julio 19, 2024

Sánchez y Feijóo ya hablan de una nueva era en la política española, rompiendo un estancamiento de cinco años.

Sánchez y Feijóo ya hablan de una nueva era en la política española, rompiendo un estancamiento de cinco años.

El gobierno socialista de España y la oposición conservadora han firmado un acuerdo histórico. A pesar de los enfrentamientos verbales, los insultos y las calificaciones más incondicionales, los dos partidos más grandes -el Partido Socialista Obrero Español (PSOE, centroizquierda) y el Partido Popular (PP, conservador)- llegaron a un acuerdo para abrir la renovación. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), una de las instituciones fundamentales de un Estado democrático, cuyo mandato expiró hace cinco años.

La resolución del estancamiento no sólo pone fin a un problema arraigado sino que también demuestra la capacidad sin precedentes de los dos poderes políticos que gobiernan el país para firmar acuerdos estatales. Una sorpresa en el clima político reciente.

El acuerdo se firmó el martes por la tarde en las instalaciones de la Comisión Europea en Bruselas y en presencia de su vicepresidenta de Valores y Transparencia, la checa Vera Jurova., dos altos negociadores del Tratado sobre la Protección de la Esencia del Derecho en la Unión acudieron a la capital belga: por los socialistas, el ministro de Justicia, Asuntos Presidenciales y Parlamentarios, así como el primer ministro Pedro Sánchez. hombre diestro; Esteban González Pons, subsecretario de Acción Institucional del PP, ex eurodiputado y uno de los más cercanos al líder del partido, Alberto Núñez Feijóo.

El PP no quiere perder el control

La elección de Bruselas como escenario para el compromiso sobre la renovación del CGPJ se justifica por el papel salvaguardista desempeñado por la Comisión en los últimos meses, después de que ambas partes aceptaran la mediación social y entregaran el poder al comisario de Justicia, Didier Reynders. Se solicitó una exención temporal. La mayor parte de las negociaciones entre Bolaños y González Pons se desarrollaron en la capital belga. Jourova asegura que la Comisión seguirá vigilante en el cumplimiento de los términos firmados.

El quid de la cuestión y El motivo por el que el PP ha bloqueado sistemáticamente la renovación del máximo tribunal español es porque se opone a que el partido de Feijó pierda su influencia ideológica.. En los últimos meses del mandato de Mariano Rajoy (presidente del Gobierno entre 2011 y 2018), la inclinación conservadora del CGPJ era clara y la presencia mayoritaria de los miembros de las asociaciones de magistrados de esa sección.

READ  ¿Dónde está Amber Hart ahora? La nueva vida de la actriz en España

Los socialistas han estado exigiendo durante los últimos cinco años que se renueve el CGPJ y se cree un comité ejecutivo basado en los resultados electorales. Hubo serias diferencias entre progresistas y conservadores sobre el procedimiento para regular los cambios legislativos en la Cámara. El PP sostiene que los jueces deberían elegir a sus representantes en el CGPJ, mientras que el PSOE considera más democrático que los nombramientos provengan del parlamento -los representantes y el senado- como sede de la soberanía popular.

Finalmente se adoptó una solución de consenso: actualmente, El gobierno y la oposición negociaron con perfecto equilibrio ideológico los nombres de los 20 miembros que formarían el nuevo consejo.: Diez progresistas y diez conservadores. Estos jueces proceden de carreras judiciales (12) y reconocidos jueces de honor (8) que elegirán a su próximo presidente, que puede ser una mujer cercana al PSOE.

La advertencia de Feijóo a Sánchez: «No te hagas ilusiones»

Los suscriptores, en un plazo de seis meses, redactan un dictamen que sirve de manual para que el Congreso de los Diputados apruebe una nueva ley que regule la renovación del CGPJ en el futuro. Un grupo Temporario Analizará los sistemas implantados en otros países europeos y recomendará el más adecuado a las circunstancias españolas. Los expertos consultados por Expresso creen que la práctica italiana (que inspiró la vigente en Portugal) tiene mucho potencial para servir de modelo para una futura legislación española, que requerirá tres quintos de los votos en la Cámara Baja.

El acuerdo entre el Gobierno y el PP abarca otros aspectos de los procedimientos judiciales, como las condiciones de acceso de los nuevos miembros del CGPJ. Aquellos que han ocupado cargos políticos deben pasar cinco años antes de poder obtener un escaño en la Cámara. El objetivo es evitar las «puertas giratorias», un ciclo entre niveles políticos y jurisdiccionales.. También será un incentivo para ello. Bloque de nombramientos pendientes en otras instituciones, desde el gobernador del Banco de España hasta la radio y televisión pública RTVEEludiendo las Comisiones Nacionales de Competencia o de Bolsa de Valores.

