abril 20, 2024

El gobierno retiene R$ 2,9 mil millones y mantiene el déficit dentro de la meta fiscal

El gobierno retiene R$ 2,9 mil millones y mantiene el déficit dentro de la meta fiscal

El viernes 22, el Ministerio de Planificación anunció la asignación de R$ 2,9 mil millones en el presupuesto, con el objetivo de evitar superar el límite de gasto en el nuevo marco financiero. El valor, informado en la primera evaluación quincenal de los ingresos y gastos gubernamentales en 2024, representa solo el 1,42% del gasto discrecional total del ejecutivo para el año.

Las expectativas para el resultado inicial (equilibrio entre ingresos y gastos, excluidos los intereses de la deuda) estaban dentro del objetivo de déficit cero, lo que fue confirmado por el equipo económico. El gobierno proyectó un saldo negativo de R$ 9,3 mil millones, equivalente al 0,1% del PIB, frente al superávit estimado de R$ 9,1 mil millones contenido en el proyecto de presupuesto. Pero el resultado se mantiene dentro del marco de tolerancia de 0,25 puntos porcentuales del PIB (más o menos), lo que permite un déficit de R$ 28,8 mil millones.

Al presentar las cifras, el ministro de Presupuesto, Paulo Bigos, afirmó que la expectativa actual sobre el resultado preliminar es una indicación de que «las cuentas públicas están bajo control», pero eso «no significa una situación cómoda». «Al contrario: esta situación conlleva una señal amarilla de que es necesario seguir con mucha atención para mantener el tipo de cambio dentro del rango de volatilidad aceptable», dijo. «Esto significa que debemos estar atentos a la hora de revisar y monitorear el gasto, lo que involucra a todas las fuerzas».

El objetivo de déficit cero creó una división dentro del gobierno, con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y miembros del llamado ala política abogando por una revisión de la cifra y un aumento del gasto. Por otro lado, está el ministro de Finanzas, Fernando Haddad, para quien mantener el objetivo es una señal importante de que el gobierno hará un esfuerzo por equilibrar sus cuentas.

En el mercado financiero todavía hay expectativas de que el objetivo se revise, quizás en la segunda mitad del año. «Ya no tenemos una regla financiera impuesta: hemos retrocedido al período anterior al 2000, cuando se publicó la LRF (Ley de Responsabilidad Financiera)», dijo el cofundador de Oriz Partners, Carlos Cawal. El ex Tesorero dice que sin una prohibición de gastos a principios de año, el gobierno no tendrá espacio para responder a posibles frustraciones en el lado de los ingresos.

Para Sergio Valle, economista jefe de MP Associates, las cifras del informe son más realistas que las últimas valoraciones del gobierno, reconociendo que habrá déficit primario en 2024. Sin embargo, queda por ver si esta sensación de realismo se mantendrá. Añadió que el déficit continuaría si los ingresos se redujeran, esperando un déficit del 0,6% del PIB.

Y agregó: «La creciente incertidumbre crecerá respecto al próximo año, porque no lograremos las inusuales ganancias en ingresos que veremos en 2024, que será un año electoral, es decir, con presión sobre el gobierno para aumentar el gasto». .

Haddad, que ayer tenía agenda en São Paulo, consideró «bueno» el resultado del informe bimestral y reiteró que el Gobierno se esfuerza por entablar un diálogo entre los tres poderes con el objetivo de equilibrar las cuentas públicas, que conducirá a aliviar los riesgos financieros.

pensión

El desembolso previsto para la seguridad social, principal gasto del gobierno, aumentó de R$ 908,7 mil millones para R$ 914,2 mil millones en este primer informe bimestral. Sin embargo, los expertos en cuentas públicas advierten de que estas partidas aún están infravaloradas y deberán revisarse de nuevo en próximas revalorizaciones.

El gasto obligatorio está bajo la presión de las prestaciones de la seguridad social, y la congelación de los recursos presupuestarios ha sido mayor debido a las revisiones del INSS, que, según las proyecciones del gobierno, deberían generar ahorros de alrededor de R$ 10 mil millones (más información en la página B2).

En cuanto a las medidas tributarias aprobadas por el Congreso en 2023, el gobierno prácticamente mantuvo la previsión de ingresos para ese año (de R$ 167,6 mil millones a R$ 168,3 mil millones), pero con importantes cambios en su composición, incluida la puesta a cero de dos partidas, en el Estado. de cambio en la tributación de los intereses sobre el patrimonio.

Incertidumbre

Pese al resultado bimestral dentro del rango meta, persisten una serie de incertidumbres en el frente de las cuentas públicas, que tocarán las puertas del gobierno en los próximos meses.

La principal incertidumbre es la medida temporal que cancela el Programa de Reanudación del Sector de Emergencia (PERS). El texto también elimina las prestaciones de seguridad social para los municipios y fija límites a la compensación del impuesto de sociedades. Es decir, hay tres medidas, aunque aún vigentes, que permiten al gobierno prever mayores ingresos este año.

El problema es que el mandatario nació rodeado de polémica, y estará en el candelero a partir de 2023, sin la atención del Congreso. Por tanto, su supervivencia debe ser breve, suficiente sólo para el alivio financiero en este primer informe, ya que el Gobierno enviará proyectos de ley sobre estos temas al Congreso.

La prueba de ello es que el gobierno ya tuvo que dar marcha atrás en el aumento del impuesto sobre la nómina en 17 sectores de la economía, que también se esperaba en el mismo diputado, pero que fue cancelado por presiones de parlamentarios y empresarios – y ahora será reconsiderado. – Se discutió a través del proyecto de ley.

La lista de dudas sigue compuesta por el veto del presidente Lula a las enmiendas de la comisión por valor de R$ 5,6 mil millones, objeto de fuertes críticas por parte de los parlamentarios. (Colaboraron Mariana Gualter y Cicero Cotrim)

Información del periódico Estado de San Pablo.