julio 13, 2024

Conoce 7 errores en el dormitorio que perjudican tu salud

Conoce 7 errores en el dormitorio que perjudican tu salud

FreePik

Es un error no utilizar protectores en colchones o almohadas

En los hogares acecha un enemigo dispuesto a causar problemas de salud: desde las alergias, como la rinitis, que desencadena los síntomas del asma, hasta la dermatitis atópica y la neumonía. Esto es humedad: la cantidad de agua que hay en el medio ambiente que nos rodea.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un nivel de humedad ideal entre el 50 y el 60%, pero esto es difícil de lograr, debido a algunos hábitos existentes, como:

1. Utiliza humidificadores ambientales

Nuestra abuela siempre decía: «Deja la ventana abierta, porque cuanto más aire entre, mejor será tu salud». Lo que quiso decir fue: cuanto más seco es el medio ambiente, más saludable es. Técnicamente, el aire de la habitación debería cambiarse seis veces por hora. Esto se consigue dejando ventanas y puertas abiertas (calado).

Los humidificadores ambientales (así como los recipientes con agua o toallas mojadas) suenan muy bien, pero no tienen un «interruptor» que pueda apagar este dispositivo cuando la humedad ambiental alcanza el 60%. Por el contrario, continúa su función elevando esta humedad a niveles superiores al 70%, lo que sirve como una especie de catalizador para la reproducción de los ácaros.

Compuesto por aproximadamente un 85 % de escamas de piel humana, el polvo doméstico, combinado con más del 70 % de humedad, es un verdadero festín para los ácaros del polvo. Estos producirán bellotas fecales que serán responsables de posibles afecciones alérgicas como rinitis, desencadenante del asma y dermatitis atópica, además de favorecer la aparición de mohos cuyas esporas, además de procesos alérgicos, pueden destruir sustancias y provocar micosis pulmonar.

READ  Casos confirmados de Covid crecen 50 veces en JF

Debemos dar preferencia a los deshumidificadores ambientales que eliminan la humedad ambiental.

2. Haz tu cama al despertar

Cada día perdemos unos 2,4 litros de agua (excrementos, sudor, respiración). Una gran parte está en la cama por la noche. Si hacemos la cama al despertar, dificultaremos que el colchón se evapore (se seque), facilitando la vida a los ácaros del polvo. Debemos ordenar la habitación aproximadamente una o dos horas después de despertarnos y ventilarla.

3. Usa la almohada por más de dos años.

Una almohada de dos años contiene aproximadamente un tercio de ácaros del polvo vivos, ácaros muertos y heces de ácaros del polvo. Debe cambiarse cada dos años. Evite llevarlo de viaje, no se debe lavar y se debe dar preferencia a las almohadas de látex.

4. Utiliza perfumes “perfumados” en los colchones

Estos perfumes «perfumados» contienen un gran porcentaje de agua, lo que aumenta la humedad local, facilitando la vida de los ácaros del polvo y el moho.

5. Coloca la almohada al sol.

Al colocar la almohadilla al sol (una práctica muy común), calentamos la zona exterior, y en el interior la temperatura es ideal para que las polillas se apareen. Al exponerlo al sol, en realidad estamos creando un auténtico “hotel” para los ácaros del polvo. Colóquelo en un lugar bien ventilado y sombreado.

6. En habitaciones para alérgicos no está bien utilizar alfombras o moquetas

Las alfombras y tapetes, incluso cuando se limpian y aspiran, contienen una gran cantidad de polvo, lo que puede provocar todos los problemas descritos anteriormente.

7. Es un error no utilizar protectores en colchones o almohadas

Los protectores de colchones y almohadas, como las bolsas con cremallera, están hechos de algodón por fuera e impermeables por dentro para impedir el paso del sudor, la orina o incluso el vómito. Se debe cambiar semanalmente. Un colchón con protector dura una media de 7 años, sin necesitar ningún tipo de limpieza.

READ  Para tu corazón, ni siquiera el ejercicio puede compensar el consumo de refrescos