junio 24, 2024

‘Preferiría ir a la cárcel’: los rusos huyen de la guerra en Ucrania |  Ucrania y Rusia

‘Preferiría ir a la cárcel’: los rusos huyen de la guerra en Ucrania | Ucrania y Rusia

El entrenamiento de introducción a menudo termina siendo filmado una vez – Imagen: AP / dpa / picture alliance

Con ropa discreta, un tocado, la joven rusa mira a su alrededor. Teme ser descubierto, un sentimiento con el que vive desde hace unos meses en la capital georgiana, Tbilisi. Por eso evita revelar su verdadero nombre y pide que lo llamen Nikita.

Hasta febrero, asistió a la universidad en Moscú. Como es común en el país, tenía un contrato con las fuerzas armadas: el Ministerio de Defensa pagó sus estudios y garantizó un lugar en la casa del estudiante. A cambio, se comprometió a servir en el ejército después de terminar sus estudios.

«En ese momento firmé el contrato por estupidez. Muchas cosas no me quedaron claras. Pensé: ‘Bueno, voy a perder tres años en el ejército, como compensación dejaré mi título universitario'». «

Al recibir la citación, Nikita quería retirarse del servicio militar, pero la empresa rechazó su solicitud y ofreció un trato: «Me trasladaron al departamento de comando, donde ayudaría al comandante con el papeleo. Luego, en septiembre, me dieron otro trabajo: trabajaba con tecnología militar para repeler al enemigo, en caso de un ataque».

Al darse cuenta de que podía ser enviado a Ucrania en cualquier momento, el joven decidió abandonar el país y huir a la vecina Georgia.

«No quería ir a la guerra. La deserción era mi única oportunidad».

Entiende los riesgos, «que tendré que esconderme de Rusia por el resto de mi vida y no poder volver jamás»: «No tengo miedo de morir o terminar en prisión. Pero simplemente no quiero tener que matar a nadie», explica.

Una lotería llamada guerra

Algunos tienen miedo a la movilización, otros ya están en el frente y ya no quieren luchar, explica Swerdlin: “Hemos escuchado muchos informes de caos en el frente y, a veces, nadie sabe dónde están los comandantes.

Especialmente en el tercer trimestre de 2022, cuando comenzó la movilización, muchos reclutas en las redes sociales denunciaron irregularidades en los campos de entrenamiento y en el frente. Algo que Igor Sandyev sabe de primera mano.

Este trabajador de una fábrica rusa de 46 años, que actualmente vive en Uralsk, en el oeste de Kazajstán, desea usar su nombre real porque quiere que se conozca su historia. Todo comenzó cuando fue citado por militares, supuestamente para asistir a una conferencia de sus datos personales.

Sin embargo, cuando apareció en la oficina, Sandzhiev fue reclutado de inmediato: la misma noche se suponía que debía presentarse en un campo de entrenamiento de las Fuerzas Armadas, y en pocas semanas ya estaría en el frente. Sintiéndose atrapado, decidió huir.

«Para mí era todo o nada. Pensé: ‘O voy a ir a la cárcel por varios años por dejar el batallón, o moriré en algún lugar de Ucrania'». Prefiero ir a la cárcel, no quiero correr riesgos, no quiero jugar a esa lotería llamada guerra que promueve el presidente Putin. «

El servicio militar es un salvavidas financiero

Sandzhiev, oriundo de la República de Kalmykia, en el sur de Rusia, confirma este hecho: «Nuestros medios económicos son limitados, los salarios no se pagan. Para muchos, ir a la guerra es la única posibilidad de aumentar su presupuesto: uno tiene una hija que irá a la universidad, otro tiene una hipoteca y el tercero necesita un automóvil».

Kazajstán ya es su segundo refugio: primero viajó a Bielorrusia, pero fue atrapado por la policía y enviado de regreso a un campo de entrenamiento cerca de Volgogrado. Huyó por segunda vez, esta vez a Uralsk, donde solicitó asilo. Pero fue rechazada por no cumplir las condiciones: según la sentencia.

Además, el trabajador fue condenado a seis meses de libertad condicional por cruzar ilegalmente la frontera. Presentó recurso de apelación, que fue denegado. Ahora lo amenazan con la deportación a Rusia.

Para mí, sería la cárcel o la guerra.

Este no es un caso aislado, dice Denis Zhivago, subdirector de la Agencia Internacional de Derechos Humanos en Kazajstán: Más de 20 rusos están esperando que se examinen sus solicitudes de asilo.

Agregó: «Estas personas no cruzaron la frontera en secreto, están en Kazajstán de forma completamente legal, pero algunos de ellos son buscados». [na Rússia]Otros sopesan las limitaciones del desplazamiento. Están buscando otros medios de acceso a terceros países».

Igor Sandzhiev no se hace ilusiones sobre su futuro: «Lo que me espera es una prisión o una guerra en Ucrania. En este momento, los medios estatales le dicen a los rusos que hay escasez de personal en el frente, que hombres calificados deberían ir a luchar».

A pesar de todo, Igor y Nikita quieren intentar quedarse en el extranjero, el mayor tiempo posible.