diciembre 7, 2021

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Un estudio reveló que los vikingos llegaron a Norteamérica hace mil años

Los científicos pudieron establecer con precisión la fecha de la presencia de los vikingos, en 1021, en el continente norteamericano, en el territorio de lo que hoy es Canadá, luego de cruzar el Océano Atlántico. Este logro solo fue posible gracias a la datación por radiación cósmica después de analizar las piezas de madera.

Se sabe desde hace mucho tiempo que los marineros nórdicos fueron los primeros europeos en aterrizar allí, alrededor del año 1000, mucho antes de que Cristóbal Colón llegara al sur y casi cinco siglos después. El estudio que reveló la presencia de vikingos en el continente hace mil años fue Publicado hoy en la revista científica Nature.

Hasta el día de hoy, el único sitio conocido de ocupación vikinga en Estados Unidos sigue siendo Anse aux Meadows, una bahía en el extremo norte de Terranova, Canadá, donde aún se mantienen los cimientos de madera de ocho edificios.

Pero como señala el estudio, la datación convencional por carbono 14 realizada en el último siglo es más que inexacta, hace más de 250 años. Sin embargo, todo apunta a una breve e intermitente ocupación del sitio, según restos arqueológicos y textos de «Sagas» de medio milenio que narran epopeyas vikingas.

El equipo dirigido por Michael Dee y Margot Koetms, profesora de cronología de isótopos y arqueóloga del Centro de Investigación de Isótopos de la Universidad Holandesa de Groningen, superó el obstáculo utilizando un método original.

La Tierra está constantemente expuesta a la radiación cósmica, «que produce constantemente carbono-14 (una forma mucho más pesada y rara del átomo de carbono) en la atmósfera superior», dijo Margot Quietms a la AFP. Este tipo de carbono «entrará en el ciclo del carbono, que las plantas absorben mediante la fotosíntesis».

READ  Las suscripciones a Xbox Game Pass no alcanzan el objetivo de Microsoft

A veces, la radiación es mucho más fuerte: estos «eventos» de radiación cósmica elevan repentinamente el nivel de carbono-14 en la atmósfera.

tormenta solar

Un estudio japonés aisló dos de estos «eventos» en 775 y 993, cuyos restos sobreviven en árboles de una edad conocida. El aumento repentino de carbono-14 en las fechas respectivas se encuentra en sus anillos de crecimiento, esos círculos que vemos en un tronco cortado ayudan a determinar la edad del árbol.

Usando espectrometría de masas, el equipo de Margot Kuitems buscó un rastro del evento 993 en tres muestras de registros tomados del sitio de Anse aux Meadows. Los expertos canadienses determinaron que estas partes fueron operadas allí por pasajeros con herramientas de hierro.

«Cuando medimos la concentración de carbono-14 en una serie de anillos, encontramos un fuerte aumento en uno de ellos y estábamos seguros de que corresponde al año 993», dijo el científico. Entonces fue suficiente contar el número de anillos entre el episodio del «evento cósmico» y el último anillo antes de la corteza, para determinar la fecha en que se cortó el árbol. Respuesta: El año 1021.

La medida se realizó con dos trozos de madera, los científicos pudieron determinar si uno de ellos pertenecía a un árbol que fue cortado en primavera y el otro en verano y otoño.

El Centro de Investigación de Radioisótopos ocupa un lugar central en este método único de datación arqueológica. El primer estudio sobre este tema ocurrió en 2020, identificando precisamente una estructura arqueológica en el sur de Siberia utilizando el evento cósmico del 775.

READ  Death Stranding 2? Norman Reedus señala una secuela en camino

Según Kuitems, ahora existe un «consenso» para explicar estas ondas de radiación cósmica a través de un «evento solar, como una tormenta solar».

Recientemente se confirmó otro pico en el año 660 que, a su vez, podría servir como «marcador» de tiempo gracias a la mejora continua en la precisión de los espectrómetros de masas.

* Con información de Agence France-Presse