enero 26, 2023

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El aislamiento de Putin crece a medida que aumentan sus reveses en Ucrania; Lee la reseña

cuándo el presidente ruso vladimir putin Visitar MinskLa semana antepasada, para discutir la profundización de la relación entre Rusia Y el BielorrusiaUna broma sarcástica de su anfitrión, el presidente de Bielorrusia, Alejandro Lukashenko, suena muy correcto sonando. «Ambos somos atacantes, las personas más dañinas y envenenadas del planeta. Solo tenemos una duda: ¿quién es el más grande? Eso es todo».

A medida que Putin se acerca al nuevo año, el 23 aniversario de su llegada al poder como el actual presidente de Rusia, parece más aislado que nunca.

mas que 300 días de guerra brutal contra Ucrania Destruyó décadas de lazos económicos cuidadosamente cultivados por Rusia con Occidente, convirtiendo al país en un estado paria, mientras que los esfuerzos del Kremlin para reemplazar esos lazos con una cooperación más estrecha con Occidente. India Y el Porcelana Parece estar enfrentando más y más dificultades a medida que continúa la guerra.

Una ciudadana de Zubrizhia, Ucrania, lleva sus pertenencias después de que un misil ruso destruyera su casa. tomar foto: Andriy Andriyenko/AP – 1 de enero de 2023

Putin, quien comenzó su carrera como agente de la KGB soviética, siempre ha sido duro con las relaciones, confiando solo en un círculo cercano de viejos amigos y confidentes, mientras que aparentemente nunca confió en nadie ni en sí mismo. Los líderes empresariales, funcionarios y analistas rusos dijeron en una entrevista que ahora está surgiendo una nueva brecha entre Putin y gran parte de la élite rusa.

Un funcionario ruso con estrechos vínculos con los círculos diplomáticos, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, dijo que Putin «siente que ha perdido a sus amigos». «Lukashenko es la única persona que puede visitarlo seriamente. Todos lo ven solo cuando es necesario».

Incluso cuando Putin reunió a los líderes de las ex repúblicas soviéticas para una cumbre informal en San Petersburgo la semana pasada, la autoridad del Kremlin se está desvaneciendo en toda la región. Putin habló con el presidente chino, Xi Jinpinga través de video, el viernes por la mañana, en un intento de establecer relaciones entre Rusia y China. Si bien Xi dijo que estaba dispuesto a mejorar la cooperación estratégica, reconoció la «situación internacional altamente compleja y polémica». en septiembre, Xi dejó claras sus «preocupaciones» sobre la guerra.

primer ministro indio, Narendra Modiescribió un artículo este mes para el influyente periódico ruso Kommersant Pide el fin de los «tiempos de guerra». “Leímos todo esto y lo entendemos, y creo que él (Putin) lo ha leído y lo entiende también”, dijo el funcionario estatal.

Incluso el Papa, que al comienzo de la guerra parecía reacio a aceptar los puntos de vista del Kremlin, este mes comparó la guerra en Ucrania con el genocidio nazi de judíos.

El escepticismo está creciendo entre las élites rusas sobre las tácticas de Putin para 2023 después de las humillantes retiradas militares de Rusia este otoño. Está surgiendo una división entre la élite que apoya a Putin para que detenga la ofensiva militar y aquellos que creen que debería intensificar aún más el conflicto, dicen un funcionario estatal y Tatiana Stanovia, miembro principal de Carnegie Endowment for International Peace.

A pesar del frenesí propagandístico de fin de año, en el que Putin apareció en televisión en reuniones cuidadosamente coreografiadas con militares de alto rango y altos funcionarios del complejo militar-industrial, así como en una sesión de preguntas y respuestas con un grupo selecto de leales periodistas, miembros de la élite rusa entrevistada por The Washington Post dijo: No pueden predecir lo que podría suceder en 2023 y dudan de que el propio Putin sepa cómo actuar.

“Hay una enorme frustración entre las personas que lo rodean”, dijo un multimillonario ruso en contacto con altos funcionarios. «Obviamente no sabía qué hacer».

