julio 24, 2024

Brasil tiene el internet más flexible de Sudamérica

Brasil tiene el internet más flexible de Sudamérica

Entre muchos títulos menores —el campeón mundial de las tasas de interés reales o la mayor desigualdad socioeconómica del planeta— Brasil puede estar orgulloso de tener la Internet más resistente de América del Sur, como lo demuestra el ranking del Índice de Resiliencia de Internet (IRI), elaborado por Internet Society, que es una organización benéfica mundial que aboga por una Internet abierta.

El liderazgo de Tupiniquim dejó atrás a tradicionales rivales en el continente, como Chile, Argentina y Uruguay, que, sin embargo, tienen índices de desarrollo humano (IDH) superiores al país verdeamarillo. La escala global contiene datos de 170 países.

Según la evaluación de Internet Society, una conexión a Internet que mantiene un nivel aceptable de servicio frente a fallas y desafíos para el funcionamiento normal es resistente. Como criterio de calificación, los países se califican en un rango de cero a 100%, es decir, cuanto más alto es el puntaje, mejor se encuentran.

En este sentido, además de tener un puntaje general de 56% en el IRI, Brasil tiene un puntaje de 65% en el componente «Market Readiness», el mejor puntaje de las Américas, superando a países más desarrollados como Canadá (59% ), y los Estados Unidos. Unidos (52%), Argentina (53%) y México (43%) – las cinco economías más grandes del continente, además de Brasil. En el ranking mundial, el primer lugar pertenece a Suiza (73%), ya que ningún país ha llegado al 80% del ranking.

A los efectos de clasificar a los países, el IRI realiza un seguimiento de la resiliencia de Internet, en función de métricas clave, que incluyen datos como la calidad de la infraestructura, el rendimiento de la red y la seguridad, sin mencionar la preparación del mercado.

READ  Consulta en vivo el resultado de la Lotería Federal de hoy (23/08); Los números se sortean este miércoles

En el corazón de la iniciativa, la regulación de rankings se refiere a la “oferta” de insumos que permitan tanto a los agentes públicos como a los activistas formular políticas que mejoren los indicadores de calidad y disponibilidad de Internet.

En una nota, Internet Society enfatiza que «los tomadores de decisiones de América Latina pueden usar esta descripción general para comprender las fortalezas y debilidades de su ecosistema de Internet y tomar decisiones basadas en datos sobre dónde invertir y mejorar la resiliencia general del país».

En este sentido, la organización señala que “no todos los países cuentan con una infraestructura de Internet confiable”, señalando que aquellos con redes de apoyo de bajos ingresos carecen de una infraestructura de cableado robusta, así como de sistemas de interconexión redundantes.

«En estos países o regiones, la probabilidad de cortes de Internet es mucho mayor que en cualquier otro lugar. Es menos probable que los países vecinos proporcionen interconexión, y es menos probable que los proveedores de servicios globales inviertan para mejorar la infraestructura existente porque Internet no es lo suficientemente confiable». concluyó la asociación Internet indica que el costo de acceso a Internet para los usuarios finales también es mayor.

Consulta los resultados de México, Brasil y Colombia en las cuatro esquinas que conforman el IRI:

infraestructura Los resultados evalúan la presencia y disponibilidad de infraestructura física para conectarse a Internet en cada país.

México: 39%

Brasil: 43%

Colombia: 38%

actuación Los resultados evalúan la capacidad de las redes de cada país para brindar a los usuarios finales un acceso continuo y confiable a los servicios de Internet.

READ  ¿Está el Bitcoin en camino de alcanzar los 100.000 dólares?

México: 35%

Brasil: 54%

Colombia: 31%

proteccion Los resultados miden la capacidad de las redes de cada país para soportar interrupciones intencionales o no intencionales mediante la adopción de mejores prácticas y tecnologías de seguridad.

México: 61%

Brasil: 63%

Colombia: 56%

preparación del mercado – Los resultados miden la capacidad del mercado de cada país para autorregularse, ofrecer precios razonables a los usuarios finales y mantener un mercado diversificado y competitivo.

México: 43%

Brasil: 65%

Colombia: 59%