iowa en Estados Unidos, realizar ejercicio físico momentos antes de una sesión de tratamiento aumenta los beneficios de las terapias psicológicas e intensifica sus efectos que buscan combatir padecimientos como la depresión y la ansiedad. “El entrenamiento físico ya se había utilizado como complemento de la terapia hasta entonces, pero pocos estudios de ejercicios esqueléticos directamente antes o después, cuando pueden revelar la capacidad de estimular objetivos”, presenta el kinesiólogo Jacob Meyer, responsable del proyecto. investigar.

El ejercicio aeróbico tiene un mayor impacto en la dinámica de la neuroplasticidad (Imagen: Getty Images)

Esta conclusión es el resultado de dos pequeños estudios, realizados con diferentes técnicas, con grupos pequeños, pero con resultados alentadores, aunque requirieron un mayor número de ciclos de observación. En esta fase inicial, las pruebas se realizaron durante un período de ocho semanas. El primero se aplicó a 30 personas, divididas en dos grupos, con diagnóstico de depresión mayor. Se dio una porción para una sesión promedio en una bicicleta estática durante 30 minutos. El otro grupo permaneció sentado durante el mismo período.
Durante el proceso se aplicaron cuestionarios antes, durante y después de las actividades. A la semana siguiente, se invirtió la práctica y los que se ejercitaron en la primera unidad permanecieron sentados, y viceversa. La conclusión fue que hubo una mejora en el estado de ánimo de los participantes que se ejercitaron y que este sentimiento se mantuvo tanto en el momento como después -alrededor de 75 minutos después- lo cual es una ventana de bienestar lo suficientemente duradera como para ameritar una sesión más consciente. . . Enfocado y eficaz. La anhedonia, la insatisfacción por realizar las actividades placenteras de la vida diaria, comenzó a regresar después de estos 75 minutos.
El otro estudio, un estudio piloto más orgánico, se realizó con diez participantes. La mitad del grupo realizó diferentes actividades (correr, andar en bicicleta, caminar) a una intensidad moderada durante 30 minutos, luego se inició la psicoterapia. La otra mitad continuó con sus actividades diarias antes de tiempo. Al final de las ocho semanas, ambos grupos mostraron una mejoría en el tratamiento, pero los que hacían ejercicio tenían una mayor reducción de los síntomas depresivos.
En el sitio web de la Universidad de Iowa, Meyer dice que un mecanismo previsto para este desarrollo ha sido mejorar la relación paciente-terapeuta. En el estudio piloto, los participantes que hicieron ejercicio antes de una sesión de TCC informaron una comunicación más rápida y sólida con los terapeutas.
“Los investigadores dijeron que los hallazgos sugieren que el ejercicio puede preparar o estimular el cerebro para que participe en un trabajo emocionalmente más desafiante que la terapia convencional”, describe el científico del movimiento, quien presentó un resultado del proyecto de 100 % de compromiso y 100 % de retención en el asesoramiento. 74,6% fidelidad al tratamiento, junto con altos niveles de satisfacción de los participantes.
Carla Tebbo, neurocientífica y profesora de la Facultad de Ciencias Médicas de la Santa Casa de São Paulo, destaca la fuerza emocional y el bienestar que potencia el ejercicio. “Entrenar antes del tratamiento es algo positivo, porque trae una sensación de logro y eso favorece la acción de neurotransmisores como la serotonina, que es la hormona de la felicidad. autoestima. Interfiere con la adrenalina y la dopamina y aumenta aún más la concentración», explica. Carla, quien también tiene un doctorado en neurofarmacología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad del Pacífico Sur, enfatiza la intención del grupo de actividad física y la psicoterapia, pero no cree que el ejercicio aislado pueda prevenir la depresión.
Según ella, no puede considerarse un remedio único y es necesaria la ayuda profesional. También apunta a otro factor agravante: las personas sedentarias son más propensas a experimentar dificultades e incomodidades durante la práctica, y la debilidad social asociada a los estándares de belleza femeninos puede convertirse en un obstáculo para que muchas mujeres procedan a este tipo de tratamientos.
La médica y psicoanalista Christina Limberg, de Río de Janeiro, que ha estado en el campo durante 40 años, explica la relación entre la salud mental y el ejercicio de manera más amplia. Ella dice que es necesario entender que no hay separación entre cuerpo y mente, porque nuestro sistema psicológico está ligado a la formación del cuerpo. Ella explica que desde pequeños prestamos atención a los movimientos del cuerpo, ya lo largo de la vida aprendemos a mirarnos en el espejo. “En el consultorio no solo se trata de la voz del paciente, el cuerpo también está en el tratamiento, nos animan todo el tiempo a monitorearnos”, agregó la profesional.
Christina también señala que la liberación de sustancias como las endorfinas, que estimulan el placer y la satisfacción, también tienen la capacidad de regular otras hormonas, lo que ayuda a mantener un sueño más equilibrado, una memoria renovada y una mayor conciencia corporal, que son herramientas esenciales para los momentos de reflexión que llaman los psicoterapeutas. Y si te preguntas qué tipo de actividad podría ser más beneficiosa en el proceso, el experto explica que el ejercicio tiene un mayor impacto en la dinámica de la neuroplasticidad.
Es decir, el esfuerzo estimula más actividad cerebral. En natación, el trabajo se realiza de forma más amplia y sinérgica (expresión, respiración, musculación). Pero cada deporte tiene sus necesidades y beneficios, y la clave es la experimentación y la práctica diaria. Otro factor que no puede faltar es la diversión en lo que haces. “En terapia valoramos lo que la persona quiere y los lugares donde se siente más vivo. El análisis también sirve para este fin, ya que trabaja con el tema deseado en cualquier ámbito. Profesional, personal y físico”, concluye el psicoanalista.

