junio 30, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Los evangélicos construyen una aldea en Paraná para los cristianos afganos que huyeron de los talibanes

Un grupo de 73 afganos vivió la víspera de la Navidad 24 de manera bastante diferente a sus predecesores.

En medio de las araucarias de Paraná, un grupo de 73 afganos vivió una Nochebuena muy diferente a sus predecesoras. Casi todos son cristianos, pero esta fue la primera vez que pudieron celebrar esta fecha en público, con una cena comunitaria, música y oración.

Perseguidos por no pertenecer a la religión dominante en Afganistán, el islam, huyeron de los orígenes del Talibán y ahora se encuentran en las afueras de Curitiba, en la frontera entre las ciudades de Colombo y Almirante Tamandari, a 25 kilómetros de la capital.

El abogado Goulson, de 33 años, dijo: [os sobrenomes dos entrevistados foram omitidos, por segurança]. «Antes, estábamos celebrando como una familia, en el interior, porque no hay libertad religiosa en Afganistán. Ser cristiano es una sentencia de muerte para nosotros».

La familia Goulson es una de las salvadas por un grupo religioso brasileño dedicado a ayudar a los cristianos perseguidos en todo el mundo, con la misión de apoyar a la Iglesia Sufriente (MIS). 73 refugiados han recibido una visa humanitaria, un documento que Brasil ha emitido a los afganos desde que los talibanes tomaron el poder en Kabul en agosto.

Son parejas con hijos, ancianos y jóvenes solteros que llegaron en cuatro grupos entre el 25 de noviembre y el 18 de diciembre, luego de meses de incertidumbre, trabas burocráticas y riesgos durante el viaje.

Actualmente ocupan seis habitaciones, así como ocho casas con cocina, sala, baño y dos dormitorios, construidas para recibirlas. Está previsto que abran cinco casas más en los próximos días y está previsto que abran cinco casas más de tres dormitorios en enero.

El pueblo, ubicado en la base de Mess, se llamó Cidade do Refugio, y fue inaugurado oficialmente con ritos de culto en el siglo XVIII. El reportero visitó el sitio el día anterior, cuando solo habían llegado diez de las 73 personas. La mayoría todavía se estaba acostumbrando, pero el ambiente era relajado, niños corriendo y jugando, mujeres sentadas en la acera mirando la vista, maridos cocinando. Las cabezas de algunas mujeres estaban cubiertas con un gorro; esta costumbre no solo es religiosa, sino también cultural.

READ  Cumbre de las Américas está vacía: Biden participa en la apertura de la sesión plenaria con la presencia de parte de los líderes | Globalismo

En la puerta de cada casa había un papel con el nombre de la familia residente y los zapatos de todos los residentes en el exterior, de acuerdo con la costumbre local. Los agentes de salud pública han aplicado vacunas perdidas a todos, desde Covid-19 y la influenza hasta la hepatitis y la fiebre amarilla.

La idea es permanecer en Cidade do Refúgio durante los primeros cuatro meses, resolver problemas de documentación y salud y tomar lecciones de portugués. Después de eso, serán dirigidos a otras ciudades, para dejar espacio en el pueblo a los nuevos grupos que están esperando, en Pakistán, permiso para viajar a Brasil.

Mays, que vive de las donaciones, ha hecho un llamamiento a las iglesias evangélicas de todo el país para que «adopten» una o más familias durante al menos un año, paguen el alquiler y otros gastos y las ayuden a conseguir trabajos. Según Luiz Renato Maia, sacerdote presbiteriano y líder misionero, hay suficientes partes interesadas para casi toda la lista. Las donaciones de ropa también fueron abundantes, hasta el punto de que tuvieron que dejar de recibirlas. «Es un tema de movilización, gracias a Dios», dice.

convertir cristianos

Afganistán es el segundo país en perseguir a los cristianos, solo después de Corea del Norte, según la ONG internacional Open Doors, que realiza la encuesta anualmente. «Es imposible vivir abiertamente como cristiano en Afganistán», dijo el sitio web de la organización. «Dejar el Islam es una vergüenza, y los conversos al cristianismo enfrentan graves consecuencias si se descubre su nueva religión. O huyen o son asesinados».

Como resultado, no se sabe cuántos afganos profesan esta religión. International Christian Concern, con sede en Estados Unidos, estima su número entre 10.000 y 12.000, una pequeña fracción de la población de 38 millones. La Oficina de Libertad Religiosa Internacional espera que las minorías no musulmanas sean menos del 0.3%. Casi todos son musulmanes que se convirtieron al Islam, y necesitan ocultar este hecho incluso a sus familiares, por temor a represalias.