El presidente chino Xi Jinping (derecha) y el presidente ruso Vladimir Putin (izquierda) durante una reunión virtual para discutir la cooperación bilateral.
El presidente chino Xi Jinping (derecha) y el presidente ruso Vladimir Putin (izquierda) durante una reunión virtual para discutir la cooperación bilateral.

Continúa después del anuncio.

El funcionario ruso dijo que el único plan de Putin parecía depender de «intentos constantes de obligar a Occidente y Ucrania a iniciar negociaciones (de paz)» mediante ataques aéreos contra infraestructura crítica de Ucrania y otras amenazas. Putin repitió la táctica el día de Navidad, declarando que estaba abierto a las conversaciones de paz a pesar de que Rusia lanzó otro ataque masivo con misiles unos días después el jueves, cortando la electricidad en varias regiones. Pero Putin está dispuesto a negociar «solo en sus términos», dijo el funcionario.

El multimillonario, funcionario estatal y muchos analistas han señalado el aplazamiento del discurso anual sobre el estado de la nación de Putin, cuando el presidente ruso suele exponer sus planes para el año, y la cancelación de su maratón anual de prensa como prueba del aislamiento de Putin y un intento de protegerlo de un cuestionamiento directo, ya que no tiene una hoja de ruta por delante.

La conferencia de prensa, en particular, podría haber sido tensa, ya que cientos de periodistas de regiones remotas de Rusia, desproporcionadamente afectados por las bajas de guerra y la reciente movilización parcial, acuden a Moscú para el evento.

Debe haber un plan en el discurso. Pero no hay ningún plan. Creo que no saben qué decir «. Está aislado, por supuesto. Pero de todos modos, no le gusta mucho hablar con la gente. Tiene un círculo muy estrecho, que ahora es aún más pequeño «.

En una sesión de preguntas y respuestas con algunos periodistas, Putin respondió a las acusaciones de que su discurso ante el parlamento se había retrasado. Dijo que había abordado temas importantes en los últimos plenos y que «es complicado para mí y para el gobierno volver a resumirlo todo en un discurso oficial sin repetirme».

Pero su comentario en tiempos de guerra carecía de detalles. Putin no llegó a decir que las condiciones en los cuatro territorios ucranianos que afirma haber anexado ilegalmente son «muy difíciles» y que su gobierno intentará poner fin al conflicto. «Cuanto más rápido, mejor.»

Putin volvió a intentar culpar a Estados Unidos y la OTAN por prolongar la guerra, en lo que parecía ser una admisión tácita de que había perdido el control del proceso. El funcionario estatal dijo: «¿Cómo puede decirnos que todo va según lo planeado cuando ya estamos en el décimo mes de una guerra que nos dijeron que solo duraría unos días?»

Continúa después del anuncio.

Stanovaya dijo que Putin parecía exhausto en su última aparición. Incluso si tuviera un plan de acción secreto, dijo el investigador, la mayoría de la élite rusa perdería la fe en él.

«Es una figura que, a los ojos de la élite, parece incapaz de responder preguntas», dijo. «La élite no sabe qué creer y tiene miedo de pensar en el mañana».

“En gran medida, existe la sensación de que no hay salida, que la situación es irreparable”, continuó Stanofia, “que dependen completamente de una persona y que es imposible influir en nada”.

Alexandra Prokopenko, exasesora del Banco Central de Rusia que renunció y abandonó Rusia en las primeras semanas después de que comenzara la invasión, dijo en una entrevista que sus antiguos colegas «tratan de no ver la guerra en términos de ganadores y perdedores. Pero saben que no hay una buena salida para Rusia en este momento».

«Hay una sensación de que no estamos en condiciones de lograr los objetivos de la política que se impulsó originalmente», dijo el funcionario estatal. «Esto está claro para todos». Pero dijo que nadie sabe cuánta derrota puede soportar Rusia antes de que sus líderes crean que su existencia está en peligro.

