mayo 25, 2024

50 años de la revolución del clavo  Ariadne Araujo

50 años de la revolución del clavo Ariadne Araujo

Imagen: Divulgación
El escritor portugués José Saramago.

.

Cayendo de la silla. Golpe en la cabeza. La muerte del dictador. Clavos en las calles. El fin de la dictadura en Portugal. Incluso si la historia de la silla aún no se ha confirmado, José Saramago Adoptó la versión del accidente doméstico como metáfora del principio del fin del Estado Novo. El cuento se llama «Caída» y abre el libro Objeto Casi. En él, un anciano está sentado en una silla cuyos pies han sido erosionados por el tiempo y las termitas. Se sabe que tras su caída, Antonio Salazar rechazó asistencia médica, pero la lesión cerebral motivó su hospitalización y cirugía. Distante por debilidad física, pasó los dos últimos años de su vida creyendo que todavía estaba en el poder.

Luego de 48 años en el poder, comenzó así la caída de la dictadura. El 25 de abril de 1974, un movimiento político y social, encabezado por el capitán y sus subordinados, salió a las calles con fusiles y tanques. En la radio sonaban canciones que el régimen odiaba. “Es el pueblo el que más pide”, de la letra de la canción “Grândola Vila Morena”, de José Afonso, fue la consigna para advertir a los portugueses que algo se estaba preparando. Se convirtió en el himno de la libertad y la revolución. Se hizo conocido en boca de la gente como «Clove Dos». Se dice que durante el movimiento, una vendedora callejera de flores entregó a los soldados su provisión de clavos. Decoraron cañones de rifles y reemplazaron medallas en uniformes militares.

Si la celebración de este año ha cobrado más cuerpo y sonoridad no es sólo por el cincuenta aniversario. La extrema derecha ha logrado avances en Portugal y no podemos olvidarlo. Los que anhelan este tiempo salieron de la tumba. Las recientes elecciones demostraron el progreso del pensamiento reaccionario y tradicional. En casa de una amiga, inesperadamente, escuchó a su marido lisboeta, de unos cuarenta años, decir con seriedad las bendiciones de la dictadura de Salazar. Él, por cierto, ni vivió ni supo. Hoy también puede salir a la calle, a diferencia de las celebraciones, para defender lo indefendible. Estudios recientes indican que el 47% de la población del país aceptaría un líder «fuerte», incluso sin elecciones.

READ  La Unión Europea aprueba las primeras normas sobre inteligencia artificial

En todo el país la programación es amplia. Lisboa y Oporto serán más difíciles que nunca. Ni se te ocurra coger el coche. El día está dedicado a los peatones, las flores y la música. Además de espectáculos, teatros, películas y exposiciones, también es día de numerosos eventos populares. Será hermoso, lo será. “Grândola Vila Morena” es la canción de hoy. Cada año, en la misma fecha, desde las ventanas de los edificios, una voz solitaria recita los versos de Zé Afonso, y poco después se suma otra voz. Y otros. Y otros. A nosotros, los desconocidos, nos apasiona el llamado de la libertad. Juntos gritamos: “Abril, siempre”.

La dictadura fascista cayó en mal estado. El país poco a poco salió de su tristeza y crueldad. La mentalidad de Portugal en aquella época era todavía muy cerrada y era un reflejo de la mentalidad del dictador. Un mundo donde las mujeres no podían viajar sin el permiso de sus maridos, donde los jefes pagaban a los empleados lo que querían, donde las noticias estaban censuradas, donde las personas casadas por la iglesia no se divorciaban, donde los críticos del régimen eran arrestados, donde solo había un político Partido (favorable al gobierno) y no. Las elecciones son libres. Cambiar todo esto lleva tiempo. Deja cicatrices. rancio. Penas.

Por estas libertades nuevas y esenciales, sal a las calles hoy. Recordemos que la transición del fascismo a la democracia se logra con cosas grandes y pequeñas. Podría ser la casualidad de un accidente, un puñado de clavos, un tanque en las calles o una canción revolucionaria. La democracia también está hecha, fundamentalmente, de la valentía y la voluntad de “las personas que más controlan el poder”. Con el clavel rojo nos adentramos en la primavera de abril, dejando atrás (y para siempre) el largo invierno que se ha sentado en el sillón, en Portugal.

READ  Primeras imágenes en 3D del Titanic revelan detalles del naufragio más famoso del mundo | La Gaceta Nacional