abril 16, 2024

“El fin de la deflación”: por qué Japón ya no es el último país con tipos de interés negativos en el mundo |  Economía

“El fin de la deflación”: por qué Japón ya no es el último país con tipos de interés negativos en el mundo | Economía

Evitar la caída de los precios, es decir, la deflación, ha sido durante mucho tiempo un objetivo difícil para los responsables de la economía japonesa – Imagen: Getty Images

contiene inflación económica Ha sido la obsesión de los gobiernos de todo el mundo durante al menos los últimos dos años. Pero durante todo este tiempo hubo una excepción: Japón.

Mientras los bancos centrales de todo el mundo aumentaron las tasas de interés para contener el aumento de los precios y su impacto en el poder adquisitivo y las condiciones de vida de las personas, el Banco de Japón mantuvo tasas de interés negativas en un intento de lograr exactamente lo contrario: Provocó un aumento de precios en el país..

Por esta razón, Japón fue el último país en un mundo inflacionario en mantener tasas de interés negativas; Es decir, bajo cero. Hasta esta semana.

El martes (19/03), el Banco de Japón anunció un aumento de los tipos de interés oficiales del -0,1% a entre el 0% y el 0,1%. Un pequeño cambio, pero que supone traspasar los límites de los tipos positivos.

La excepción japonesa, que ahora toca a su fin, fue resultado de los esfuerzos de la autoridad monetaria por estimular la economía, perjudicada durante años por el contexto de crisis. Bajo crecimiento Esto se reflejó en la continua caída de los precios, entre otros indicadores.

El objetivo de los tipos de interés negativos era fomentar el movimiento de dinero – Imagen: EPA

El consenso entre los economistas es que, en una economía sana, los precios no deberían bajar, sino aumentar moderadamente.

Los principales bancos centrales del mundo pretenden aumentar las tasas de inflación a tasas de alrededor del 2% anual.

Pero evitar que los precios caigan ha sido durante mucho tiempo un objetivo difícil para quienes están a cargo de la economía japonesa.

“Japón era uno de los pocos países [países] que han experimentado tasas de interés negativas; Otros [autoridades monetárias] “Los que recurrieron a él, como el Banco de Inglaterra o el Banco Central Europeo, lo abandonaron hace mucho tiempo”, explica Ken Kuttner, economista japonés de la Universidad de Massachusetts (EE.UU.), en una entrevista con BBC News Mundo (Servicio en idioma español de la BBC).

Abandonar la política «ultra acomodaticia» del Banco de Japón, de la cual los tipos de interés negativos fueron una de sus herramientas más importantes, representa un punto de inflexión para la tercera economía del mundo, que ahora está entrando en una nueva fase.

Los precios están subiendo en Japón después de muchos años de caídas – Imagen: Getty Images

¿Cómo funcionan las tasas de interés negativas?

El objetivo es incentivar el movimiento de dinero, favoreciendo la inversión y el consumo en detrimento del ahorro.

Aunque esta medida no se aplicó en la práctica a los ahorros de los japoneses comunes y corrientes, afectó a los bancos y otras entidades financieras, que fueron penalizadas si no movilizaban sus recursos ofreciendo créditos, inversiones y gastos.

Abandonar la política “ultra flexible” marca un punto de inflexión para la tercera economía más grande del mundo – Imagen: Reuters

¿Por qué se están abandonando ahora los tipos de interés negativos?

La inflación mundial ha aumentado constantemente en los últimos años.

La subida de precios se ha visto afectada por la inyección de fondos públicos con la que los gobiernos de todo el mundo han intentado ayudar a familias y empresas durante la pandemia de Covid-19.

Otro factor son los problemas en las cadenas de suministro de bienes estratégicos como el petróleo y los cereales, que se han agravado desde principios de 2022 con el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Aunque los efectos han sido más lentos y suaves en Japón dadas las características de su economía, el banco central del país ha estado señalando desde hace algún tiempo que un aumento de las tasas de interés es inminente.

Kazuo Ueda, gobernador del Banco de Japón, insistió en la necesidad de lograr un «círculo virtuoso» en el que los aumentos de precios vayan acompañados de aumentos salariales.

Después de un largo período de deflación, los precios en Japón han estado subiendo durante más de un año por encima del objetivo del 2% anual, lo que ha alentado a las empresas japonesas a aceptar aumentos salariales de alrededor del 5% en los convenios colectivos de este año.

En la misma línea, las expectativas de crecimiento del PIB se han revisado al alza, y un informe reciente del Fondo Monetario Internacional indicó que la inflación en Japón se debe ahora al aumento de la demanda, lo que es especialmente alentador cuando se trata de consumidores habituales. Reacio a gastar como lo hacen los japoneses.

Todo esto hizo que los funcionarios del Banco de Japón se convencieran de que el «círculo virtuoso» de Ueda se había «vuelto más sólido» y decidieran cruzar finalmente el umbral del tipo de interés cero.

