DESPENALIZACION CON SENTIDO PRACTICO

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

Despenalización de la mariguana, aprobación del uso lúdico de la droga como ya ha ocurrido en otros países, incluyendo estados de la cercanísima Unión Americana, es una propuesta retomada por Olga Sánchez Cordero, esa mujer inteligente y de avanzada que será la titular de Gobernación del gabinete de AMLO. La ex ministra va más allá de lo que ha sido la discusión que durante meses se prolongó en el Congreso en la legislatura en curso y que acabó durmiendo en el archivo de los pendientes. Por cierto que tal propuesta resultaba trunca, en cuanto a que si bien abarcaba la posibilidad del uso medicinal y lúdico de la cannabis, no hablaba de donde ni cómo habría de cultivarse, o sea de producirse.
En tanto que según lo expuesto por Sánchez Cordero en esta nueva propuesta, se trataría no sólo de aprobar el uso lúdico de la mariguana, sino se pretende despenalizar su cultivo y la inclusión del cultivo de la amapola en esas zonas que conforman la médula de gravísimos conflictos que han ido escalando al grado de convertir en polvorines amplias franjas del país y de donde se va extendiendo, ya no para el cultivo, sino las fases siguientes de producción y distribución del narcotráfico en el que está implicado el crimen organizado.
Es decir, la virtual titular de gobernación empieza por lo que se ha creído resulta necesario para pacificar al país que es una de las preocupaciones de Andrés Manuel López Obrador, quien le dio “carta abierta” a la ex ministra para abrir a debate todos los temas necesarios para el caso, empezando por el narcotráfico, tal como ocurrió hace algunos años en Colombia, por ejemplo, por la escalada de violencia del narco.
Según trascendió, la nueva visión del problema de la legalización de las drogas se amplía y no sólo prevé el uso “libre” de la mariguana para los llamados fines recreativos, sino se trata de aprovechar los fines medicinales de las drogas. Sánchez Cordero señala que la amapola es comprada por empresarios farmacéuticos, pues la necesitan para la morfina, por lo que pugnó por su legalización y aseveró que López Obrador “no está cerrado a la idea”.
Recordemos que el gobernador Graco Ramírez hace tiempo que ha venido pugnando por la liberación de la mariguana en muchos de los foros que se han organizado para discutir el tema. Entre otros, también Héctor Astudillo, gobernador de Guerrero, es decir de una de las zonas de producción de amapola y en la que los conflictos han escalado de manera notable en los últimos tiempos, habló del tema y otro tanto ha hecho el expresidente Vicente Fox con la propuesta de legalizar la producción de la amapola —planta de la cual se extrae la goma de opio para elaborar heroína— como medida para frenar la “carnicería” en varias zonas del país.
Y hay razones para ello. Informes de la Organización de las Naciones Unidas mencionan que existen cinco mil millones de personas que no acceden a medicamentos contra el dolor y el 90 por ciento de estas al consumo de medicamentos derivados del opio.
De avanzar en la legalización del cultivo, en México podrían aprovecharse plantíos existentes en 13 entidades, de las cuales cinco concentran el mayor número de hectáreas cultivadas, que son Guerrero, Sinaloa, Durango, Chihuahua y Nayarit. Por cierto que en México, la tendencia del consumo de medicamentos derivados del opio tiende a la alza a partir del 2000, cuando el consumo era de 2.44 miligramos y para 2013 pasó a 3.92 por ciento, un incremento del 62 por ciento. Todos son datos que habrán de tomarse en cuenta si realmente se quiere llegar a regular la plantación, cultivo y aprovechamiento de la amapola, con fines científicos y medicinales.

Loading...