febrero 23, 2024

Sequía interminable amenaza al mayor productor de aceite de oliva del mundo

Sequía interminable amenaza al mayor productor de aceite de oliva del mundo

La sequía prolongada y las altas temperaturas han alimentado los temores de una «catástrofe» en España, el mayor productor mundial de aceite de oliva, que se enfrenta a un año especialmente difícil en 2022. El suelo está demasiado seco ”, se preocupa Cristóbal Cano, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) en el sur de Andalucía, el corazón de la industria del aceite de oliva en España.

Cano, propietario de 10 hectáreas de olivos en Alcalá la Real, cerca de Granada, nunca ha visto una situación tan preocupante en sus 20 años como agricultor. “Si algo no cambia radicalmente en las próximas semanas, será un desastre”, advirtió.

Según la agencia meteorológica AEMET, las precipitaciones han sido un 25% inferiores a lo normal en España desde el 1 de octubre, con un 50% por debajo de la capacidad en los embalses de Andalucía. La situación empeoró a finales de abril cuando una ola de calor trajo temperaturas excepcionalmente altas, que hicieron que el mercurio en el sur de España alcanzara los 38,8ºC, la temperatura más alta registrada en el mes en la península del país.

«Sucedió cuando los olivos estaban en flor», dice Rafael Pico, director de Asoliva, la asociación española de productores y exportadores de aceite de oliva, que teme que las flores se marchiten. “Sin flores, sin frutos. Si no hay fruto no hay aceite”

Para España, que normalmente suministra el 50% del aceite de oliva del mundo y exporta 3.000 millones de euros al año, la situación es aún más preocupante dada la devastadora producción del sector en 2021-2022. Durante esa temporada, la producción de aceite de oliva cayó un 55% a 660,000 toneladas debido a la falta de lluvia y temperaturas extremas, en comparación con 1,48 millones de toneladas en 2021-2022, según mostraron datos del Ministerio de Agricultura.

El agricultor Cristóbal Cano revisa sus olivos en Alcalá la Real, cerca de Jane. En España, el mayor productor mundial de aceite de oliva, la sequía y las temperaturas inusualmente altas hacen temer una «catástrofe» para el sector, que ya se recupera de un 2022 muy complicado. | Jorge Guerrero/AFP/Metzul Meteorología

La rama de olivo en Ronda, España, el mayor productor mundial de aceite de oliva, se ha visto afectada por la sequía y las temperaturas inusualmente altas, lo que provocó una importante caída en la producción. Jorge Guerrero/AFP/Metzul Meteorología

Rafael Sánchez de Puerta, presidente de Dcoop, la cooperativa olivarera líder en España, dice: «Viendo las previsiones, es casi seguro que este será otro año malo. Si las previsiones se hacen realidad, significará el final de muchas explotaciones olivareras». «Podemos superar un año difícil. Esta es una parte normal del ciclo de crecimiento. Pero dos años seguidos pueden significar un desastre. Muchos están al borde del colapso”, dice.

READ  Portugal tarda 10 días laborables más que España en comprar un iPhone 15 Pro

«Los agricultores necesitan flujo de efectivo», dice Pico da Azoliva, ya que muchos en España se ganan la vida con la producción de aceite de oliva debido al costo de la maquinaria, el pago de salarios y el pago de deudas.

Para los consumidores, el panorama también es sombrío. “El precio mundial del aceite de oliva depende de España”, dice Pico. “A mediados de abril, el aceite de oliva se vendía a 5.800 euros la tonelada, frente a los 5.300 euros de enero”, cuenta Fanny de Gasquet de Bailon Intercor, una correduría especializada en aceites y grasas. En enero de 2022 se vendió por 3.500 euros.

Y el boom parece que va a continuar. En Andalucía, advierte, los olivos jóvenes “no tienen las raíces lo suficientemente desarrolladas para extraer agua” del suelo profundo, por lo que “habrá pérdidas” que afectarán a la producción en los próximos dos o tres años.

A fines de 2022, el gobierno español decidió reducir el IVA del aceite de oliva del 10% al 5%, como parte de las medidas para ayudar a los consumidores que enfrentan una alta inflación. Y para ayudar a los agricultores a hacer frente a la sequía, el gobierno redujo el impuesto sobre la renta en el sector en un 25%. Pero para muchos, esto es muy poco frente a la crisis que se avecina. “Bajar los impuestos a la gente que casi no tiene ingresos les servirá de poco”, dice Sánchez de Puerta de Dcoop, y pide medidas más ambiciosas para combatir “una sequía que durará mucho más que eso”.