junio 23, 2024

Ante una sequía que se avecina, España recurre a soluciones medievales y a la ‘sabiduría antigua’

Ante una sequía que se avecina, España recurre a soluciones medievales y a la ‘sabiduría antigua’

New York Times – Vida/Estilo – En lo alto de las montañas del sur de España, unos 40 hombres, armados con horcas y palas, retiraron piedras y montones de hierba de un canal de tierra construido hace siglos que mantiene las laderas aún verdes.

Un grupo de voluntarios y trabajadores excavan en junio las «Aciquias» en lo alto de Sierra Nevada, cerca de Granada, en el sur de España, acueductos construidos hace cientos de años. Foto: Samuel Aranda/The New York Times

Antonio Jesús Rodríguez García, un agricultor de Pitres, un pueblo cercano con una población de 400 habitantes, dijo: «Es una cuestión de vida. Sin esta agua los agricultores no pueden cultivar nada y la aldea no puede sobrevivir.

El calor extremo que ha arrasado gran parte del sur de Europa esta semana es el último recordatorio de los desafíos que plantea el cambio climático en España, donde las temperaturas alcanzaron los 42 grados centígrados el martes, poniendo a la mitad de la región en alerta naranja y roja. Ese calor y una sequía prolongada plantean el riesgo de que tres cuartas partes del país queden cubiertas por desiertos este siglo.

Ante esta realidad, agricultores, voluntarios e investigadores españoles buscaron soluciones en la historia, recurriendo a la extensa red de canales de riego construida por los colonos musulmanes que conquistaron la Península Ibérica en la Edad Media.

Los canales, llamados «as-saghiya» del árabe, que significa canal de agua, hicieron posible la vida en una de las regiones más secas de Europa, proporcionaron las fuentes del majestuoso Palacio de la Alhambra y transformaron la región de Andalucía. Como fuerza agrícola.

En la década de 1960, muchas acequias cayeron en desgracia cuando España adoptó un modelo agrícola que favorecía los embalses y expulsó a muchos españoles del campo a las ciudades. Una vez finalizado el uso de la red, se recuperaron los antiguos conocimientos y tradiciones que llevaron el agua a los rincones más recónditos de Andalucía.

READ  Rayo Vallecano vs Espanyol - En vivo - Campeonato de España
Un pueblo canario en la región de Albuquerque, en el sur de España. Foto: Samuel Aranda/The New York Times

Ahora, el complejo sistema se considera una herramienta eficaz y de bajo costo para mitigar la sequía, abandonándose una zanja a la vez.

«Azikias ha resistido al menos mil años de cambios climáticos, sociales y políticos», dijo José María Martín Chivandos, arqueólogo e historiador que coordina un importante proyecto de restauración. «Entonces, ¿por qué no sin él ahora?»

Chivandos, un hombre fuerte con perilla, afirmó que los moros construyeron al menos 24.000 kilómetros de acequias en las provincias andaluzas de Granada y Almería, luego en al-Andalus. Explicó que antes de las trincheras era difícil cultivar alimentos en el clima inestable del Mediterráneo, con sequías ocasionales.

«La genialidad del sistema», afirmó, es que ralentiza el flujo de agua de las montañas a las llanuras para retenerla y distribuirla mejor.

Sin zanjas, la nieve derretida de los picos de las montañas fluye directamente hacia ríos y lagos que se secan en verano. Junto con ellos, el derretimiento se desvía hacia los numerosos cráteres que serpentean por las montañas. El agua se filtra en el suelo en un «efecto esponja», luego circula lentamente por los acuíferos y meses después, cuesta abajo, aparece en manantiales que riegan los cultivos durante la estación seca.

Hay rastros del sistema por todas partes en la vertiente sur de Sierra Nevada, en las montañas del sur de Albujarra. El agua cae de las colinas en cada curva del camino. Suaviza el suelo del altiplano. Nace en los manantiales de los típicos pueblos encalados de la comarca.

