septiembre 27, 2021

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Con una hernia de disco y dolor severo, use la estimulación eléctrica como aliado – 29/08/2021

Con una hernia de disco, Alexandre Lamas, 46, director logística, Durante años tuvo muchos dolores y complicaciones que le hicieron perder el movimiento del pie izquierdo. Tras someterse a tres cirugías y tratamientos convencionales, utilizó la estimulación eléctrica como recurso para su rehabilitación. Conozca su historia y más sobre el método.

“En febrero de 2017, me diagnosticaron Hernia de disco. Según el médico, mi caso era quirúrgico, pero existía la opción de realizar fisioterapia, RPG, hidrogimnástica y pilates. Hice estos tratamientos durante seis meses, pero empeoró con el tiempo. No podía estar de pie ni sentarme por mucho tiempo, tenía dificultad para caminar y no estaba en una posición cómoda.

Lo peor fue el dolor, todos los días estaba en un solo lugar: cadera, muslo, pierna y espalda. Estas restricciones afectaron directamente mi vida.

En el trabajo, era gerente de logística, pero debido a la poca movilidad, tuve que adaptarme y hacer servicios administrativos. En la vida social, evitaba ir a centros comerciales y restaurantes. Me sentí molesto, estresado y ansioso por el dolor.

Hubo un punto en el que se volvió tan insoportable e incapacitante que recurrí a la cirugía y tuve la primera en agosto de 2017 para que me extirparan la hernia. Estuve bien durante 45 días, pero después de este período la hernia volvió y con ella los dolores.

Foto: archivo personal

A principios de 2018, mi vida dio un giro. Después de regresar de mi licencia médica, me despidieron de la empresa, me casé, me mudé al interior de São Paulo y abrí una franquicia en el sector logístico en sociedad con mi esposo.

Todavía tenía dolor, pero en ese momento dejé de lado mis problemas de salud y me concentré en tratar el cáncer de mi pareja. Cuatro meses después de nuestro matrimonio, falleció. Regresé a vivir a la casa de mis padres en São Bernardo do Campo (SP).

En mayo de 2019 pasé por una de las peores crisis, fui a recoger algo del suelo y mi columna vertebral se bloqueó, no podía moverme. Mi hermano y mi sobrino me llevaron al hospital, tomé medicinas y salí del hospital. Al día siguiente me desperté sin movimiento ni control de mi pie izquierdo, lo que provocó que mis piernas se desequilibraran e inestables.

Me sorprendió, pero pensé que algo se había salido de control y que se iba a ajustar cuando fuera al ortopedista. Pasé casi una semana sin mover los pies y usando una muleta para moverme hasta el día de la sesión.

En mi examen, el ortopedista dijo que no era un problema físico ni muscular, sospechaba un problema neurológico y me indicó que fuera a ver a un neurocirujano. Después de un tiempo, sus sospechas se confirmaron. Fui a urgencias y el médico que me atendió me dijo que la hernia afectaba al nervio tibial anterior responsable de mi movimiento de dorsiflexión.

Recibí un suplemento para el síndrome conocido como Pie caído, no puedo levantar los dedos. Esta secuela hizo que caminar fuera difícil, no podía caminar, mis pies giraron, me caí y tropecé.

Según el médico, la cirugía tuvo que realizarse dentro de las 72 horas posteriores al episodio, cuando no sentí mis pies por primera vez. Una nueva cirugía puede restaurar parcialmente los movimientos, pero no será al 100%. Esto me puso tan ansioso que pensé en los prejuicios de las personas y la dificultad de encontrar trabajo en esta situación.

A partir de ahí mi historia empezó a conectar con un experto. Como estaba desempleado y sin seguro médico, tuve que recurrir al SUS y pelear con el ayuntamiento y con el departamento de salud de mi ciudad por la ayuda de un neurocirujano.

Pasé mis días en la cama con agonistas y morfina, no tenía esperanzas de mejorar y no sabía si recuperaría la movilidad de mis pies. Meses después, conseguí un lugar para recibir tratamiento en un hospital del gobierno. Tuve una segunda cirugía más compleja para quitar la hernia y colocar una prótesis.

La misma semana tuve un problema de drenaje y me sometí a otra cirugía. Recuperé la movilidad en un 10%, pero quería más.

Alexandre Lamas utilizó la estimulación eléctrica para la rehabilitación de una hernia discal - archivo personal - archivo personal
Foto: archivo personal

Estuve en reposo durante 90 días y comencé fisioterapia cuando llegó la pandemia y la atención en el hospital que brindaba este servicio se suspendió por varios meses. Hice los ejercicios que aprendí en casa, pero fueron tranquilizadores. Mi calificación fue pobre. Mis amigos tenían una piscina y yo tenía 10 sesiones de fisioterapia en una clínica privada.

Las cosas empezaron a cambiar y mejorar cuando una mujer escuchó una conversación que tuve con una amiga en una clínica ambulatoria y dijo que tenía el mismo problema que yo: pérdida de movimiento en uno de sus pies. Dijo que recuperó el movimiento con estimulación eléctrica y me preguntó si conocía la forma en que una persona entrena con una chaqueta y electrodos repartidos por todo el cuerpo. Dije que no, pero estaba emocionado con esta nueva posibilidad.

