octubre 2, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Kawésqar, la lengua que solo hablan 8 personas y que los lingüistas luchan por preservar | Globalismo

El grupo de nómadas pasó la mayor parte del día en canoas (o la mitad) recorriendo los canales entre el Golfo de Benas y el Estrecho de Magallanes, rodeados de densos bosques, en busca de lobos marinos, nutrias, aves y moluscos para alimentarse.

Los hombres eran los encargados de cazar en tierra (incluido el famoso huemul) y en el mar, mientras que las mujeres recolectaban ostras en la zambullida y cubrían su piel con grasa de lobo marino.

Al igual que otros pueblos indígenas que han habitado América hace miles de años, los Kawaiscar tenían una lengua propia, que se distingue profundamente por su geografía. Esto explica, por ejemplo, por qué tienen 32 formas de decir «aquí».

Pero con el paso del tiempo y la llegada de colonos a esta zona austral de Chile, llamada Patagonia Occidental, la etnia sufrió una transformación brutal. No solo renunció a su vida nómada -se instaló en Puerto Edén, un pequeño pueblo al sur de Feathers Bay-, sino que también dejó su idioma en un segundo plano.

Esto se debió a que aprender español se convirtió en una necesidad para ellos, y poco a poco se llegó a un punto crítico: Hoy, solo ocho personas hablan el idioma nativo..

Cuatro de ellos son ancianos. Tres de ellos nacieron en la década de 1960 -la última generación en adquirir el idioma desde la infancia- y solo uno no forma parte de la etnia: Oscar Aguilera.

Ahora, otra persona, ajena a la sociedad, está interesada en aprender gramática: la pareja del presidente chileno Gabriel Borek, la primera dama, Irina Karamanos.

La líder feminista contactó a Aguilera para realizar más investigaciones sobre el tema. Para ella, los chilenos tienen una «mala» relación con sus comunidades y pueblos indígenas, y aprender el idioma es una forma de acercarse a ellos.

Pero, ¿cuáles son las peculiaridades de esta lengua materna? ¿Cuál es su origen y características más importantes?

Los lingüistas e investigadores siempre intentan responder a la misma pregunta: ¿de dónde vienen las lenguas de las personas y cuál es su verdadero origen?

La mujer Quescar en Puerto Edén – Foto: Oscar Aguilera vía BBC

En el caso del quesgar -como ocurre con muchas otras lenguas indígenas- la respuesta sigue sin estar clara.

Esto se explica en parte porque El lenguaje se considera «aislado» o «no clasificado».

Es decir, no forma parte de una familia de lenguas, ni está relacionado con ninguna otra lengua viva (como, por ejemplo, el español, que procede del latín y forma parte de las lenguas romances).

Estar «solo» hace que sea difícil saber de dónde vienen tus palabras, estructura y reglas.

Aunque se cree que los Kawésqar habitaron la Patagonia occidental hace unos 10.000 años, la primera evidencia conocida de su lengua apareció entre 1688 y 1689, registrada por el aventurero francés Jean de la Guilleboudier.

Según el Museo Chileno de Arte Precolombino, tenía una población en el siglo XIX de 4.000 habitantes, la mayoría de los cuales hablaba la lengua ancestral.

A fines del siglo XIX, su población se había reducido drásticamente a 500 personas y luego a 150 en la década de 1920.

en este momento, Hay unos 250 sismos en la región de Magallanespero hablan un idioma, solo hablan español, no el idioma de sus antepasados.

¿Qué características tiene?

Por sus características morfológicas, el kawésqar es una lengua aglutinante (como el turco y otras) y polimórfica. Es decir, contiene «palabras, expresiones o frases» que no se pueden traducir al español con una sola palabra.

“No hay una equivalencia uno a uno, por ejemplo, la tabla está en inglés, la tabla está en español”, explica Oscar Aguilera a BBC News Mundo.

Cerca de 200 cozagares viven actualmente en Puerto Edén – Foto: Oscar Aguilera vía BBC

A pesar del amplio contacto entre los kawésqar y los colonos, se mostraron reacios a aceptar nada de los españoles.

De esta forma, se les ocurren sus propias palabras para llamar, por ejemplo, a los dispositivos que compran (ej. TV o teléfono).

Las pocas palabras adoptadas del español han sufrido un proceso de «nativización», una transformación en fonemas kawésqar.

Es el epítome de “el barco”, y esto es lo que se dice de Gamas o también de Warco. La letra «b» en español se reemplaza por la letra «w», ya que no hay sonido «b» en kawésqar.

Además, hay un aspecto cultural que, según Aguilera, “es marcadamente diferente a la forma en que nos expresamos”.

«Si los kosours no están seguros de qué decir, no lo digan. Siempre usan el subjuntivo. Culturalmente, rechazan la deshonestidad, y el equipo lo avala. La persona que miente se destaca negativamente entre ellos», explica. .

Por ejemplo, Kawésqar nunca diría que tal persona llamó desde Londres. Como no estaban seguros de que esta persona estuviera en Londres (porque no lo habían visto), habrían dicho «me habría llamado» desde Londres.

¿Por qué los coscars están en peligro de extinción?

Solo ocho personas lo hablan, y está entre los idiomas que la UNESCO considera en peligro de extinción.