Las negociaciones salariales aprobadas son uno de los factores detrás del aumento de las tasas de interés – Imagen: Getty Images

La decisión y el momento en que se adoptó revelan las peculiaridades de la economía japonesa.

Según Kutner, “Japón tardó mucho más que otros países industrializados en poner fin a las políticas expansionistas que siguieron a la pandemia, en parte porque el Banco de Japón ya había intentado endurecer su política monetaria ultralaxa a principios de la década de 2000 y en 2006, y luego En 2006, en ambas ocasiones fue un error que tuvieron que corregir rápidamente”.

“Creo que esta vez querían asegurarse antes de empezar a subir los tipos de interés”, afirma el experto.

¿Por qué se adoptaron tasas de interés negativas?

Fue la Gran Recesión que azotó al mundo en 2008 la que impulsó a los responsables de las políticas económicas de todo el mundo a empezar a considerar una medida tan inusual y extrema como la implementación de tasas de interés negativas.

En ese momento se creía que fomentar el movimiento de fondos e inversiones contribuiría al crecimiento de las economías avanzadas que habían entrado en una etapa de contracción y recesión.

De modo que el Banco Central Europeo, que gobierna el euro, el Banco de Inglaterra, el Banco de Suecia y algunos otros bancos han fijado tipos de interés por debajo de cero, algo que habría sido difícil de imaginar antes de la crisis.

Uno de los efectos de los tipos de interés negativos fue la caída del valor del yen, la moneda japonesa. Imagen: Getty Images

En Japón, las tasas de interés solo entraron en territorio negativo en 2016, pero las razones del débil o nulo crecimiento de su economía y de la persistente y dañina deflación se remontan a antes de la crisis.

El país perdió gran parte del dinamismo que lo caracterizó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue testigo de un desarrollo industrial y tecnológico radical.

A partir de los años 1990 comenzó a sufrir una especie de anemia económica, que los expertos atribuyen a varios factores.

A la luz del grave envejecimiento de la población y el interés de las empresas japonesas por el ahorro en lugar del consumo, las empresas japonesas se vieron obligadas a competir en una espiral constante de precios bajos que socavaba su capacidad de generar beneficios y, por tanto, inversiones.

Esta fue la tendencia hasta 2013, cuando el entonces Primer Ministro Shinzo Abe lanzó un ambicioso programa para estimular la economía y el banco central comenzó a lanzar un “paquete de estímulo”, el más notable de los cuales fue reducir las tasas de interés. Intereses y compra de bonos emitidos por el gobierno.

¿Qué resultados han proporcionado las tasas de interés negativas para Japón?

Una revisión de los artículos académicos publicados sobre el tema no lleva a una conclusión definitiva, ni siquiera en el caso de Japón, donde lleva vigente más tiempo que en cualquier otro lugar del mundo.

La mayoría de los expertos coinciden en que estas medidas por sí solas no fueron suficientes para aumentar el crecimiento económico, que era el objetivo prioritario cuando se crearon.

Los efectos evidentes fueron la depreciación del yen, la moneda japonesa, que permitió al país reducir sus exportaciones y aumentar su competitividad, y menores costes de financiación para el Estado, que pagaba menos intereses por la deuda que emitía.

Pero, del mismo modo, la debilidad del yen afectó negativamente al poder adquisitivo de los hogares y las empresas japonesas.

El jefe del Banco de Japón indicó que mantendrá una política pro crecimiento – Imagen: Getty Images

¿Cuál será el impacto del abandono de las tasas de interés negativas en Japón?

Siempre que los tipos de interés suben en cualquier economía, hay ganadores y perdedores.

En Japón, el gobierno enfrentará costos más altos para pagar sus deudas, mientras que quienes pagan hipotecas verán mayores intereses sobre los préstamos.

Si bien los bancos obtendrán más beneficios de los préstamos que concedan, las empresas y los hogares tendrán más dificultades para acceder a ellos.

En cualquier caso, la reacción moderada de la mayoría de analistas y mercados ante el anuncio de la subida de tipos hace creer que no tendrá efectos drásticos o exagerados sobre la economía.

No debemos olvidar que, aunque los tipos de interés ya no son negativos, siguen en cero o muy cerca de cero, y el Banco de Japón ha dado señales de que continuará con su política de apoyo al crecimiento económico.

Nadie cree que el Banco de Japón vaya a emprender un camino sostenido para aumentar las tasas de interés, como lo hizo la Reserva Federal (el banco central de Estados Unidos) para contener los precios y el sobrecalentamiento económico de Estados Unidos.

Esto se debe a la preocupación por la posibilidad de que la economía japonesa vuelva a sufrir sus males más endémicos: la deflación y la falta de crecimiento.

Como señala Kutner: “Los años de deflación parecen haber quedado atrás, pero no podemos olvidar que muchos años han sido así”, una conclusión que los funcionarios del Banco de Japón parecen compartir.