Investigué la estimulación eléctrica y sus beneficios, y estaba dispuesto a intentarlo, pero el inconveniente era el precio, y no podía pagarlo, era demasiado caro. Me acerqué a un gimnasio que ofrece este tipo de entrenamiento y conté mi historia de diagnósticos, complicaciones, la muerte de mi esposo y el desempleo.

Les pedí un lugar y, a cambio, me puse a disposición para ser un estudio de caso. Pasé por algunas reseñas, se solidarizaron y me brindaron el apoyo que pedí. Mi cirujano ortopédico me dio el alta para hacer una pasantía.

Alexandre Lamas utilizó la estimulación eléctrica para la rehabilitación de una hernia discal - archivo personal - archivo personal
Foto: archivo personal

En estos días, hago 20 minutos de estimulación eléctrica dos veces por semana. En la primera fase del entrenamiento nos centramos en la recuperación, la fuerza muscular y el equilibrio. La jornada tiene como objetivo fortalecer los movimientos de la espalda baja y las extremidades inferiores. Ya hago ejercicios como sentadillas y abdominales y entreno al mismo nivel que los otros estudiantes.

En tres meses de tratamiento, alcancé el 98% de éxito: ya no sentía dolor, recuperé el control y la estabilidad en el movimiento de mi pierna izquierda, y caminé sin la ayuda de muletas y órtesis. El siguiente paso es intentar recuperar el movimiento desde la dorsiflexión del pie izquierdo.

La estimulación eléctrica marcó la diferencia en mi rehabilitación. Estoy construyendo una evolución todos los días, no sé si llegaré al 100%, pero estoy muy feliz de recuperar mi salud, calidad de vida, confianza en mí mismo y autoestima. Agradezco al cirujano, fisioterapeuta y profesor que me ayudó, me dio la bienvenida y me hizo creer que el límite es solo un obstáculo que podemos superar ”.

1) ¿Qué es la estimulación eléctrica y cuál es su propósito?

Estimulación eléctrica de cuerpo entero o EMS. estimulación muscular eléctricaEs una metodología que utiliza corrientes eléctricas para provocar contracciones involuntarias justo debajo del músculo. La técnica implica el uso de una chaqueta con electrodos, ubicada en los principales grupos musculares, y una estación donde se controla su intensidad. Esta estación está a cargo de un profesional de la salud, que puede ser un fisioterapeuta o un especialista en educación física.

Las corrientes eléctricas que estimulan los músculos en el proceso de contracción imitan lo que serían contracciones voluntarias en otros ejercicios físicos, como el entrenamiento con pesas que utiliza cargas externas para lograr este mismo objetivo. El profesional aplica la intensidad de carga paciente / alumno en la estación, según una escala de estrés percibido, conocida como escala de Borg. El entrenamiento EMS dura 20 minutos y no usa peso.

2) ¿Cuáles son los beneficios de la estimulación eléctrica?

Ayuda a ganar fuerza muscular, aumentar la masa magra, la capacidad física general, fortalecer los músculos, reducir el dolor muscular y perder peso. La estimulación eléctrica también se puede utilizar como una opción de tratamiento para algunas enfermedades, como la condromalacia rotuliana, artritisY artritis, protrusión de disco, hernia, entre otros. Sin embargo, es importante destacar que la liberación debe realizarla el médico o el equipo que acompaña al paciente.

3) ¿A quién está indicada la estimulación eléctrica?

La estimulación eléctrica está indicada para la mayoría de las personas, especialmente para aquellas que necesitan o quieren fortalecer sus músculos. Las fibras musculares que se activan durante el entrenamiento son más difíciles de reclutar y son responsables de la respuesta del músculo a la fuerza, como pararse, ponerse en cuclillas, equilibrarse, haciendo que el método sea agradable para los adultos mayores, por ejemplo, que padecen una condición llamada sarcopenia (Pérdida de masa muscular).

Lo más importante es que este método está contraindicado para personas que padecen hernia umbilical y enfermedades cardiovasculares. epilepsiaMujeres embarazadas, mujeres en período de lactancia, personas con trastornos hormonales, esquizofrenia o personas con enfermedades de la piel.

4) ¿Qué precauciones y riesgos se deben tomar con la estimulación eléctrica?

La estimulación eléctrica es un método de alta intensidad, y como cualquier entrenamiento de este tipo, provoca efectos fisiológicos que requieren un adecuado descanso y nutrición para una adecuada recuperación. Cualquier sobrecarga mayor de la que el cuerpo puede tolerar puede causar efectos negativos en el cuerpo, como aumentar la CPK (una enzima que se encuentra en el músculo esquelético, el cerebro y el corazón) en el torrente sanguíneo. Dado que la enzima CPK se filtra en los riñones, su exceso conduce a un aumento de la carga renal. Por lo tanto, el intervalo entre los ejercicios de estimulación eléctrica debe ser más largo hasta que se eliminen del torrente sanguíneo.

Fuente: Rodolfo de Oliveira, especialista en educación física y docente de estimulación eléctrica en la unidad Tecfit, Santo André (SP).

READ  Doria elimina el Comité de Ayuda Médica en sus decisiones contra “Covid”