READ  TAP mantiene el liderazgo en vuelos Portugal-España pese a 550.000 pasajeros menos que en 2019

La administración y los líderes de la oposición, que no han mantenido contacto público durante la gestación del «acuerdo de Bruselas», se reunieron este miércoles para un debate semanal en el Congreso de Representantes. Un Sánchez eufórico, aunque su tristeza era evidente por la muerte de su suegro esa mañana, saludó el nuevo planteamiento de su oponente Feijó: «Bienvenidos a ajustarnos a la Constitución». El gobernante respondió: «No te hagas ilusiones».

Desde la reunión parlamentaria, el líder del PP advirtió: “Este acuerdo no le va a ayudar, señor. Sánchez. Ayuda a poner límites al alboroto de su gobierno por controlar las agencias gubernamentales. Niega que se haya abierto una nueva era política en España: «Sabemos distinguir entre oposición al Gobierno y lealtad al Gobierno».

La extrema derecha se queja de «traición».

Sin embargo, los analistas creen que algo ha cambiado. El PP ganó las elecciones legislativas de julio de 2023, pero a pesar de su falta de capacidad para formar coaliciones de gobierno, consideran que los problemas de la administración terminarán con el argumento de su origen ilegítimo. Feijóo ha insistido en que los días del Gobierno están contados, pero Carlos E. Cué, principal crítico político del diario progresista «El País», no cree en esta tesis: «Nadie va a pactar con otro si cree que sólo tiene «A Moncloa todavía le quedan unos meses». [sede da presidência do Governo]”.

El mismo periódico, en un detallado editorial publicado el miércoles, elogia Como «bueno para la justicia, bueno para la política», el acuerdo afirma que «abre espacios de entendimiento para fomentar reformas legales que limiten el poder político excesivo y permitan avanzar en la protección de la independencia judicial».. «El Bois» atribuye el origen del asedio, ahora levantado, a «una situación en la que el PP secuestró el gobierno de los jueces utilizando una sucesión de pretextos». «El Mundo», cercano al PP, escribe que el acuerdo es «el más bajo de todos los posibles».

A partir de las reacciones de otros actores políticos, llaman la atención diferentes consideraciones. Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, declaró solemnemente que «la traición ha terminado». Acusó a Feijóo de engañar a los votantes al pactar con los socialistas. Ione Belarra, secretaria general de Podemos (el partido populista de izquierda fundado por Pablo Iglesias), expresa la misma ferocidad, en un sentido diferente, criticando el repentino cambio del ejecutivo del «desprecio al acuerdo».

READ  El oso intenta matar al cachorro, la hembra resiste y muere en la caída; Mirar

Los partidos que apoyaron la presidencia de Sánchez (nacionalistas catalanes y vascos y otros regionalistas) no estuvieron de acuerdo con el silencio del jefe de Gobierno sobre las negociaciones. Coinciden en que el pacto PSOE-PP abre una nueva era política con un nuevo margen de maniobra para el Gobierno. Los representantes de las facciones más radicales del PP, incluida la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuzo, que ha estado librando una cruzada contra Sánchez, acogieron con agrado la noticia. «Una gran victoria para el líder de nuestro partido», afirman.

Los jueces valoran el fin del estancamiento

Las asociaciones de magistrados, que constituyen la mayoría de los 5.500 jueces de España, también expresan opiniones diferentes, según constató Expresso en comunicaciones con estas organizaciones. Edmundo Rodríguez, portavoz de Jueces Progresistas para la Democracia, vaticinó que «resolver cinco años de decadencia institucional será muy complejo». «Lo que ocurrió fue una anomalía democrática de extraordinaria gravedad. Afortunadamente, parece que estamos empezando a superar esta situación», afirma Sergio Oliva, de la asociación centrista Francisco de Vitoria.

El levantamiento de la inhabilitación del CGPJ permitirá el acceso de los titulares a completar en el futuro los nombramientos de 14 jueces del Tribunal Supremo y 94 vacantes en las Audiencias Superiores de Comunidades Autónomas y Provinciales.. El grave estancamiento de los procedimientos judiciales ha tenido consecuencias negativas a los ojos de los ciudadanos que actúan sobre este pilar básico del derecho. En las últimas encuestas realizadas por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS, estatal), la justicia siempre ha recibido las valoraciones más negativas a ojos de los españoles.