Inicio Opinión Punto y aparte 15-Jul-2016

Punto y aparte 15-Jul-2016

61
0

* DEMÉDICIS, AL ATAQUE 

El Congreso local mantenía en reserva el horario de su próxima sesión ordinaria, la cual había generado expectación ante el posible abordaje de dos asuntos polémicos: una reforma para reconocer a la UAEM como ente público autónomo, misma que le daría facultades al Poder Legislativo para designarle un contralor interno, y la creación de una nueva Ley del Instituto de Crédito para los Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (ICTSGM), cuyo proceso legislativo ha mantenido en pie de guerra, desde el año pasado, a varios sindicatos de burócratas y algunas asociaciones de pensionados y jubilados, pues el proyecto de ley también contempla la modificación al actual sistema de pensiones y jubilaciones.

Al filo del mediodía fue observada por propios y extraños la suspensión de actividades en el recinto parlamentario de la calle Matamoros, debido a que el senador Fidel Demédicis y un número indeterminado de trabajadores y ex trabajadores del gobierno estatal amenazaban con “tomar” la sede parlamentaria. Así, la Sesión que tendría el carácter de Solemne (en ella se entregarían las preseas “Antonio Díaz-Soto y Gama”) se pospuso para hoy. Empero, la malograda plenaria pudo haberse desarrollado anoche o esta madrugada, pero no puede pasar de ser hoy, pues el artículo 32 de la Constitución Política de Morelos establece que el actual periodo ordinario de sesiones debe clausurarse el 15 de julio.

Más allá de las presiones de algunos líderes sindicales (de gremios adscritos a los tres poderes estatales), el conflicto protagonizado por Fidel Demédicis proviene desde 2015, cuando varias asociaciones de pensionados, sin ser sindicatos, han exigido el mismo tratamiento. No es posible, pues son asociaciones civiles cuyo objeto es apoyar a los pensionados y jubilados realizando acti
vidades, pues un jubilado no es empleado. La obligación del estado es pagar su pensión, sin existir otra compensación, ante lo cual el gobierno no tiene por qué negociar nada con las asociaciones. Además, no todos los jubilados están agrupados en asociaciones y de hecho son minoría. Tampoco hay claridad con respecto al destino del dinero que se les solicita como cuotas. Por eso el Ejecutivo decidió ya no descontar nada a los jubilados y dárselo a las asociaciones, pues deben ser sus dirigentes quienes recauden los recursos provenientes de los asociados, si es que realmente son sus representantes.

Tocante a los vales de despensa otorgados por el Congreso a todos sus jubilados, las asociaciones pretenden que el dinero les sea entregado a sus socios y dejar fuera a otros, lo cual es ilegal e incorrecto. Además (con relación a otra exigencia), el órgano de gobierno del ICTSGM tiene carácter institucional y no tienen por qué estar representadas ahí asociaciones de jubilados, entre las cuales se encuentran las siguientes: Asociación de Jubilados del Gobierno del Estado, dirigida por América López Torres; Asociación de Jubilados y Pensionados Administrativos, de Ana Lilia Ocampo Castrejón; Trabajadores Jubilados y Pensionados por el Gobierno del Estado y Ayuntamientos, de Baldomero Díaz Sotelo; y la Asociación de Jubilados y Pensionados del Ejecutivo, Ayuntamientos y Paraestatales, de Angela Jaramillo. Luego seguimos con el tema, pues hay mucha desinformación y mentiras en torno al problema.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------