Fuente de agua en Kanar. Foto: Samuel Aranda/The New York Times

«Los árabes nos dejaron no sólo las aciquias, sino también el paisaje que crearon», afirma Elena Correa Jiménez, investigadora del proyecto de restauración liderado por la Universidad de Granada.

READ  Andre Pires y AJP intentan Supermoto en España

Sostuvo la pala y señaló los campos verdes de abajo. «Nada de esto estará exento de dificultades», afirmó. “No habrá agua potable, ni manantiales, ni cultivos. Será casi un desierto.

El agua era tan esencial aquí que la gente hablaba de ella como de un jardín. El agua no se absorbe bajo tierra, se «siembra». No se recoge para riego, se «cosecha».

Si bien España reemplazó muchas acigias con sistemas modernos de gestión del agua, hasta una quinta parte de las acigias fueron abandonadas sólo en Sierra Nevada, según datos del gobierno.

La Revolución Agrícola ayudó a hacer de Andalucía el patio trasero de Europa, enviando grandes cantidades de granadas, limones y cebada a todo el continente. Pero creó una sed insaciable de agua, que agotó los acuíferos de la región y empeoró las sequías.

Para empeorar las cosas, el cambio climático ha hecho que España sea propensa a sufrir olas de calor más frecuentes. Esta primavera fue la más calurosa registrada en España, dijo la agencia meteorológica del país, con temperaturas de abril en Andalucía que superaron los 37 grados centígrados.

Ramón Fernández Fernández, OK, dijo que recordaba las casas que se derrumbaban en Kanar bajo el peso de la nieve del invierno. Foto: Samuel Aranda/The New York Times

Kanar, un pequeño pueblo situado en Albujarra, se ha visto muy afectado por una combinación de agricultura intensiva, altas temperaturas y el abandono de la cercana Acequia.

Muchas tierras agrícolas del pueblo están ahora en ruinas. En un café, un cartel dice: «Busco una finca de regadío». Y la mayoría de los arroyos de montaña de la región pasan ahora por Kanar, alimentando un río en un valle situado más abajo que suministra aguacates a los invernaderos. Nadie trabaja en el pueblo.

READ  España y Chile serán 'compañeros' de diálogo entre Colombia y el ELN

En 2014, el pueblo se convirtió en un campo de pruebas para el proyecto de restauración de Chiwantos Azikia. Durante un mes, él y 180 voluntarios excavaron la tierra bajo un sol abrasador para restaurar el canal.

«En los años 80, algunos agricultores lloraban porque nunca volverían a ver fluir agua», dijo Siwantos. Recuerda a un anciano aldeano que estaba parado en la zanja cuando el agua empezó a caer, haciendo gestos con las manos como para dirigir el agua hacia la aldea.

Francisco Vilces Álvarez, miembro del grupo de vecinos que gestiona las redes de riego en Cañar, dijo que la restauración de la acequia ha permitido a algunos vecinos volver a cultivar cerezas y kiwis.

El agua fluye desde la nieve derretida en Sierra Nevada. Foto: Samuel Aranda/The New York Times

Hasta la fecha, Sivandos y su equipo han restaurado más de 96 kilómetros de canales de riego, llevando a diversos grupos de investigadores, agricultores, ambientalistas y residentes locales a través de la Albujara con herramientas hortícolas en mano.

La iniciativa se extendió también a territorios españoles del este y norte. Pero Siwantos y muchos otros agricultores dicen que todavía carecen de apoyo financiero porque los políticos y las empresas a menudo consideran que las asikias son ineficientes en comparación con las redes de agua modernas.

«Es difícil cambiar la mentalidad», afirmó. «Pero si se entiende la eficiencia en términos de diversidad, los sistemas de riego tradicionales son más eficientes. Retienen mejor el agua, recargan los acuíferos y mejoran la fertilidad del suelo. /Traducción LÍVIA BUELONI GONCHALVES

The New York Times Licensing Group – Todos los derechos reservados. Está prohibida la reproducción en cualquier forma sin el permiso escrito de The New York Times.