abril 20, 2024

Con el G20, Blinken y Lavrov, Brasil tiene una posición global muy fuerte

Con el G20, Blinken y Lavrov, Brasil tiene una posición global muy fuerte

Publicado el: 25 de febrero de 2024 a las 11:09

Las fotos hablan por sí mismas. Durante dos días consecutivos, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva recibió al secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, y al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dos de los países con mayor peso geopolítico del planeta.

No se trataron de visitas de cortesía, como las que suelen tener lugar entre representantes de países amigos, sino de reuniones de trabajo y negociaciones intensas con interlocutores que gozaban de autoridad e independencia. Se analizan en detalle los procesos de dos conflictos actualmente graves: el genocidio llevado a cabo por Israel en la Franja de Gaza y el conflicto en Ucrania, que ya cumple dos años.

Lula acababa de regresar de un viaje a Egipto y de la 37ª cumbre de la Unión Africana, donde fue el único participante de fuera del continente invitado a hablar.

En el marco de este encuentro, en Addis Abeba, Lula emitió la histórica declaración que colocó al país a la vanguardia mundial en la crítica a la masacre genocida cometida por Israel en la Franja de Gaza.

Lula tuvo el coraje y la perspicacia de condenar la masacre de personas inocentes en la Franja de Gaza. Criticó el sufrimiento al que fueron sometidos los judíos bajo la máquina de muerte nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Planteó la pregunta que muchos se hacen en silencio: ¿Cómo puede un pueblo que ha sufrido tanto infligir tanto sufrimiento a otro?

El hecho de que la reacción israelí fuera inmediata, moderada y discreta atestigua la precisión quirúrgica que caracterizó la manifestación del presidente brasileño. Lula recibió un abierto apoyo internacional así como un elocuente silencio de solidaridad. La diplomacia brasileña respondió y rechazó el extremismo israelí. Incluso Blinken, a pesar de su oposición, tuvo que reconocer la legitimidad y supremacía de la posición brasileña. El cordial encuentro, y la cautela mostrada en sus expresiones de desacuerdo con Lula, fueron resultado del reconocimiento indiscutible del peso de Brasil en el escenario geopolítico.

El respeto, de hecho, se ganó a pesar de la vergonzosa oposición de las élites brasileñas y sus medios periodísticos, que se oponen a cualquier posición brasileña que se desvíe del evangelio que emana de la potencia hegemónica, Estados Unidos, y su aliado extremista, Israel.

Esta cobertura mediática proporcionó un espectáculo vergonzoso de la avaricia del imperio. Terminó confundida y humillada cuando su sol más alto, el Ministerio de Relaciones Exteriores, alrededor del cual gravitaba, vio la legitimidad de la posición de Lula.

Así, Brasil asumió el liderazgo más claro, fuera del mundo árabe, al rechazar la “tortura televisada” impuesta a los palestinos por el régimen israelí.

Al hablar con sinceridad y sin miedo, Lula despojó a Israel del tabú de la inmunidad.

No debemos ignorar que el juego cada vez más peligroso que Brasil está jugando en el escenario global se produce en un contexto de cambios bruscos en el equilibrio de poder, que permean los conflictos en Europa y Palestina.

Los BRICS, identificados a través de Lula, hoy ya poseen la misma porción de alrededor del 30% de la riqueza global que el anteriormente inaccesible club del G7. Hace dos décadas, el G7 tenía el 42%, frente al 19% de los BRICS.

Así, la diplomacia brasileña, bajo la dirección estratégica del canciller Mauro Vieira, asciende a un mayor nivel de complejidad, ocupando los espacios abiertos de este momento de cambios geopolíticos.

En episodios sucesivos, y en señales emitidas en diversas posiciones por actores internos y externos, queda claro que el Brasil bajo Lula ocupa la posición más destacada en la historia de sus relaciones exteriores.