Inicio Opinión Punto y Aparte Proyectos Aberrantes

Proyectos Aberrantes

13
0

A través de las redes sociales circula una presunta encuesta levantada en el segundo trimestre de 2017 por algo que dizque se denomina “Question Pro”. Se trata más bien de una imagen con el rostro de seis personajes de la vida pública morelense, reiteradamente mencionados como posibles candidatos a la gubernatura. Estoy de acuerdo con el caso de los siguientes, a quienes citaré en el orden ahí asignado: el diputado federal Javier Bolaños Aguilar, del Partido Acción Nacional (PAN); el presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Rodrigo Gayosso Cepeda; el delegado de la Sedesol en Morelos, Jorge Meade Ocaranza, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); el senador Fidel Demédicis Hidalgo, a quien erróneamente se situó como prospecto perredista, pero ahora respalda a Morena; y el también senador Rabindranath Salazar Solorio, también de Morena.

Me es posible reafirmar que, en el caso de Bolaños, Gayosso, Meade, Demédicis y Salazar Solorio, la imagen convalida su posicionamiento en la política local, obtenido mediante gran esfuerzo durante años. Pero me parece patética la incorporación de Cuauhtémoc Blanco, presidente municipal de Cuernavaca (por el Partido Encuentro Social o PES), simplemente porque se trata de un ex futbolista cuya fama ha trascendido fronteras. Reconozco su registro en la historia deportiva nacional, pero de ahí a soñar con ser gobernador de mi estado natal hay mucha, muchísima distancia.

Solo los atolondrados dirigentes del PES sostienen la farsa de un Cuauhtémoc Blanco metido en la contienda por la gubernatura, a sabiendas de que su arribo a Cuernavaca -apenas en 2015- fue el resultado de una serie de quebrantos a las constituciones políticas de México y Morelos. El PES, manipulado por Miguel Osorio Chong desde la Segob, convirtió al alcalde de Cuernavaca en un mono de cilindrero capaz de ser traído y llevado de un lugar a otro para aprovechar su popularidad. Pero insisto: de ahí a pretender meterlo a fuerza como prospecto a gobernador hay demasiada distancia. Como chascarrillo puedo tolerarlo, pero nunca lo tomaría en serio.

Solo los convenencieros, oportunistas y busca chambas se sumarían a un proyecto tan aberrante. También quienes son cómplices de Blanco pudiesen secundarlo en esta simulación, entre ellos los dueños de la residencia del Fraccionamiento Tabachines donde vive el edil. No me extrañaría que, junto con el secretario del Ayuntamiento, Samuel Sotelo, estén fraguando la expedición de otra carta de residencia falsa para posibilitarle al “Cuauh” su registro ante el Impepac en caso de contender para algo en 2018.

Blanco mostró ayer su desvergüenza. Fluidamente expele falsedades tal como lo hacen los politicones, politiquillos y politiqueros a quienes tanto criticó durante la campaña de 2015. Cualquiera sabe en Morelos que se alquiló como candidato del PSD a la alcaldía a cambio de siete millones de pesos, pero la víspera retó a Roberto y Julio Yáñez Moreno a presentar el original del contrato respectivo dentro de un juicio que le sigue la Fepade. Vaya desfachatez y cinismo. Luego sigo con el tema.

 

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here