Al subrayar aún más la creciente distancia entre el presidente y la élite empresarial, Putin también canceló su reunión anual de Nochevieja con multimillonarios rusos, citando oficialmente el riesgo de contagio.

Con tantos signos de interrogación sobre los acontecimientos de este año, han surgido dos bandos dentro de la élite: «los pragmáticos, que consideran que Rusia ha cargado con el peso de una guerra que no puede permitirse y que debe terminar». Stanovia dijo, los que apoyan la escalada.

Continúa después del anuncio.

Los partidarios de la escalada incluyen a Yevgeny Prigozhin, un aliado de Putin que lidera el grupo mercenario de Wagner y continúa criticando abierta y duramente al liderazgo militar de Rusia.

La creciente división pone a Putin en otro riesgo este año, el último antes de las elecciones presidenciales de 2024. Aunque las encuestas recientes muestran que Putin conserva el apoyo de la gran mayoría de la población, que aún acepta la propaganda del Kremlin, la percepción es omnipresente entre las élites de que las cosas podría empeorar este año.

«No sabemos qué pasará en el futuro», dijo un veterano de los círculos diplomáticos rusos, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias. Podría haber una nueva ola de movilización. La situación económica de 2023 comenzará a deteriorarse más gravemente.

Sergey Markov, un enérgico exasesor del Kremlin que sigue en contacto con el personal de Putin, dijo que estaba claro que Putin aún no tenía respuesta a la pregunta clave que se le planteó. «Hay dos caminos posibles», dijo Markov. “La primera es que el ejército siga luchando mientras el resto de la sociedad vive una vida normal, como sucedió en 2022. La segunda forma es como cuando Rusia pasó por la Segunda Guerra Mundial y todos los recursos fueron hacia la victoria, y hubo una gran movilización de la sociedad y de la economía”.

También existen dudas ineludibles sobre las flagrantes deficiencias del ejército ruso, que se han hecho evidentes en los últimos meses, incluida su aparente incapacidad para entrenar y equipar adecuadamente a los 300.000 reclutas desplegados en otoño.

«El hecho es que estos 300.000 movilizados simplemente no tienen suficientes armas», dijo Markov. ¿Cuándo obtendrán tecnología militar? Putin tampoco tiene una respuesta para esta pregunta.

Según Markov, partidario de la escalada, surgieron sospechas en India y China porque Putin no ganó lo suficientemente rápido. Él dijo: «Dicen en secreto, gana rápido, pero si no puedes ganar, no podemos construir buenas relaciones contigo». «Debes ganar o admitir la derrota. Sobre todo, necesitamos que la guerra termine lo antes posible».

Continúa después del anuncio.

Otros dicen que la razón de las frías relaciones con los líderes de India y China es que claramente están más preocupados por una mayor escalada. “Escuchamos que hay preocupaciones sobre la posibilidad de una escalada al nivel nuclear”, dijo el veterano de los círculos diplomáticos rusos. “Y aquí, me parece, todos han dicho muy claro que esto es muy indeseable y peligroso”.

Dentro de Rusia, de vez en cuando, los miembros de la élite de tendencia liberal expresan una creciente preocupación.

En una entrevista, la semana pasada, con el periódico ruso RBK, Mikhail Zadornov, presidente de Otkritie Bank, uno de los bancos más grandes de Rusia, y quien se desempeñó como ministro de finanzas de 1997 a 1999, señaló que Rusia estaba perdiendo mercados en Occidente que había construido desde los soviéticos. «Durante 50 años, el mercado y las relaciones intereconómicas se han construido. Ahora serán destruidos durante décadas», dijo Zadornov.

En general, el multimillonario ruso dijo que los miembros de la élite económica rusa «son conscientes de que esto no terminará bien». Los miembros de la élite rusa, incluidas muchas personas sancionadas, observan con horror, dijo Prokopenko, exfuncionario del banco central. «Todo lo que construyeron se ha derrumbado por nada». / Traducción de Guilherme Rousseau

READ  Presidente repite fake news sobre covid