«Es un cristiano familiar que practica en el interior. Llevamos un grupo [dos acolhidos] en la ciudad y entró a la iglesia por primera vez ”, dice el Reverendo Maya.

En septiembre, el presidente Jair Bolsonaro (PL) transmitió en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que Brasil otorgaría visas a «cristianos, mujeres, niños y jueces afganos». La mención del cristianismo abrió dudas sobre la imposición de algunas condiciones religiosas para el otorgamiento de visas, lo cual no se encuentra en el decreto que regula este documento. En ese momento, los diplomáticos consultados por Folha de S.Paulo dijeron que esto no estaba sucediendo en la práctica.

READ  Lo que se sabe de la caída de las gradas en una corrida que mató a 4 personas

El miércoles (29), el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que el manejo del tema de la visa está «en línea con la política nacional de asistencia humanitaria y con la cultura de solidaridad de la sociedad brasileña» y que «no existe ningún tipo de discriminación basada sobre la implementación de la religión «.

Mais se creó en 2010 para ayudar a reconstruir Haití después de un severo terremoto que dejó 250.000 muertos. Desde entonces, la organización ha ayudado a cristianos perseguidos en países como Guinea-Bissau, Colombia y Tailandia. El programa para traer refugiados a Brasil, creado en 2013 para casos extremos, ha recibido hasta el momento a 240 personas, de países como Siria, Pakistán e Irak.

Uno de ellos, un yemení sami de 52 años, llegó en 2016 y ahora es voluntario de Ciudad Refugio y ayuda a los afganos con documentación y apoyo espiritual. «Los refugiados son personas que lo han perdido todo, que vienen sin esperanzas. Necesitan apoyo y cariño. Conozco profundamente este sentimiento, porque lo pasé», dice.

La lista de afganos que serán rescatados por Mays se elaboró ​​con la ayuda de una pareja brasileña que vivió en el país centroasiático durante varios años. Son personas con diferentes profesiones, desde electricistas y conductores hasta abogados y administradores. El niño más joven nacido en Pakistán días antes del vuelo, de un parto prematuro. Entre los más antiguos se encuentra un hombre que traduce la Biblia al idioma dari afgano.

No tienes tiempo para conseguir nada

En el caso de Advocate Goulson, la religión es uno de los muchos factores que hacen que su familia sea víctima de persecución. Su esposo era soldado del ejército y ella era profesora universitaria y activista por los derechos de la mujer en proyectos con una ONG estadounidense.

READ  Descubierto el Muro de Adriano bajo una carretera transitada en Inglaterra - SoCientífica

“Están buscando a estas personas y matándolas una a una”, dice. Incluso su hija de 12 años ha sido un objetivo potencial, ya que actuó como cantante en programas de televisión, algo que los extremistas talibanes ven con malos ojos.

La familia traía ropa a la espalda y solo pasaportes. «No tuve tiempo de conseguir nada y no pude quedarme allí un día más. Cuando llegamos a Pakistán, mis vecinos nos llamaron y dijeron que los talibanes habían ido a buscar a mi esposo. Gracias a Dios que escapamos».

Hasta el último momento, tuvieron miedo de ser descubiertos y arrestados. Cuando ingresaron al aeropuerto de Guarulhos, ella abrazó a su amiga Farhanaz, quien ahora comparte el hogar temporal con sus padres y cuatro hermanos.

«Lloramos juntas, pensando en las mujeres que se quedaron allí. Todas las mujeres en Afganistán están sufriendo. Mis amigas en Kabul están todas adentro, sin poder salir. Es muy difícil no poder hacer nada por ellas», dice. . . «Estaba tan estresado por la llegada de los talibanes que no podía caminar. Luchamos durante 20 años para recuperar nuestros derechos y de repente estamos de vuelta en esos tiempos difíciles».

Empieza a llorar de nuevo cuando habla del tema y dice que quiere continuar la causa de los derechos de las mujeres afganas, aunque sea desde lejos. Las emociones del grupo están a flor de piel. La madre de Farhans llora cuando su hija recibe un poema que escribió sobre la pérdida de su patria.

Pero la expresión dominante es alegría y esperanza. «Me encanta viajar y me encantan los helados», dice la hija de Golson en portugués. Estas dos frases las aprendió en su segundo día en Brasil. En otra casa, una pareja puso calcomanías en el refrigerador que decían en portugués: lechuga, carne, lámpara, puerta.

Después de que se recita el poema, Farhanz muestra un cuaderno en el que escribió sobre su largo viaje desde Afganistán a Pakistán y luego a Brasil. La joven de 24 años dice que quiere llevar un registro del diario cuando llegue. «Mi historia no ha terminado. Es solo el comienzo».