diciembre 7, 2021

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

¿Dónde está el peligroso «corredor del cáncer» en los EE.UU.? Globalismo

«En la calle, conozco a tres personas, dos de la misma familia, que tuvieron cáncer al mismo tiempo. Mis hermanos tienen amigos que murieron prematuramente o están enfermos. Tienen problemas respiratorios, leucemia, asma …»

Butler, quien también tenía cáncer de mama, vive en el condado de St. James, Florida. Luisiana, un lugar muy conocido en Estados Unidos Como «Cancer Runner».

A unos 160 km entre Baton Rouge y la ciudad turística de Nueva Orleans, hay más de 150 instalaciones petroquímicas y refinerías.

El olor a benceno impregna el aire y la Agencia Federal de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) clasifica las sustancias tóxicas que libera como probables carcinógenos.

Según la Agencia de Protección Ambiental, el riesgo de cáncer entre sus residentes, la mayoría de los cuales son negros, es 50 veces mayor que el promedio nacional.

En condados como Saint John Baptiste, el riesgo de cáncer varía de 200 a 400 personas por millón y está relacionado con las emisiones de óxido de etileno y cloropreno, dos poderosas toxinas.

Las cifras contrastan con el resto de Luisiana, que oscila entre 6 y 50 por millón.

Hola presidente de los Estados Unidos, Joe BidenPoco después de llegar a la Casa Blanca, dijo que quería abordar «el impacto desproporcionado en la salud, el medio ambiente y la economía de las comunidades de color, especialmente en las áreas más afectadas como el Louisiana Cancer Corridor».

Sendero del cáncer de Luisiana – Imagen: Getty Images / BBC

Por su parte, el Departamento de Calidad Ambiental del estado dice que «la calidad del aire en Louisiana es muy buena».

«Cumplimos con las regulaciones. Cumplimos con todos los estándares de la EPA para contaminantes», dijo a BBC Mundo Gregory Langley, portavoz del Departamento de Salud Ambiental de Luisiana.

Sin embargo, Eve Butler tiene una experiencia diferente a la que dicen los funcionarios de Luisiana.

Butler le dijo a BBC World Service: «No es solo que huele diferente. En algunas ocasiones salí sin paraguas. Comenzó a llover y a mojarme el cabello y la cara. Días después, mi piel comenzó a caerse. El sol».

Desde su ventana, cuando se despierta cada mañana, lo que ve son seis tanques de almacenamiento que utiliza la empresa petroquímica instalados frente a su casa.

«La hierba ha cambiado de color, los árboles ya no son verdes y, a veces, crecen cosas negras en algunas plantas que estaban sanas hasta hace poco», dice.

La concentración de fábricas que emiten sustancias tóxicas es tan enorme aquí que ha llamado la atención de Naciones Unidas.

El cuerpo describe lo que está sucediendo en el Salón del Cáncer como una forma de «racismo ambiental».

A veces, las escuelas están cerca de instalaciones petroquímicas – Imagen: Getty Images / BBC

«El corredor petroquímico a lo largo del río Mississippi no solo contaminó el agua y el aire circundante, sino que también expuso a sus residentes, en su mayoría afroamericanos, al cáncer, enfermedades respiratorias y otros efectos adversos para la salud», dijeron.

«Esta forma de racismo ambiental plantea amenazas graves y desproporcionadas a los muchos derechos humanos de sus residentes», dijeron.

Según los datos de la EPA citados por las Naciones Unidas, en el condado de St. James, donde vive Butler, la incidencia de cáncer en las comunidades negras es de 105 casos por millón, mientras que en los vecindarios donde viven residentes blancos, la incidencia es de 60 casos por millón.

Butler, de 64 años, fue diagnosticada con cáncer en 2017, y aunque contenía y no se había extendido por todo su cuerpo, tuvo que someterse a una cirugía y perdió su seno izquierdo.

