septiembre 28, 2022

Morelos Habla

España en España es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Bolsonaro inaugura la Asamblea General de la ONU: Brasil debe R$ 1,5 mil millones a la organización | Globalismo

El presidente y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro (PL) pronunciará el discurso de apertura el martes (20/09) en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Brasil llega al evento con una deuda con las Naciones Unidas de 306 millones de dólares estadounidenses, equivalente a 1.500 millones de reales brasileños. Los datos fueron recopilados por la entidad a pedido de BBC News Brasil. El valor no incluye deudas entre Brasil y otros organismos internacionales.

Bajo las reglas de la ONU, si un país acumula deudas iguales a dos años o más en relación con sus contribuciones regulares, puede perder su derecho a voto. Brasil realizó algunos pagos de deuda para evitar este escenario.

La pérdida de los derechos de voto de Brasil nunca ha ocurrido desde que se creó la organización en 1945. Según la oficina de prensa de las Naciones Unidas, no hay indicios de ningún cambio en los derechos de voto en Brasil en la actualidad.

Cuando fue contactado, el gobierno brasileño proporcionó varias cifras sobre la deuda y dijo que «no escatimó esfuerzos» para pagar las deudas de Brasil con las Naciones Unidas, pero afirmó que depende de complementar el presupuesto, que depende del ejecutivo y la legislatura, para poder para hacer frente a la deuda.

Bajo las reglas de la ONU, cada estado miembro debe pagar contribuciones para el funcionamiento regular de la entidad. Estos valores se calculan en base a criterios como el tamaño del PIB de cada país.

Según las normas de la ONU, un país puede perder su derecho al voto si ha acumulado deudas iguales a dos años o más. – Foto: Anna Moneymaker / Getty Images

Además de las contribuciones periódicas, los países también deben contribuir a las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Desde la creación de las Naciones Unidas, Brasil ha sido uno de los países más activos en misiones de paz en todo el mundo. En 2004, por ejemplo, dirigió la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH).

Según un relevamiento de Naciones Unidas, de los $306,7 millones que Brasil le debe a la entidad, $249 millones corresponden a deudas de Brasil con las misiones de paz de la organización acumuladas en otros años.

Otros $56,4 millones se relacionan con el monto que Brasil debe pagar en contribuciones regulares al presupuesto de la ONU.

El resto, alrededor de US$1 millón, está vinculado a las deudas de Brasil con tribunales internacionales como los establecidos para juzgar crímenes de guerra en los Balcanes y en el continente africano.

BBC News Brasil solicitó a las Naciones Unidas una lista completa de los países deudores, pero no recibió respuesta. La entidad solo informó que de los 193 estados miembros, 125 ya habían pagado sus aportes regulares a septiembre de este año.

Asimismo, según Naciones Unidas, el monto de la deuda ya incluye pagos parciales realizados por el gobierno brasileño entre mayo, junio y julio de este año.

Diplomáticos entrevistados por BBC News Brasil dicen de manera conservadora que los pagos se realizaron durante varios años como una forma de evitar que Brasil pierda su derecho a voto en la Asamblea General de la ONU.

Comparan estos pagos con pagos de crédito renovable en una tarjeta de crédito donde solo se paga un porcentaje de la deuda para evitar el incumplimiento.

Posteriormente, Itamaraty y el Ministerio de Economía presentaron diversas declaraciones sobre el valor de la deuda brasileña con las Naciones Unidas.

Itamaraty, a través de su oficina de prensa, dijo que la deuda de Brasil con la organización es de $ 296 millones, cerca de $ 10 millones menos que el monto proporcionado por las Naciones Unidas.

El ministerio dijo que las transferencias para el pago de deudas están a cargo del Ministerio de Economía.

Brasil es responsable del 2% del presupuesto regular de las Naciones Unidas. – Foto: Anna Moneymaker / Getty Images

Al ser llamado, el Ministerio de Economía dio una cifra menor: $232,6 millones.

Según los datos enviados por el ministerio, la deuda de Brasil fijada por Naciones Unidas será mayor que la registrada en septiembre de 2021, que ascendía a 255,8 millones de dólares. No obstante, el importe será inferior a la deuda registrada en años anteriores.

En 2020, la deuda de Brasil, según el ministerio, es de $352,1 millones. En 2019, fue de $ 411,6 millones. En 2018, la deuda fue de $352,1 millones.

Expertos señalan que la deuda se remonta a la época de Dilma

Expertos entrevistados por BBC News Brasil dicen que la deuda de Brasil con las Naciones Unidas comenzó a deteriorarse durante el segundo mandato de la expresidenta Dilma Rousseff (PT), pero dicen que la gestión de la deuda es un revés a la política internacional liderada por el presidente Bolsonaro.

«Si miramos los datos, podemos ver que al final del gobierno de Dilma ‘las cosas se han descarrilado’. Hay una pausa en los pagos y eso ha ido en aumento», dijo el profesor de relaciones internacionales de la federación. Universidad de Minas Gerais (UFMG) Dyson Belem López.

Para la médica en relaciones internacionales y profesora de la Escuela Superior de Guerra (ESG) del Ministerio de Defensa, Mariana Khalil, aunque no es la primera vez que Brasil se endeuda con las Naciones Unidas, la deuda actual del país con la entidad debe ser pagada. en cuenta en el contexto político del país.

“La diferencia es el contexto. Está, sin duda, el tema de la epidemia, que ha afectado financieramente a muchos países, pero también está la retórica ‘antiglobalización’ de Brasil, junto con el tema de los retrasos en los asuntos financieros. contribución, pone bajo vigilancia el compromiso del país con el sistema multilateral posterior a la Segunda Guerra Mundial”, dijo el Prof.

La “antiglobalización” es una corriente ideológica caracterizada por un cuestionamiento del sistema multilateral en el que los países operan de manera coordinada a través de organismos como las propias Naciones Unidas. En Brasil, el excanciller del gobierno de Bolsonaro, Ernesto Araujo, fue uno de los principales defensores de esta ideología.

Según el Portal de Transparencia, el gobierno ha destinado $211 millones para pagar contribuciones a las Naciones Unidas. Hasta ahora, solo se han gastado $ 33 millones de ese total.

En una nota, el Ministerio de Economía dijo que la razón de la deuda de Brasil con las Naciones Unidas fue una «asignación presupuestaria insuficiente».

Cuando se le preguntó sobre las perspectivas de liquidación de deudas, el ministerio dijo que debería haber una «cláusula adicional a la ley de presupuesto anual de liquidación de deudas».

Itamaraty, a su vez, atribuyó la deuda a «restricciones financieras» en el presupuesto federal.

“La deuda incluye montos en distintas monedas, cuyo pago, al igual que otras medidas presupuestarias, está sujeto a las restricciones financieras impuestas al presupuesto federal, dentro de los montos previstos en la ley de presupuesto anual”, dijo el ministerio en una nota enviada a la BBC. Noticias de Brasil.

Además, según Itamarati, el gobierno estaba tratando de «igualar» la religión con las Naciones Unidas.

«El gobierno brasileño no ha escatimado esfuerzos para resolver el problema de la deuda con las Naciones Unidas, en línea con el compromiso histórico del país con el sistema multilateral y la Carta de la ONU», dijo la agencia.

Se espera que Bolsonaro pronuncie el primer discurso de los jefes de Estado en el debate general de la Asamblea General de las Naciones Unidas el martes por la mañana (20/9). El discurso está programado para comenzar aproximadamente a las 9 a.m. Se espera que regrese a Brasil a última hora de la tarde.

– Este texto fue publicado en https://www.bbc.com/portuguese/brasil-62966074