abril 14, 2024

BlackRock dice que la Reserva Federal no necesita apresurarse a recortar

BlackRock dice que la Reserva Federal no necesita apresurarse a recortar

La Reserva Federal ya ha dicho que debería recortar las tasas de interés pronto, pero está en una posición privilegiada y no necesita apresurarse.

La economía estadounidense sigue creciendo por encima de las expectativas y la inflación se mantiene por encima del objetivo, pero se ha estabilizado en torno al 3%. Por lo tanto, la Reserva Federal probablemente será el último banco central importante en iniciar un ciclo de flexibilización monetaria.

«Quieren bajar las tasas de interés y ya han dicho que las bajarán, pero no necesitan bajarlas», dijo Benjamin Souza, estratega de renta fija para América Latina de BlackRock, en una conversación con el sitio web. Revista Brasil.

BlackRock, con 10 billones de dólares bajo gestión, es el mayor gestor del mundo.

Souza cree que la economía estadounidense vive un escenario «moderado», ni demasiado caliente ni demasiado frío, y esto ha animado a los inversores, ya que los índices bursátiles han registrado máximos históricos.

Dos riesgos principales para este escenario favorable son la recesión o una inflación mayor a la esperada. Pero estas amenazas no se han materializado y el aumento continúa.

Souza, que es mexicano, cree que los mercados emergentes también deben verse favorecidos y atraer más recursos de inversión. Los que más se benefician son los que saben aprovechar Proximidad – Estados Unidos y otros países occidentales buscan socios confiables fuera de China.

Los activos brasileños pueden beneficiarse del retorno de los compradores extranjeros, pero sin una calificación de “grado de inversión”, la disponibilidad de capital será restringida.

A continuación se presentan extractos clave de la conversación.

El mercado incluso tuvo en cuenta el inicio de los recortes de tipos por parte de la Reserva Federal en marzo. ¿Hubo un optimismo excesivo?

La Reserva Federal se encuentra en una posición única, porque quieren bajar las tasas de interés, han dicho que las bajarán, pero no necesitan bajarlas.

Después de un gran ciclo de aumento de las tasas de interés, generalmente hay un accidente en el camino, como una recesión, por ejemplo. Éste era el temor del mercado el año pasado, pero la economía siguió creciendo.

La economía estadounidense finalizó el cuarto trimestre del año pasado con un crecimiento superior al 3%. La Reserva Federal no tiene necesariamente prisa, ya que probablemente será el último banco central en recortar las tasas de interés.

READ  Los bancos devolverán miles de millones de reales a los brasileños, a ver si lo consigues

El mercado ha descontado seis recortes, pero la acción de la Reserva Federal ahora es moderar las expectativas, diciendo que recortará las tasas de interés, pero no tan rápido como se esperaba.

Otro mensaje importante a destacar es la velocidad de la flexibilización monetaria. Normalmente, el ritmo es muy rápido: en un plazo de 12 a 18 meses la Reserva Federal implementa todos los recortes.

Y esta vez, como no había crisis, podrían avanzar más lentamente. Pueden cortar de una vez y tomar un descanso.

Quién sabe, tal vez empiecen a cortar en junio, luego podrían hacer otro corte en septiembre, luego esperar hasta noviembre o diciembre y hacer tres cortes.

Al gestionar una cartera, ¿cuál es el impacto de que las tasas de interés estadounidenses se mantengan altas durante un período más largo?

La gente cree que los tipos de interés más bajos son generalmente algo bueno, porque reducen la tasa de descuento de los beneficios futuros y el coste financiero de las empresas y esto es positivo para los precios de las acciones.

Pero casi siempre, cuando la Reserva Federal recorta las tasas de interés, es porque ha ocurrido algún percance en la economía. Por tanto, los tipos de interés bajos pueden ser positivos o negativos al mismo tiempo.

Actualmente, vemos un caso raro. El mercado espera que el PIB crezca un 2% este año. Entonces habrá una desaceleración, pero deberíamos ver un crecimiento.

Mientras tanto, la inflación alcanzó el 3%, por encima del objetivo del 2%, pero estable. No ha habido ninguna explosión similar a la inflación de los años 1980, como se temía. Es una combinación de factores que entusiasman al mercado.

El mayor temor en el mercado era la recesión. Cuando el mercado se dio cuenta de que la economía estaba creciendo al 5%, rápidamente eliminó del escenario la posibilidad de una contracción del PIB.

Luego las acciones subieron, especialmente después de la reunión de diciembre de la Reserva Federal, lo que indicó recortes en las tasas de interés. Añadió más combustible al repunte de los mercados bursátiles estadounidenses. Los diferenciales se redujeron y las acciones subieron.