Agrega: «Tengo una hija y dos nietos. Le dije a mi hija que tendría que mudarse porque el distrito no es un lugar seguro. Los únicos parientes que tengo ahora son mi madre y uno de mis ocho hermanos». .

Algo similar está sucediendo con Marilee Orr, quien también es residente local y activista ambiental contra la contaminación.

«Muchos residentes se irían si tuvieran el dinero, y simplemente lo dejarían todo. Se irían a otra parte de Louisiana o donde quisieran. En este momento, ni siquiera pueden tener una fiesta de cumpleaños para sus hijos en el jardín porque huele tan mal que les da tos y endurecimiento. ”Tienen que respirar”.

Un área conocida por el Cancer Trail en Louisiana – Imagen: Getty Images / BBC

Contaminación del aire y cáncer

Kimberly Terrell y Gianna St. Julian son científicas investigadoras de la Clínica de Derecho Ambiental de Tulane y autoras del informe «Contaminación atmosférica tóxica y cáncer en Louisiana», publicado en junio del año pasado.

Ambos están de acuerdo en que existe una fuerte evidencia de un vínculo entre la contaminación del aire y las tasas de cáncer.

«En Luisiana específicamente, se liberan al aire más libras de contaminación atmosférica industrial tóxica que en cualquier otro estado del país», explica Saint Julian.

«Hay tres contaminantes principales en la atmósfera. El primero es el benceno, que generalmente proviene de la quema de gasolina en las refinerías de petróleo. El segundo es el formaldehído, que es otro tóxico industrial muy común», dice Terrell.

“Finalmente tenemos el óxido de etileno. En 2016, la Agencia de Protección Ambiental determinó que causaba treinta veces más cáncer de lo que se pensaba. Se produce en la industria del plástico”, explica el científico.

«Y estos tres son los más comunes», agrega. «Pero la lista es mucho más larga y algunas comunidades están lidiando con contaminantes aún más exóticos».

El Departamento de Medio Ambiente de Luisiana dijo a BBC World que «no está de acuerdo con la metodología o las conclusiones del informe de Tyrrell y St Julian».

petroquímicos de imitación

La industria petroquímica en el Corredor del Cáncer comenzó con la apertura de la refinería de Standard Oil en Baton Rouge en 1908 y ha crecido a más de 300 instalaciones en el siglo pasado.

Las razones que impulsaron a este tipo de industria a establecerse en este campo son una combinación de condiciones geográficas y sociales, pero también políticas.

Para empezar, Craig E. Colten, profesor emérito del departamento de geografía y antropología de la Universidad Estatal de Louisiana, explica que el estado alberga abundantes depósitos de petróleo que han sido explotados desde principios del siglo XX, así como otros recursos naturales como la sal y gas.

La segunda atracción del área es que el río Mississippi es una vía fluvial que permite que los barcos pasen y transporten mercancías y desechos desde lugares tan lejanos del mar como Baton Rouge, que se encuentra a unas 2,32,000 millas río abajo. Río.

Otro factor son los créditos fiscales por establecer este tipo de negocio en Luisiana. Un estado que, aunque tiene una de las regiones más industrializadas, es una de las más pobres de Estados Unidos.

Mientras que el país tiene un 10,5% de personas que viven en la pobreza, Louisiana tiene hasta un 19%, según el censo.

El ingreso familiar promedio en los Estados Unidos es de aproximadamente $ 63.000 (aproximadamente R $ 353.000), mientras que el ingreso familiar promedio en el estado es de solo $ 49.500 (aproximadamente R $ 278.000).

El bajo costo laboral, el gobierno estatal subsidiando la llegada de nuevos negocios con incentivos fiscales, así como las políticas y leyes ambientales laxas son, para el profesor Colton, factores que han permitido que la mayor potencia del mundo sea también una de las más contaminantes. lugares en la tierra.

«Desde 1997, se han permitido liberaciones masivas de sustancias tóxicas en el área del corredor, vertiendo más de 65,5 millones de libras de productos químicos en el medio ambiente y cambiando para siempre el panorama de la industria en el sureste de Louisiana», dijo el profesor Colton.

