Recuento de Daños 02-11-17

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

El secretario de Hacienda, José Meade,  en campaña por la candidatura presidencial del PRI, durante una reunión con mujeres priístas afirmó que seguiremos creciendo y la deuda está controlada, sin representar turbulencias en el futuro de la economía.

Ya vimos los datos del Inegi, sobre la caída de la economía en el trimestre y en el tema de la deuda, la SHCP estima sea para 2018 de 47.3% del PIB; unos 2.5 billones de pesos.

Durante el sexenio, la deuda creció para ubicarse  en 2016, en 50.1% del PIB. La deuda más alta en décadas. Por cierto, los tecnócratas, se empoderaron a partir de las críticas al endeudamiento de los gobiernos de políticos entre 1970-1982.

La deuda estaba desbocada y se frenó por la alerta del FMI: “La deuda alcanzó 54% del PIB en 2015. El objetivo de reducir los Requerimientos Financieros del Sector Público de 4.1% del PIB en 2015 a 2.5% en 2018 ayudará a recortarla en el mediano plazo. Cualquier ganancia futura que transfiera Banxico y otras ganancias no esperadas deberían ser usadas para reducir la deuda”.

La alerta apanicó al gobierno como lo expresa el titular de Hacienda: “El entorno que enfrentamos, difícil, nos permite que el Paquete Económico, sea un Paquete que podamos desarrollar en sus términos. Es responsable y nos regresa al superávit primario, uno de los elementos que el FMI recomienda, que nos permitirá, dejarnos de endeudar para pagar intereses”.

Fue hasta 2017, cuando el gobierno inició el control del déficit fiscal y cubrió parte de los pasivos. Para México Evalúa el descontrol obliga a pagar en 2018, $698 mil millones (2.9% del PIB). Uno de los argumentos sobre el endeudamiento es que serviría, según Luis Videgaray para alentar el crecimiento, pero crecemos a niveles de 2% anual;  a un costo  muy alto. Y se observa la obediencia al FMI. Empieza el recuento de daños del priísmo.