enero 27, 2023

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El yoga reduce el riesgo cardiovascular – 25/12/2022 – Balance

Un estudio clínico realizado en 60 pacientes con presión arterial alta mostró que yoga Puede ser un aliado eficaz para aquellas personas con problemas cardiovasculares.

búsqueda canadiense comparó dos grupos de voluntarios y encontró mejoras significativas en la frecuencia cardíaca en reposo y la presión arterial en aquellos que practicaban yoga en lugar de estirarse antes que los demás ejercicios🇧🇷

El proyecto se llevó a cabo durante tres meses, durante los cuales los participantes realizaron una rutina física cinco veces por semana. Los entrenamientos diarios consistieron en 15 minutos de yoga para el primer grupo y la misma cantidad de estiramientos para el segundo grupo, con una secuencia igual de 30 minutos de actividades aeróbicas para ambos grupos.

Los resultados confirmaron que, aunque el estiramiento y el yoga son similares, existen diferencias importantes. Incluso, la evidencia avala que este último, por su variedad e intensidad, puede ser igual o mayor en términos de beneficios cardiovasculares que el propio ejercicio aeróbico. Sin embargo, señalan que se necesita más investigación antes de que el yoga pueda agregarse a las pautas de rehabilitación cardíaca.

Los datos se publicaron en el Canadian Journal of Cardiology 2022. El artículo se tituló “El efecto del yoga en el riesgo cardiovascular global como factor aditivo a un régimen de ejercicio regular en pacientes hipertensos”. Portugués).

Los investigadores Ashok Pandey, Avinash Pandey, Shekhar Pandey, Alice Bonsignore, Audrey Auclair y Paul Poirier escribieron que el grupo de yoga se mantuvo estable al principio, pero después de tres meses mostró un mejor desarrollo antihipertensivo en comparación con el grupo de control.

Eres Los yoguis se esfuerzan más Su frecuencia cardíaca era más alta, pero sin efecto severo. El estudio indica que el yoga está asociado con un riesgo reducido de enfermedad cardíaca y mortalidad, y puede ser una alternativa prometedora para los pacientes que tienen una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

READ  actualización de salud de Claudia Rodrigues; La actriz se someterá a tratamiento TV Noticias

Los participantes del grupo principal mostraron disminuciones en los lípidos, la glucosa y la presión arterial, entre otros indicadores, después de las prácticas, lo que sugiere que el yoga puede integrarse al estilo de vida, así como una estrategia para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

«Nuestros hallazgos son consistentes e informaron una disminución promedio de 7,9 mmHg en la presión arterial sistólica y 4,3 mmHg en la presión arterial diastólica entre los participantes después de la intervención de yoga», dicen los autores. Los efectos positivos obtenidos sobre la presión arterial pueden explicarse por la hipótesis de que el yoga afecta al sistema nervioso autónomo.

Esto permite “aumentar la biodisponibilidad y los niveles sanguíneos de óxido nítrico”, promover la vasodilatación y reducir el cortisol, la llamada “hormona del estrés”, que está íntimamente ligada a la hipertensión arterial.

Hasta ahora, un estudio sobre el efecto de la actividad física en la presión arterial alta ha mostrado una ligera disminución de la presión arterial, de unos 4,6 mm de mercurio, dice Louise Montesanti, geriatra con un título en medicina del estilo de vida.

«este estudio [canadense] Casi el doble de esa disminución. Parece ser un efecto pequeño, pero un aumento de 20 mm Hg en la presión sistólica, que es el máximo, y un aumento de 10 mm Hg en la presión diastólica, que es el límite inferior, son aumentos pequeños que duplican el riesgo de enfermedad cardiovascular. Esta reducción trae muchos beneficios”, analiza Montesani.

Para un geriatra, no solo es importante el impacto en la morbilidad y mortalidad, sino también la reducción de la necesidad de medicamentos. “A medida que nuestra población envejece, tenemos cada vez más el problema de la polifarmacia, que es el uso de varios medicamentos que pueden causar efectos secundarios o interactuar entre sí”.

READ  Beneficios del huevo: aprenda cómo este alimento puede contribuir a su salud

La cardióloga Carla Tavares, MD, médica especialista en medicina deportiva y del ejercicio, a su vez, señala que para la prevención de enfermedades cardiovasculares, es ideal combinar el ejercicio aeróbico regular con ejercicios de fuerza y ​​flexibilidad.

«El yoga en concreto es un método de ejercicio conocido por su capacidad para mejorar las habilidades de respiración profunda y restaurar la calma. Por lo tanto, además de los otros beneficios del ejercicio, ayuda a reducir el estrés emocional y sus efectos en el cuerpo», recomienda el cardiólogo.

El yoga puede ayudar a aumentar la fuerza y ​​la resistencia muscular, lo que a largo plazo puede afectar la eficiencia metabólica del cuerpo y la salud vascular, dice Tavares, MD, coordinador de servicios de medicina preventiva y medicina deportiva de la red Mater Dei.

Para la instructora de yoga Kikos Fit, Val Moreira, los resultados confirman una mejora que los estudiantes han reportado en la práctica. «Orientar las emociones libera la tensión muscular. La meditación y la realización de ejercicios de respiración, que ayudan a ampliar la capacidad pulmonar, disminuir la presión arterial, mejorar el estado psicológico y disminuir el ritmo cardíaco».

La diseñadora Andréa Nóbis, de 62 años, sufre de presión arterial alta y toma medicamentos, pero no deja de hacer ejercicio y caminar todos los días. Practica yoga desde hace 12 años, dos veces por semana, y dice que la técnica aporta, además de flexibilidad y deberUna maravillosa sensación de descanso y relajación. “La presión arterial disminuye, se controla y también se reduce el estrés psicológico. Además, se regulan los latidos del corazón y se aumenta mucho la fuerza de la respiración”, dice la practicante.

READ  Rondonópolis registra brotes de influenza en niños y salud les aconseja vacunarse contra el H1N1

Aline Coga, profesora y practicante de yoga, empezó cuando tenía nueve años y no ha parado desde entonces. «Ha marcado toda la diferencia en mi control y manejo de los problemas de salud mental en mi vida. El yoga no solo ayuda a nuestro cuerpo físico, sino que también nos ayuda a controlar nuestras emociones, tener un mejor enfoque y autocontrol».

La profesora de yoga Daniela Faria de Fit Anywhere define esta práctica como un conjunto de posturas (llamadas asanas), que tienen un impacto en el cuerpo y la mente. “También hay ejercicios de respiración, llamados pranayama, y ​​meditación, que suelen ocurrir en líneas tradicionales al final de una clase, aunque sea por unos minutos. Termina siendo muy diferente a los estiramientos”.

Los estilos de yoga van desde los más suaves (Hatha Yoga), que se centra en la flexibilidad, hasta los más dinámicos y poderosos (como Vinyasa, Vinyasa Flow, Ashtanga Vinyasa Yoga e Iyengar). En general, no existe edad ni contraindicación para iniciar la práctica, salvo en el caso de restricciones sanitarias conocidas.

“Es muy importante que la persona informe al docente sobre cualquier condición médica. Hay algunas posiciones invertidas, en las que la persona está boca abajo, que no están indicadas, por ejemplo, para hipertensos o personas con glaucoma”, advierte Farias. .