febrero 23, 2024

El estado de Nueva York prohíbe el uso de estufas y hornos de gas natural en edificios

El estado de Nueva York prohíbe el uso de estufas y hornos de gas natural en edificios

El martes pasado (2), el parlamento del estado de Nueva York en los Estados Unidos aprobó una resolución que prohíbe el uso de hornos y estufas de gas en los nuevos edificios que ya existen o se construirán en el futuro en su territorio.

La medida fue anunciada junto con la aprobación del presupuesto estatal y ha sido una demanda de larga data de los activistas proambientales que han presionado a la gobernadora Kathy Hochul y a los legisladores de Nueva York.

Tanto el gobernador como la mayoría de los miembros de la Cámara y el Senado de Nueva York pertenecen al Partido Demócrata, más proclive a tomar medidas similares a las ahora adoptadas.

Además de prohibir el uso de gas en los hogares, la nueva ley fomenta el uso de alternativas supuestamente ambientales para reemplazar los combustibles fósiles tanto en la cocina, el calentamiento de agua y los entornos domésticos.

Las nuevas reglas deben implementarse en edificios de hasta siete pisos para 2026. Mientras tanto, los edificios de más de siete pisos deben cumplir para 2029.

A pesar de ser de amplio alcance, la medida exime de su cumplimiento a grandes edificios comerciales e industriales, como comercios, hospitales, lavanderías y restaurantes.

Nueva York es el primer estado en aprobar tal ley. Anteriormente, solo las ciudades habían promulgado medidas similares, como fue el caso de Berkeley, San Francisco y Nueva York, la capital del estado.

Motivos de la nueva ley

Según encuestas realizadas por ambientalistas en Estados Unidos, el uso de gas natural en estufas y hornos en Nueva York tendría implicaciones en el clima del planeta.

READ  El diputado derechista no vota, el gobierno socialista español logra salvar la reforma laboral

Según estos estudios, el metano, utilizado para cocinar, calentar la casa y calentar el agua, es 80 veces más dañino que el dióxido de carbono en términos de crear un efecto invernadero.

Por ello, los especialistas del clima han alertado sobre la necesidad de reducir las emisiones de gas natural en viviendas y espacios comerciales. Además, se cree que el metano y otros gases pueden causar enfermedades respiratorias graves como asma y bronquitis.

Asimismo, según los especialistas, la vivienda concentra el 32% de todas las emisiones de gas natural a la atmósfera, mientras que el 68% restante se emite por otras vías.

que dicen las autoridades

Antes de que se aprobara la nueva ley en Nueva York, el comisionado de seguridad de productos para el consumidor de EE. UU., Richard Trumka Jr., hizo fuertes comentarios en contra del uso de gas natural en los hogares. Según Trumka Jr. Se deben prohibir las estufas y hornos a gas ya que provocan enfermedades respiratorias en la población.

Por otro lado, el comisario subrayó que no invita a los reguladores a “entrar en la casa de nadie y llevarse cosas que ya están ahí”, en referencia a la posibilidad de una obligación obligatoria de disponer de los equipos.

La vocera de la gobernadora Kathy Hochul, Katie Zielinski, dio a conocer la opinión del gobierno estatal sobre la nueva medida. «ella [a medida] Protegerá a nuestras familias y residentes, mientras coloca a Nueva York en el camino hacia un futuro más limpio y saludable”, dijo la portavoz en un comunicado.

Por otro lado, algunos miembros de la industria del gas natural de América del Norte ven con preocupación la nueva medida. Para Karen Harbert, presidenta y directora ejecutiva de la American Gas Association, la nueva ley podría dificultar la vida de los más pobres.

READ  Entender qué es el G20 | Globalismo

“Cualquier esfuerzo por prohibir el gas natural podría aumentar los costos para los consumidores, poner en peligro el progreso ambiental y privar a las poblaciones desfavorecidas de energía asequible”, dijo.

Si bien las estufas y hornos a gas están prohibidos en Nueva York, en al menos seis estados controlados por el Partido Republicano, de orientación liberal conservadora, se ha promulgado la llamada «Ley de Preferencia», según la cual los residentes pueden elegir entre utilizar gas natural . Gas u otras fuentes de energía para cocinar y calentar.