mayo 27, 2024

El gobierno se resiste a ir al G7 y el viaje de Lula aún no está confirmado – 30/04/2023

El gobierno se resiste a ir al G7 y el viaje de Lula aún no está confirmado – 30/04/2023

El presidente Luiz Inacio Lula da Silva aún no ha decidido si asistirá a la cumbre del G7 en Hiroshima a mediados de mayo. Brasil ha estado ausente de las reuniones del grupo durante años, y durante el gobierno de Jair Bolsonaro, varios miembros del G7 optaron por invitar a otros líderes de América Latina, ignorando la participación de los brasileños.

Con el grupo presidido por Japón y ante el fin del gobierno de Bolsonaro, el bloque optó por invitar a Brasil a ser parte de las discusiones a partir del 19 de mayo.

Pero, tanto en el Palacio de Planalto como en Itamaraty, no hay una definición sobre si el viaje se realizará. Diplomáticos aseguraron a UOL que antes de partir nuevamente hacia Asia, Lula quería detalles sobre la agenda del G7.

Además de Brasil, los japoneses invitaron a la discusión a India, Vietnam, Corea del Sur, Indonesia y otros. Con una intensa agenda internacional, el gobierno de Lula aún está evaluando si el viaje tiene un propósito real.

Como el bloque inició la tradición de invitar a los países emergentes a las discusiones, hubo muchas ocasiones en que el comunicado final de la cumbre se emitió incluso antes de que fuera aprobado por los demás países. La historia cambió radicalmente con la inauguración del G-20 como un foro importante para las discusiones internacionales.

Con la crisis financiera de 2008, miembros del gobierno de Lula en ese momento declararon que el G7 había terminado y que ya no correspondía a la realidad política del mundo.

Pero el bloque que incluye a Estados Unidos, Europa y Japón se reorganizó y ante la guerra de Ucrania se convirtió en uno de los pilares de coordinación de los aliados de Kiev, con sanciones e iniciativas diplomáticas para aislar a Rusia.

READ  Diez años después de su muerte, Hugo Chávez seguía ganando elecciones en Venezuela - ver

En uno de los documentos de la reunión, la agenda establece que uno de los puntos de la cumbre fue «promover fuertes sanciones contra Rusia y apoyar a Ucrania». Brasil contra tales sanciones.

En el Palacio del Planalto, sin embargo, hay quienes abogan por la salida del presidente, precisamente para que Lula pueda hablar directamente con otros líderes sobre sus propuestas y visiones, así como para actualizar a Emmanuel Macron, Joe Biden y otros sobre las conversaciones que ha tenido. Con el canciller ruso Sergey Lavrov, Xi Jinping y otros.

Así, Lula demuestra su capacidad de diálogo con todos, sobre todo después del revuelo que suscitaron sus declaraciones sobre la guerra en las últimas semanas.

Además, en un esfuerzo por mostrar su voluntad de ser un interlocutor activo en la disputa, Lula decidió enviar a su propio asesor, Celso Amorim, a Kiev. UOL se entera de que el viaje debe realizarse pronto y que el gobierno ucraniano quiere llevar al brasileño a los lugares donde los rusos han masacrado.