READ  Unimed-Rio continúa con su revisión positiva de Fitch Ratings | SEGS

Alternativas y Suplementos
Durante su estudio, Mayer dice que en algunos casos, el ejercicio combinado con el tratamiento puede reemplazar otras alternativas, con resultados similares a algunos tipos de medicamentos y sin efectos secundarios frecuentes, como falta de sueño y aumento de la ansiedad. El problema subyacente tiene que ver con la motivación: las personas con depresión mayor no están satisfechas con hacer ejercicio (y mantenerse al día) voluntariamente.
Christina Limberg cree que en algunos casos se puede considerar la idea de usar un proveedor para reemplazar ciertos medicamentos. Pero señala que, en la mayoría de los casos, se trata más de integración. El psiquiatra y psicoanalista informó que los antidepresivos y otros medicamentos para el control de los impulsos actúan directamente sobre los receptores nerviosos del cerebro y son fundamentales para mantener el tratamiento.
Como la idea es plural, vale la pena recordar el otro extremo de la fórmula de vida saludable, desde el principio del texto. Si fortalecer la relación entre el ejercicio y los tratamientos tiene buenos resultados, centrarse en la parte de «comer bien y beber mucha agua» podría ser la clave definitiva. Aunque no se aborda en el estudio de Iowa, la sugerencia también se justifica en la ciencia. La dietista Catherine Nader, especialista en fitoterapia, saludable y probiótica, explica que el intestino está ligado a la serotonina: si no funciona con regularidad, puede generar estrés y ansiedad. Es por eso que la producción de esta hormona es tan importante para mantenerse saludable. Los alimentos como los aguacates, las castañas y la avena ayudan a aumentar la producción de hormonas. Según ella, también es importante echar un vistazo al consumo de omega-3 para un buen funcionamiento neurológico. Las sardinas, el atún y las verduras son alimentos poderosos que ayudan a tratar la ansiedad y la depresión.

READ  Santa Casa de Pelotas abre 30 camas supletorias del SUS | general
Ejercicios de belleza (Imagen: Getty Images)

Los ejercicios pueden aumentar la relación entre el paciente y el terapeuta (Imagen: Getty Images)

El especialista también advierte que cuando el cuerpo siente la necesidad de beber agua, es porque el cuerpo ya tiene deficiencia de ella. «La deshidratación genera cansancio y por eso el entrenamiento no compensa. Para un buen rendimiento es fundamental el consumo de agua, lo que también afecta la calidad del sueño, reduce la ansiedad y otros problemas emocionales», concluye.
Al conectar estos extremos, se vuelve claro para comprender la famosa relación entre cuerpo y mente. Y nada más justo que utilizar todas las armas para lograr de manera eficaz y constante el bienestar emocional básico, y cada vez más necesario.