Inicio Opinión Hasta la Cocina Hasta la cocina 26-mayo-2017

Hasta la cocina 26-mayo-2017

70
0

¡CUALQUIERA HARIA LO MISMO!

No sólo al futbolista, no. También a cualquiera de los sufridos ciudadanos que padecemos por la falta de agua, de alumbrado público, del sinfín de baches en las calles… Cualquiera de nosotros pues, preferiríamos irnos de volada a España como lo hizo el futbolista que se dice alcalde de Cuernavaca y dejarnos de las molestias que implican ciertas obligaciones contraídas a la hora de ser elegido como primer ciudadano, o séase presiente municipal.

Sin embargo la diferencia estriba en que cualquiera de nosotros no es alcalde con toda la supuesta responsabilidad que ello implica. Y cualquiera de nosotros –con sus excepciones, que sí las y los hay—tiene responsabilidades que cumplir, entre otras en el trabajo para poder solventar el pago de los servicios que se requieren, para pagar escuelas de los hijos, para comer… y por supuesto, para darle al César lo que es del César.

Si no tuviésemos esas preocupaciones que aparentemente, lejos están de las obligaciones del futbolista, andaríamos tranquilotes en España o en cualquier otro lugar del vasto mundo, alejados de malos pensamientos.

¿Qué podría importarnos que en SAPAC tuviesen que poner diablitos para robarse la luz que la empresa que la proporciona la corta si no obtiene el pago por el servicio? ¿Qué podría importarnos que una flotilla de esbirros anduviesen exigiendo “mordidas” a los comerciantes para evitar multas y cierres de negocios?

¿Qué los ciudadanos se han quedado sin agua? ¡Que compren coca! Les diríamos en pleno brindis con una chela helada en las manos. Y si el agua no fuese para beber, sino para bañarse, entonces sólo habría que sugerirles a los que hasta se manifiesta para pedir el agua que religiosamente se les sobra, que utilizaran jícaras para tomar su baño con agua proveniente de una cubeta de agua que consiguieran en algún apantle.

Para todo hay remedio, diría el futbolista que se contonea por España, donde seguramente que su homólogo al frente de la capital de ese país, no pasa por estos problemas que estresan a cualquiera. Tanto que el futbolista se vio capaz de atravesar el Atlántico con tal de alejarse de Cuernavaca, la ciudad que dice amar y estarse preocupando por sus conciudadanos a quienes siempre ha dicho, hasta con lágrimas en los ojos, que quiere ayudar.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------