«El problema es que, en general, no es un idioma práctico. Es mejor aprender español o estudiar inglés», dice Aguilera.

Según el especialista, una de las razones que explica la fuerte penetración del español entre los kawésqar es la comercialización de sus productos a la nueva población de la zona.

Además, según la especialista, se sentían discriminados por ciudades vecinas, como los chilotes (habitantes de la isla de Chiloé).

El lingüista explica: “Los chilotes los despreciaban y hasta se reían de la forma en que hablaban su idioma. Entonces decidieron no hablar el idioma en público, solo en casa”.

Chile tampoco ha priorizado su rescate o supervivencia. Hasta el momento, no hay suficientes incentivos para activar el idioma. La única escuela en Puerto Edén, por ejemplo, que enseña en español.

“Hay algunas personas que luchan por aprender el idioma, pero la falta de continuidad y persistencia, además de ser un idioma muy diferente gramaticalmente al español, les dificulta”, dice Aguilera.

La asombrosa historia de Oscar Aguilera

En el invierno de 1975, Oscar Aguilera emprendió una aventura que cambió su vida para siempre.

Siendo un joven inexperto, recién graduado en filología y lingüística clásica y germánica de la Universidad de Chile, decidió viajar a Puerto Edén, donde vive actualmente Kawésqar.

“Me conmovió mucho porque me pintaron un cuadro completamente diferente. Imaginé que encontraría gente con pieles, que vive casi en harapos, y vive en chozas famosas. Pero no, vivían en casas comunes y corrientes y vestían como yo”. él dice.

En ese viaje, que duró todo el invierno, conoció a la familia Tonko, quienes lo ayudaron a comenzar a grabar idiomas e intercambiaron largos viajes de grabación con él.

Al año siguiente, publicó el primer léxico que ha sobrevivido hasta nuestros días.

La fascinación de Aguilera por los cosacos era tan intensa que siempre encontraba motivos para volver.

Así que decidió embarcarse en una segunda expedición, de la que regresó con dos miembros de la comunidad a su casa en Santiago, donde vivía con sus padres y su abuela.

«Vivieron con nosotros durante cuatro meses. Mi familia los recibió y los besó», dice.

En ese momento, Aguilera era profesor en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Chile.

Todas las tardes, cuando terminaban las lecciones, se quedaba con dos kosporks que grababan una parte del léxico y registraban la información etnográfica.

Después de eso, todos juntos regresaron a Port Eden.

“Me encantaba ir porque la lengua de una comunidad tiene un componente cultural muy importante, por eso me dediqué no solo al rescate de la lengua sino también al rescate cultural que incluye mucho más, toda la forma de vida y el propio testimonio, » el explica.

La mayoría de las personas que conoció en estos viajes hablaban español, pero con diversos grados de fluidez. Los adultos mayores, por ejemplo, suelen tener más interferencia de la lengua materna, cometiendo errores como no diferenciar entre el singular y el plural.

El académico se da cuenta de que se ha enamorado de la gente.

Él dice: «Hice lo contrario de lo que los libros recomiendan al investigador: ‘Toma la información, describe el lenguaje y listo'». »

En la década de 1980, la relación de Oscar Aguilera con Kawésqar se profundizó aún más cuando decidió adoptar a dos niños de la comunidad para recibir una educación de calidad en Santiago.

Los niños pertenecen a la familia Tonko. En total, había ocho hermanos. A uno de ellos, José, le encantaba leer.

“Con el permiso de sus padres, compré un boleto a Puerto Montt y lo fui a buscar para ir a Santiago. Él asistía al Liceo Alessandre, donde también estudié”, cuenta.

Cuatro años después, el hermano de José, Juan Carlos, también se mudó a Santiago con Aguilera. Todos vivían juntos en una casa que alquilaba el académico en el barrio de Providencia.

«Los adopté. Sus familias fueron muy buenas conmigo, siempre me recibieron como si fuera parte de ellos. Así que fue realmente una adopción mutua».

Cuando cumplieron dieciocho años, José y Juan Carlos ingresaron a la universidad. El primero estudió trabajo social y antropología, y el segundo estudió periodismo.

«Ellos son mi familia»

Actualmente, los hermanos —que tienen unos 60 años— viven en Punta Arenas, al igual que Aguilera, quien imparte seis cursos en la Universidad de Magallanes.

«Hasta el día de hoy, son mi familia. Son como mis hijos. Me cuidan y yo los cuido».

Ambos trabajaron con él durante su ardua tarde para salvar el idioma.

José es coautor de varias publicaciones -como «Gente de los canales» (2019)- y ha colaborado en la creación del Diccionario Kawésqar-Español, que aún no está completo.

Además, entre 2007 y 2010, escribieron un guión y grabaron un archivo de audio que ahora se encuentra en la Universidad de Texas, Austin, EE. UU., y la Universidad James Cook, Australia.

Sin embargo, el lingüista cree que aún queda mucho por hacer.

“Detrás de las lenguas hay mucho conocimiento y por eso hay que preservarlo. Porque contiene información única sobre el entorno en el que vive la gente que lo habla”, dice.

De cara al futuro de la lengua, la esperanza está en la futura primera dama, Irina Karamanos.

Se reveló que el interés de Irina realmente ayuda a revitalizar el idioma de quienes los lingüistas consideran su verdadera familia.

Ver otras noticias internacionales