mayo 27, 2024

Comprender el peso de las sanciones de EE. UU. a Hungría, aliado de la OTAN y partidario de Rusia |  mundo

Comprender el peso de las sanciones de EE. UU. a Hungría, aliado de la OTAN y partidario de Rusia | mundo

Hungría, propiedad de Viktor Orban, es el único país de la UE que aún mantiene relaciones amistosas con Rusia, encabezada por Vladimir Putin – Imagen: ALEXANDER ZEMLIANICHENKO / AFP

Cualquiera que intente leer los medios progubernamentales húngaros podría preguntarse dónde está ocurriendo realmente una guerra en Europa y qué país es responsable de ella. La invasión rusa de Ucrania se llama la «Crisis de Ucrania».

Por un lado, Estados Unidos es visto como el agresor, no solo en Ucrania, sino también en Hungría. Al unísono, los medios leales a Viktor Orbán, el primer ministro húngaro, señalaron que los estadounidenses están atacando la soberanía de Hungría y obligando al país a «ir a la guerra».

Manifestaciones antiestadounidenses tan intensas como las que ven ahora no se han notado en Hungría en los últimos años, incluso bajo el régimen actual. Las razones actuales se derivan del paquete de sanciones del gobierno de EE. UU. contra Rusia que golpeó al Banco Internacional de Inversiones (IIB), un banco ruso-húngaro con sede en Budapest, y su personal, incluido el vicepresidente de la compañía, el húngaro Imre Laszloński.

En un principio, puede que esto no sea una gran noticia, ya que Estados Unidos ya ha impuesto sanciones a políticos y empresarios de otros países aliados, como Bulgaria y Albania, así como a ciudadanos húngaros. Ahora, sin embargo, por primera vez desde el inicio de la guerra en Ucrania, se han impuesto sanciones a un estado miembro de la Unión Europea y la OTAN: Hungría, que posee el 25% de las acciones del Banco Internacional de Inversiones, un estado- banco de propiedad.

Sin embargo, no se sabe si esta medida conducirá a un cambio más profundo en el comportamiento del país en su política exterior. En otras ocasiones, Orban ha retrocedido un poco cuando ha tenido conflictos con Estados Unidos y la Unión Europea, pero no ha impulsado ningún cambio fundamental al respecto.

banco espía húngaro

El Banco Internacional de Inversiones juega un papel importante en las relaciones ruso-húngaras. La sede se trasladó de Moscú a Budapest en 2019. En Hungría, también se le llama el «banco de espías», ya que sus líderes provienen del servicio de inteligencia ruso FSB; El comandante en jefe, Nikolai Koso, provenía de una familia de oficiales de la KGB: la KGB durante la Guerra Fría; El vicepresidente Lazlowski es el artífice y director de la política económica húngara en Rusia y las Repúblicas de Asia Central.

Las sanciones de Estados Unidos contra Hungría marcan, por ahora, el punto más bajo de una relación ya muy tensa y abiertamente hostil entre los dos países.

El primer ministro húngaro nunca ha ocultado su disgusto por el Partido Demócrata de EE. UU. y el presidente Joe Biden, y sigue siendo admirador y amigo de Donald Trump. Orban fue el primer jefe de gobierno de la Unión Europea en felicitar a Trump cuando fue elegido. Recientemente, debido a las demandas que enfrenta el expresidente estadounidense en los tribunales, el líder húngaro escribió en Twitter: «¡Adelante, señor presidente! ¡Estamos con usted!».

Ministro de Relaciones Exteriores en Moscú

De hecho, Hungría es el único país de la UE que todavía mantiene oficialmente relaciones amistosas con Rusia y, a día de hoy, condena sin mucha convicción la invasión de Ucrania. El Ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Sjägarto, viajó a Moscú esta semana, donde habló sobre el suministro de gas natural y las inversiones rusas en la industria nuclear húngara. El mismo día, el Ministro de Relaciones Exteriores de Belarús, Sergei Aleinik, visitó Budapest.

Hasta ahora, con pocas excepciones, Hungría ha apoyado las sanciones contra Rusia, lo que ha llevado a que Moscú lo designe como «país enemigo». Pero Orban ha hablado constantemente de poner fin a las sanciones, además de enfatizar repetidamente que la guerra no habría comenzado si Trump hubiera sido presidente de los Estados Unidos. Indirectamente, culpa a Estados Unidos, liderado por Biden, y a la Unión Europea «pro-guerra» por la agresión de Rusia contra Ucrania.

Campaña antiestadounidense e insulto al embajador

La presencia del embajador estadounidense en Budapest, David Pressman, también contribuyó a la escalada de tensiones entre Estados Unidos y los húngaros. Pressman es abiertamente gay y, por tanto, un blanco fácil para el gobierno homofóbico de Orbán. Tras prestar juramento en la capital húngara, el embajador fue víctima de agresiones por parte de activistas anti-LGBT y progubernamentales, así como de medios locales.

Pressman, amable en sus comentarios, es crucial en sus valoraciones sobre el régimen de Orban. Y a veces simplemente no puede resistir el sarcasmo: el otoño pasado, por ejemplo, la embajada de EE. UU. publicó una prueba en línea con extrañas frases antiestadounidenses y prorrusas, copiadas, sin excepción, de políticos y maestros húngaros.

Después de que Pressman anunciara las sanciones de Estados Unidos contra Hungría el miércoles por la tarde, se esperaban reacciones húngaras oficiales. Los representantes de Fides dijeron que Hungría defenderá su soberanía y no cambiará su posición.

Los medios progubernamentales continuaron con su vigorosa campaña antiestadounidense. El portal Origo, que tiene una gran audiencia en el país, publicó el titular: “Estados Unidos ataca de nuevo: el país traiciona a todos sus aliados y los apuñala por la espalda”. El conocido publicista y amigo de Orbán Zsolt Bayer le escribió a Pressman: «Cállate, ¿entendido?».