Inicio Sin categoría Con SinSentido Con/SinSentido 27-Feb-2016

Con/SinSentido 27-Feb-2016

74
0

 

Diferente

¿Qué se hace con toda la indignación acumulada, tras décadas de corrupción y malos manejos en México? ¿Cuál es el camino que se debe seguir cuando, por ejemplo, nos enteramos de los enormes desfalcos al dinero público que, año tras año, reporta la Auditoría Superior de la Federación? ¿Cómo se debe reaccionar ante el hecho de que, lo más probable, es que nadie responda por el daño causado a la nación dado que prevalece el 98 por ciento de impunidad en ese tipo de delitos? ¿Qué podríamos hacer que fuera realmente efectivo como para terminar con el latrocinio que le está robando el futuro a millones de mexicanos?

Una mala manera de ponerle un alto a los políticos corruptos es la pasividad. Sentarse a esperar a que buenamente los señores se den cuenta de la inmoralidad que representa hacer negocios con el dinero del pueblo, es una forma de rendirse y aceptar que el saqueo se haga perpetuo. Ellos, los animales de rapiña que se han colocado sobre el cuerpo agonizante de la nación, no dejarán de devorar los despojos hasta que nada quede por extraer.

Pero, hay sin duda una peor manera que la de la simple espera: Es la que se escuda en las tropelías de las autoridades para justificar las suyas propias. Cada vez más – y con discursos sumamente estridentes – aparecen formas de supuesta participación ciudadana, que al tiempo que vociferan en contra de los políticos, hacen negocios personales o empresariales a costa del bienestar del país. Funcionan como una especie de extorsionadores que, sabiendo lo turbio del manejo gubernamental, amenazan públicamente a las autoridades para, por debajo de la mesa, conseguir canonjías y privilegios carentes de toda moral.

El mayor daño que dejan esas supuestas organizaciones ciudadanas, no es ni siquiera el material (y vaya que le ganan), sino el hecho de que arrebatan a los mexicanos que de buena fe se suman a sus acciones de participación simulada, toda esperanza real de cambio para el país.

Por fortuna, la ciudadanía tiene elementos para identificar a los movimientos civiles que realmente están en la búsqueda del bienestar del país. Un asunto fundamental está en la transparencia. La mayoría de las organizaciones de la sociedad civil que actúan de manera congruente a sus exigencias, hacen pública su situación financiera mostrando con claridad en dónde está el origen se los recursos que les permite trabajar.

La única manera de ser diferente, es siendo diferente.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------