Lo que está sucediendo en el corredor del cáncer no es casual, dice Marcos Orellana, relator especial de Naciones Unidas y abogado especializado en derecho internacional, derechos humanos y medio ambiente.

En una conversación con BBC Mundo, dijo: «Lo que existe es una política coordinada y sistemática de las autoridades de Luisiana para favorecer los sitios de industrias altamente contaminantes en lugares donde viven personas de ascendencia africana».

“Si miramos, por ejemplo, el proyecto Sunshine de Formosa, que apunta a abrir una gran planta de producción de plásticos, se ha cambiado el uso del suelo en el municipio para permitir el proyecto en el que viven las comunidades afrodescendientes”, dice.

«Mientras que las mismas autoridades del condado han prohibido los sitios de otras plantas petroquímicas donde viven los blancos».

«Así que no hay coincidencia aquí, pero hay una discriminación abierta basada en la raza», dice.

“Las instalaciones rodearon literalmente a las comunidades afrodescendientes que allí habitan, y la contaminación tóxica continúa”, agrega.

BBC Mundo se puso en contacto con la oficina del gobernador de Luisiana para interrogarlos sobre las acusaciones del relator de la ONU, pero hasta el momento en que se publicó este informe, no había habido respuesta.

A pesar de las quejas, declaraciones de la EPA y estudios científicos, la industria petroquímica continúa creciendo en la región.

Orellana, el relator de la ONU, mencionó anteriormente un plan masivo conocido como The Sunshine Project para construir un complejo petroquímico de US $ 9,4 mil millones (aproximadamente R $ 54 mil millones) en un área de poco más de 9 kilómetros cuadrados.

Todo pertenece a la misma empresa, la petroquímica taiwanesa Formosa, uno de los principales fabricantes de plásticos del mundo.

Durante años, los ejecutivos de la empresa han intentado obtener permisos para hacer realidad las 14 instalaciones del proyecto a lo largo del río Mississippi.

El plan incluye la construcción de plantas químicas, muelles para barcos y barcazas, líneas de montaje, conexiones ferroviarias, plantas de energía y una planta de tratamiento de aguas residuales.

«El Corredor del Cáncer no existe», dijo Janelle Parks, directora de relaciones comunitarias y gubernamentales en Formosa, en un correo electrónico a BBC Mundo.

“No hay evidencia científica de que las tasas de cáncer en el Corredor Industrial de Luisiana, que incluye el condado de St. James, donde se encuentra el Proyecto Sunshine, sean más altas debido a la actividad industrial”, argumentó basándose en los datos del registro. De Louisiana Oncology, Escuela de Salud Pública de la Universidad Estatal.

Los medios locales informaron que el gobernador demócrata de Louisiana, John Bel Edwards, apoya el proyecto de ley como motor económico para su estado.

Pero las asociaciones de vecinos y los activistas del condado, al que pertenece Eve Butler, llevan años luchando contra la empresa y, en los últimos meses, varios informes sugieren que la lucha puede estar a su favor.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos ordenó una revisión ambiental del proyecto Formosa en Luisiana, deteniendo temporalmente los planes de la compañía.

Esta es una pequeña victoria para mujeres como Eve Butler y Marielle Orr.

«A lo largo de los años he perdido a mucha gente», le dijo Orr a BBC Mundo.

Amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

«Dirán que las tasas de cáncer en Luisiana son más altas porque las personas son obesas, comen mal o fuman. Pero la verdad es que mi comunidad tiene asma, erupciones cutáneas y hemorragias nasales sin razón aparente».

«Cuando empezamos con la asociación donde trabajo, otra madre la co-administraba. Su nombre era Ramona Stevens. Cuando se detectó el cáncer, estaba en todo su cuerpo y murió a los 39 años, dejando dos hijos atrás», recordó Orr. .

«Y siguió sucediendo. Continuó todo el tiempo».

Vídeos: vídeos de g1 más vistos en los últimos 7 días