enero 26, 2023

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La ola de Covid en China es una advertencia para Brasil y el mundo de que la epidemia está lejos de terminar

La explosión de nuevos casos en China desde que el gobierno retiró sus restricciones «Covid-Zero» está alarmando a Brasil y al mundo.

Según los expertos, el escenario sigue siendo el mismo que hemos visto en otras oleadas de la epidemia: la alta tasa de transmisión del virus es el antecedente para generar más mutaciones y, con ello, nuevas variantes que pueden ser alarmantes.

Por ello, países como Estados Unidos y la Unión Europea ya han anunciado que exigirán un test de Covid negativo a todos los viajeros procedentes de China a partir de enero.

Para Flávio Fonseca, virólogo de la UFMG (Universidad Federal de Minas Gerais) y del CT Vacinas (Centro de Tecnología de Vacunas, vinculado al gobierno federal de Minas Gerais), el riesgo de que surja una nueva variante en el país asiático con potencial de propagarse a el resto del mundo es genial.

“Es un miedo real, porque las condiciones son ciertamente favorables para el surgimiento de una nueva especie”, explica. “A medida que el virus busca replicarse y, a través de la replicación, surgen nuevas variantes, una forma más agresiva puede surgir en una población susceptible, todavía no lo sabemos”.

En un país con bajas coberturas de vacunación y datos oficiales poco claros sobre contagios y muertes, es difícil incluso saber la verdadera dimensión de la nueva ola.

Fernando Spilky, coordinador de virología de la Rede Corona-ómica BR, vinculada al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Información, señala que el retiro de medidas reveló un problema con la capacidad de prueba, con algunos datos que sugieren que el país podría tener hasta 37 millones. nuevos contagios Cada día y más de 5.000 muertes diarias.

READ  Ola de calor arrasa Francia y provoca incendios en España; ver fotos | Globalismo

Sin embargo, en cifras oficiales, el gobierno chino dio a conocer menos de 4.000 casos en los últimos 22 días y redujo el número de muertes oficiales en la última semana, de 5.242 a 5.241 muertes. Según la Organización Mundial de la Salud, el país ya registra al menos 31.000 muertos desde el inicio de la pandemia hasta el pasado 29 de noviembre.

«En poblaciones grandes como China, es muy difícil manejar la población. Ahora, con la retirada [das medidas]Vemos que incluso en megaciudades similares, la forma en que el gobierno aborda los problemas es muy diferente”, dice.

La diferencia entre las cifras oficiales y las registradas por agencias independientes se debe a un cambio reciente en el criterio de clasificación de las muertes por Covid en China, que solo tiene en cuenta las relacionadas con problemas respiratorios directamente relacionados con el virus.

Según el gobierno chino, el cambio ocurrió porque Omicron es menos agresivo en las vías respiratorias inferiores (pulmones y tráquea), provocando esencialmente infecciones en las vías respiratorias superiores que pueden generar síntomas similares a los de

de la gripe

En cuanto a los casos, China solo da cuenta de los resultados positivos de las pruebas RT-PCR, que buscan el material genético del virus en el cuerpo, y muchos realizan pruebas de antígenos en casa, que no han sido reportadas oficialmente.

La cobertura vacunal de la población también es un factor agravante, con dos tercios de los mayores de 60 años vacunados con dosis de refuerzo. Las vacunas utilizadas en China son principalmente Coronavac, de los medicamentos chinos Sinovac, y Sinopharm, ambos virus inactivados, que pueden generar menos protección contra la infección.

READ  El impacto del apagón ruso - la economía

“Ahora, alrededor del 67% de las personas han sido vacunadas con una dosis de refuerzo, aunque en dos dosis. [esquema primário] Supera el 89%, pero son vacunas menos efectivas, especialmente para bloquear variantes, por lo que son un contexto potencialmente importante para la propagación de nuevos brotes globales, dice Spilke.

Como resultado, muchos chinos ahora viajan a Macao para recibir vacunas de Pfizer o Moderna, utilizando tecnología de ARN.

“China ha invertido en una política de confinamiento prolongado y masivo en lugar de una alta vacunación. Esto ha retrasado, pero no impedido, las oleadas de covid, que ahora llegan con gran intensidad y pueden reflejarse en el resto del mundo”, dice Fonseca.

Para Raquel Stoci, científica de infecciones e investigadora de la Unicamp, la política de usar solo vacunas de virus inactivados terminó produciendo menos inmunidad en la población. Varios estudios sugieren que la vacuna heteróloga o la llamada vacuna combinada (como un refuerzo de ARN en aquellos que han recibido dos dosis de vacunas inactivadas) genera una respuesta inmune más fuerte y duradera.

Según ella, el alto número de casos también puede conducir a una escasez de suministros médicos en el mundo. “Sabemos que China es una potencia farmacéutica, siendo el principal productor de materias primas para medicamentos, vacunas e incluso pruebas, por lo que si necesitan más para el consumo interno, pueden restringir los envíos a otros países”, dice.

Pese a las críticas a la planificación Covid-cero de China, otros especialistas señalan que la estrategia nacional ha permitido manejar mejor la epidemia en los últimos tres años que en diferentes partes del mundo.

READ  Estados Unidos insta a los ciudadanos a duplicar el cuidado

Para Lorena Barberia, politóloga e investigadora de la Universidad del Pacífico Sur, un cambio en la administración del gobierno podría conducir a una descentralización de las medidas de control, pero no hubo un abandono total.

«Es importante tener en cuenta que durante tres años mantuvieron la coherencia en la forma de rastrear, aislar y testear contactos. La política era muy diferente a la de los países occidentales, y ahora, en una situación epidemiológica diferente, entienden que una era necesario un cambio de estándares”, dice ella, que también ve sesgada la cobertura mediática del gigante asiático.

«En términos de población, el continente africano tiene aproximadamente la misma cantidad de personas, y no hay mucha transparencia en los datos de diferentes países, y mucho menos desigualdad en las vacunas. La preocupación por la aparición de nuevas variantes es válida, pero hay también muy poco conocimiento de la forma en que persiste. Ahí hay una epidemia”. (Anna Potalo – Folhabers)