Inicio Opinión Punto y Aparte Punto y Aparte 19-10-17

Punto y Aparte 19-10-17

30
0

ATRIBUTOS DE UN ALCALDE

Durante las campañas preelectorales suele suponerse, entre quienes integran los equipos de los contendientes, que su candidato es el único que posee fortalezas, lo cual siempre ha sido un error. ¿Por qué? Porque cada ser humano tiene cualidades y está en este mundo para usarlas en su propio beneficio y en el de otros. Empero, las personas más grandes de la historia fueron aquellas que descubrieron sus cualidades y las utilizaron para el beneficio ajeno en grado superlativo.

Así las cosas, es importante señalar que las personas con más fortalezas pudieran ser las que más debilidades tienen. De hecho, se poseen más debilidades que fortalezas. Somos fuertes en dos o tres cosas y débiles en cientos de otras. Quien opine al revés es un total estúpido. Y en cuestiones políticas lo que menos debe existir es la soberbia y la autocomplacencia.

Menospreciar a alguno de los adversarios políticos constituye una equivocación, porque en su aparente debilidad pueden radicar una o varias fortalezas. ¿Quién es, pues, el gobernante, político y servidor público idóneo?

Podríamos definir el “gobernante perfecto” como el imaginario social que, de acuerdo con la opinión de los ciudadanos, representa la personalidad política perfecta. Este imaginario refleja el consenso tácito al que arriban los electores luego de un complejo proceso de valoración colectiva que se da en tres dimensiones.

La primera corresponde a la coyuntura que aparece en el tiempo presente. La segunda hace referencia a la historia más cercana o sea el pasado. Y por último las ilusiones de progreso y cambio para el futuro. Para ganar adeptos en una campaña, el factor determinante que dirige al triunfo a cierto candidato es cómo está forjada su personalidad en función de la demanda del electorado.

Pero la mayoría de las veces ese factor es rebasado por la realidad, fundamentalmente en sentido económico, lo cual impide al candidato, ya convertido en gobernante, poder cumplir su cauda de promesas expuestas en campaña. Lo anterior está presente hoy en el gobierno municipal de Cuernavaca, que ha resultado una nulidad.

Kathy Allen, columnista política de NBC-TV y analista de tendencias electorales, en su libro titulado “Recuperando la política; una guía para ganar” (Canadá, Jalapeño Press, 1965, p. 365), indica que los atributos positivos de algunos políticos son: buen sentido del humor; capacidad para delegar, para hablar en público y para responder preguntas difíciles; buenas relaciones con la prensa; orientación hacia el trabajo duro; físicamente en buena forma; capacidad para el estudio rápido y habilidad para hacer sentir cómoda a la gente; inclusión.

En contraste, los principales atributos negativos son: temperamento que responde fuertemente al más ligero estímulo, dificultad para delegar, ser reservado y abrupto, dificultad para enfocar problemas y situaciones, voz monótona, dificultad para escuchar, problemas de adicciones, tendencia a pontificar (exponer opiniones o ideas como dogmas con alarde y suficiencia), belicosidad y dificultad para confiar en los demás. Luego le seguimos.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------