octubre 20, 2021

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El síndrome anal inquieto es un efecto secundario de Covid-19 | la salud

reproducción

enfermedad del coronavirus

Algunos de los efectos secundarios asociados con el covid-19 ya se conocen, pero los más inusuales fueron descubiertos y publicados en la revista científica BMC Infectious Diseases.

Investigadores del Hospital de la Universidad Médica de Tokio en Japón revelaron que un paciente desarrolló un “síndrome de inquietud anal”, un problema que hace que la persona sienta la necesidad de mantenerse activa para aliviar la “inquietud” en el ano.

Según el periódico británico The Sun, un japonés de 77 años es el primero en registrar clínicamente la enfermedad. Y él, que no ha sido identificado, fue atendido en el Hospital Universitario de la capital japonesa con síntomas leves de Covid. Sin embargo, más tarde sufrió de insomnio y ansiedad.

“Varias semanas después de su alta del hospital, poco a poco comenzó a experimentar un malestar anal profundo e irritante. Antes de contraer el covid-19, nunca había sentido malestar y malestar en el ano”, dicen los científicos del estudio, que se cita por el periódico.

Según los médicos, los síntomas se ubicaron 10 cm por encima del perineo (la zona entre los genitales y el ano) y el dolor empeoró cuando el niño japonés estaba en reposo. A primera vista, casi tenía que moverse constantemente. “Los ejercicios como caminar o correr alivian los síntomas, mientras que el descanso los empeora”, decía el artículo.

Según el estudio, el síndrome anal será un tipo de síndrome de piernas inquietas, que ya se ha descubierto en pacientes que se han recuperado del coronavirus y que hace que una persona sienta la necesidad de mover las piernas por una falla en el el sistema nervioso.

READ  Un informe de la ONU advierte del peligro de morir de hambre en Corea del Norte | Globalismo

“Dado que el paciente nunca había experimentado opresión y malestar anal antes de la infección por covid-19 y el problema surgió después del coronavirus, consideramos que estos síntomas de inquietud anal surgieron como un síndrome asociado al virus COVID-19. El virus puede llegar al sistema nervioso central A través de varias rutas posibles.

El japonés se curó por completo tras 10 meses de tratamiento con los mismos tratamientos descritos para el síndrome de piernas inquietas.