Hay riesgos en este escenario “leve”, como una inflación peor de lo esperado o una recesión. Pero estas amenazas no se materializan.

Muchos analistas y gestores afirman que Brasil todavía está demasiado barato y que los múltiplos bursátiles alcanzan valores históricamente bajos. Pero las salidas siguen siendo bajas o incluso negativas en algunos meses. ¿Cuándo Brasil volverá a obtener más recursos?

Esta es la pregunta que siempre me hacen los clientes.

READ  Caixa comienza a pagar la sexta cuota a Bolsa Família; Ver el calendario

El fuerte crecimiento en Estados Unidos es en general positivo para los mercados emergentes. El mercado más grande del mundo contribuye bien a la venta de servicios y bienes, ya sean bienes manufacturados o materias primas.

A los mercados emergentes les suele ir muy bien cuando a Estados Unidos le va bien. Lo que está sucediendo en los países emergentes es algo inusual. Estamos viendo salidas de recursos. El año pasado, nadie quería tocar los mercados emergentes. Hemos visto recuperaciones tanto en renta fija como en renta variable.

A finales de año, cuando el mercado se dio cuenta de que no había riesgo inminente de recesión en Estados Unidos, la gente empezó a volver a las acciones estadounidenses, no a los mercados emergentes.

En mi opinión, este año los inversores se darán cuenta de que el crecimiento en Estados Unidos será positivo para los mercados emergentes.

El otro punto es China, que ha tenido un desempeño muy pobre. Las acciones chinas tienen una ponderación muy alta en los índices de mercados emergentes.

Si nos fijamos en los componentes, vemos que China y otros mercados terminaron el año en máximos.

Brasil aumentó en dos dígitos, al igual que México y Polonia. India también tuvo un muy buen desempeño.

Los inversores están empezando a hacer esta distinción.

Estamos viendo un aumento de la inversión directa en países como México, debido a la sustitución de importaciones chinas. Mientras todo el mundo se distrae con Estados Unidos y trata de entender qué está haciendo la Reserva Federal, terminamos perdiendo la pista de las fuerzas positivas que emergen en otros mercados.

En Brasil, más específicamente, han surgido problemas relacionados con la interferencia del gobierno en dos de las empresas más grandes del país, Petrobras y Vale. ¿Cómo afecta esto al sentimiento de los inversores internacionales?

Este tipo de situación no se limita a Brasil. La política se ha convertido en algo muy relevante. Por eso todo el mundo presta mucha atención a todas las elecciones que tienen lugar en el mundo.

En última instancia, en mi opinión, prevalecen los fundamentos económicos.

READ  El dólar registró la mayor caída semanal desde noviembre con un ajuste global

Para Brasil, el año pasado fue muy fuerte desde el punto de vista de la IED en Brasil, aunque no fue tan bueno para las inversiones de cartera.

¿Es México un ejemplo de lo que estás hablando sobre la importancia de los fundamentos económicos sobre la política?

Sí, México es la faceta más grande de Cerca de la playa. Si no es posible hacer algo en China, México siempre será una opción obvia, debido a su ubicación geográfica: es el centro de acceso más fácil a Estados Unidos.

La infraestructura mexicana no estaba preparada para este aumento de producción. Entonces vemos que se están haciendo muchas inversiones.

Polonia es otro país que se ha beneficiado enormemente. Parte de esta transferencia llegará a Brasil y otros países latinoamericanos, especialmente aquellos que tienen acuerdos comerciales con Estados Unidos.

Los estadounidenses quieren reducir la dependencia de China y aumentar el compromiso de los países que están más alineados políticamente con Estados Unidos.

El gobierno brasileño quiere aumentar la participación de los extranjeros en la deuda pública. Cuando el país tenía «grado de inversión», los inversores internacionales poseían el 20% de las acciones de los bonos, pero hoy esta situación se ha reducido a la mitad. ¿Cómo volver al 20%, que es el objetivo del Tesoro brasileño?

Lo que usted mencionó es realmente relevante, porque el “grado de inversión” no es sólo una calificación. Identifica quiénes podrían ser los posibles inversores.

Hay inversores dedicados a los mercados emergentes que siempre invertirán en Brasil. Pero también hay quienes sólo invierten en economías consideradas de “grado de inversión”.

En América Latina existen algunas opciones con esta clasificación. Están México y Chile, básicamente.

Con el “grado de inversión”, el universo de inversores se vuelve mucho más grande, razón por la cual ésta debería ser una aspiración para los países emergentes. La diferencia es enorme.

¿Cómo llegar allá?

Las evaluaciones suelen incluir componentes fiscales, como el control del déficit primario, así como variables como el crecimiento del PIB y la cobertura del servicio de la deuda. No hay magia.



Giuliano Guandalini