julio 24, 2024

6 alimentos que provocan cálculos renales y que deben evitarse – Meu Valor Digital

6 alimentos que provocan cálculos renales y que deben evitarse – Meu Valor Digital

¿Alguna vez te ha sorprendido descubrir que lo que comes podría estar conspirando secretamente contra tu salud, especialmente la salud de tus riñones? Los cálculos renales, esos bultos dolorosos que se sabe que causan un malestar indescriptible, no se forman por accidente. De hecho, es el resultado de una interacción compleja entre varios factores, entre los cuales la dieta ocupa un papel central, a menudo subestimado.

Según el Dr. Flavio Galindo, renombrado nefrólogo de Uninefron, mientras navegamos por la amplia variedad de alimentos disponibles en nuestra vida diaria, pocos de nosotros nos damos cuenta de lo peligrosas que son algunas opciones de alimentos para nuestros riñones.

«No es sólo la cantidad, sino el tipo de alimento que comemos, lo que puede encender la chispa inicial para formar estas aterradoras piedras», explica. La orina, un líquido aparentemente simple, contiene minerales disueltos que, en las condiciones adecuadas, pueden formar cristales, por así decirlo, que dan lugar a cálculos renales.

Ahora te estarás preguntando: ¿Cuáles son estos alimentos ardientes que debemos comer con moderación? Para muchos expertos, aunque no sean los villanos directos, los alimentos ricos en determinadas sustancias, como el calcio y el ácido úrico, merecen especial atención.

No hablamos sólo de alimentos obvios como la carne o el marisco, sino que también hablamos de sorpresas inesperadas como algunas semillas, refrescos e incluso productos procesados ​​que encontramos en nuestras despensas.

Pero antes de que entre en pánico, mantenga la calma: esto no es una pena por la privación de alimentos de por vida. La clave es el equilibrio y la moderación, guiados por un plan nutricional cuidadosamente elaborado por un nutricionista. Recuerda que cada cuerpo es un mundo único, con sus propias necesidades y limitaciones. Una dieta que celebre este carácter es su armadura más fuerte contra los cálculos renales.

READ  Exdefensor critica sociedad entre Flu y Unimed: "Fue muy malo para el club"

¿Tiene curiosidad por saber más sobre los alimentos que pueden estar haciendo más daño que bien a sus riñones? Continúe mientras le presentamos seis desencadenantes comunes que, cuando no se controlan, pueden preparar el terreno para un doloroso viaje hacia los cálculos renales.

Leer también | 7 alimentos que atacan al hígado y deben evitarse

1. Semillas oleaginosas

Aunque son deliciosos y a menudo se recomiendan como refrigerios rápidos o como ingredientes en diversas recetas, los frutos secos y los cacahuetes contienen una cantidad importante de oxalatos. Esta sustancia interviene directamente en la formación de algunos tipos de cálculos renales, los más importantes son los cálculos de oxalato cálcico.

Por este motivo, es aconsejable limitar el consumo de estas semillas. Alimentos como las espinacas, la remolacha, las batatas y el chocolate también tienen un alto contenido de oxalato y deben consumirse con precaución.

2. Refrescos

La mayoría de los refrescos, especialmente los de cola, contienen ácido fosfórico. Este aditivo se utiliza para realzar el sabor y conservar la bebida, pero puede dañar los riñones y provocar la formación de cálculos.

3. carne

Comer grandes cantidades de proteína animal, especialmente de carnes rojas, puede aumentar los niveles de sodio en el cuerpo. El exceso de sodio en la orina puede provocar una mayor excreción de calcio y oxalato, lo que facilita la formación de cálculos renales. Por ello, es necesario equilibrar la ingesta de estos alimentos.

4. Alimentos procesados

Los productos en línea, congelados, procesados ​​y diversas comidas rápidas, incluidas las hamburguesas y la pizza, generalmente contienen altos niveles de fósforo, además de tener un alto contenido de grasa y sal.

READ  Un médico ortopédico revela 4 consejos para mantener fuertes las rodillas

El consumo frecuente de estos alimentos no sólo ejerce presión sobre los riñones, sino que también contribuye a la obesidad, un conocido factor de riesgo de problemas renales. Por ello, se recomienda reservarlo para momentos puntuales.

5. Queso

Los quesos amarillos en particular, conocidos por su alto contenido de grasa, pueden ser perjudiciales no sólo para los riñones, sino también para la salud en general. Estos quesos también suelen tener un alto contenido en sodio, un elemento que, como se mencionó anteriormente, puede perjudicar la salud renal. Elegir queso blanco, que suele ser más saludable, puede ser una alternativa más segura a tu dieta.

6. Mariscos

Alimentos como los camarones, la langosta, los calamares y el cangrejo, que a menudo se consideran alternativas a la carne y el pollo, también contienen altas cantidades de sodio. Esto aumenta el riesgo de formación de cálculos renales, lo que sugiere que estos productos deben consumirse con moderación.