abril 14, 2024

Descubra por qué no sentimos la rotación de la Tierra

Descubra por qué no sentimos la rotación de la Tierra

La Tierra, en su constante danza alrededor del Sol y alrededor de su eje, ofrece una velocidad asombrosa. Sin embargo, para nosotros, los habitantes de este planeta, este movimiento es prácticamente imperceptible, y hay dos factores principales que explican esta aparente inercia: la velocidad constante y la presencia de la gravedad terrestre.

Para comprender mejor esta cuestión, es necesario reconsiderar el concepto de fuerza centrífuga. Podemos imaginar esto en situaciones cotidianas, como cuando nos empujan hacia el otro lado en una curva en el coche o cuando notamos que la ropa se “pega” a las paredes de una lavadora en modo centrífugo.

La fuerza centrífuga surge debido a los principios de inercia, que describe la tendencia de los objetos a mantener un estado de reposo o movimiento. En situaciones como cuando un automóvil gira, esta fuerza nos «tira» a seguir un camino recto, aunque estemos en un movimiento curvo.

Surge la pregunta: si la Tierra gira constantemente, ¿por qué no sentimos este movimiento? En primer lugar, la suavidad de este movimiento, sin cambios bruscos de aceleración, juega un papel decisivo. Comparado con un vehículo que circula a velocidad constante por una carretera sin curvas bruscas, la sensación es que está parado respecto al suelo, mientras que el mundo que nos rodea parece estar en movimiento.

El segundo factor es la intensidad de la gravedad de la Tierra, que es mucho mayor que la fuerza centrífuga resultante de la rotación de la Tierra. Esta gravedad es tan fuerte que nos mantiene «unidos» al planeta, haciendo imperceptible el intento de la fuerza centrífuga de lanzarnos en línea recta.

READ  Free Fire Codiguin para el jueves 29/09/2020

Para ilustrar la diferencia, la aceleración debida a la rotación de la Tierra es de aproximadamente 0,03 m/s^2 en el ecuador, mientras que la aceleración debida a la gravedad es de 9,8 m/s^2. Así, la fuerza centrífuga se vuelve casi indetectable frente a la gravedad.

Afortunadamente, la Tierra continuará su viaje con la misma estabilidad, proporcionando la ilusión de inmovilidad a sus habitantes. Cualquier cambio repentino en este patrón seguramente provocará efectos dramáticos que no pasarán desapercibidos.

Con información de Canaltech.