Inicio Opinión Punto y Aparte Meade y los del Tapanco

Meade y los del Tapanco

32
0

* MORENA: SIN UN “PLAN B”

Nomás por joder. Así pueden resumirse la posición y los comentarios de muy contados enanos del tapanco que, desde su particular punto de vista, quisieron cuestionar la postulación de Jorge Meade Ocaranza como precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura. Arguyeron que es un candidato “a modo” del gobernador Graco Ramírez, a quien sus detractores han culpado de todo desde hace casi cinco años.

Según ellos, el mandatario estatal influyó entre todos los aspirantes a la candidatura gubernamental priísta y los convenció para inclinarse a favor del ahora ex delegado de la Sedesol durante las negociaciones encabezadas en el Comité Ejecutivo Nacional por Enrique Ochoa Reza, máximo jerarca del partido.

Ya imagino a Graco hablando previamente con Matías Nazario Morales, Jorge Morales Barud, Samuel Palma, Rosalina Mazari, Lisbeth Hernández, Paco Moreno, Amado Orihuela, etcétera, indicándoles cómo inclinar el fiel de la balanza. De acuerdo a lo escrito por esos papanatas, Graco consiguió colocar a un rival débil en la candidatura tricolor a fin de favorecer al abanderado de la coalición PRD-PSD, Rodrigo Gayosso.

Repito: al titular del Poder Ejecutivo morelense se le han endilgado infinidad de hechos ocurridos en nuestra entidad durante el lustro pasado.

Pero los detractores de siempre se equivocaron en esta ocasión, pues la postulación de Meade Ocaranza obedece a casi cuatro décadas de militancia y trabajo ininterrumpido a favor del Revolucionario Institucional.

Decir que es un candidato a modo del gobernador perredista es ofender el trabajo desplegado por Meade como dirigente juvenil de su partido, presidente estatal del mismo, diputado local, diputado federal, candidato a senador, delegado del CEN en muchos estados, funcionario federal y estatal, etcétera.

Repito: casi 40 años de entrega, a pesar de las adversidades enfrentadas por el PRI desde que perdió el Poder Ejecutivo federal y estatal en el año 2000. Meade siempre se mantuvo institucional a la ideología priísta. Nunca abandonó el barco.

Los enanos del tapanco nunca estarán de acuerdo con nada. Si el candidato hubiera sido Matías Nazario o Amado Orihuela, juren ustedes que ahorita estarían despotricando por igual contra ellos, con las mismas estupideces. En fin. Dicen que saben de política, pero en realidad no saben nada.

MORENA-PT-PES: SIN “PLAN B”

Cambiando de tema me referiré a lo expresado por Yeidckol Polevnsky, lideresa nacional del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), durante una entrevista concedida al diario capitalino 24 Horas.

 Indicó que el Partido Encuentro Social (PES) propuso la candidatura del ex futbolista e inútil alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, a la gubernatura de Morelos. Es decir: la dirigencia nacional de Morena y PT se doblegaron ante los intereses del PES e hicieron a un lado la posición natural que tenía el ahora senador con licencia Rabindranath Salazar.

Polevnsky señaló que el PES debe garantizar la elegibilidad de Blanco, a fin de que nadie lo impugne tras su registro ante el Instituto Morelense de Procesos Electorales (Impepac) en abril próximo. Blanco deberá separarse de su cargo edilicio (de manera definitiva) a más tardar el 31 de marzo.

 Yeidckol exigió a la Fepade aclarar si el ex seleccionado nacional tiene o no asuntos pendientes con la justicia electoral federal, luego de que dicha institución le abriera un expediente e infinidad de indagatorias por los delitos electorales que él, Blanco, cometió en 2015, al igual que su manejador José Manuel Sanz, secretario técnico del Ayuntamiento.

Todos sabemos que la Fepade, bajo presiones del otrora secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, congeló los expedientes, cuyo fondo no se ha resuelto. Los casos siguen abiertos en un juzgado federal.

El propio Rabindranath Salazar ha declarado que la coalición no tiene un “plan B” en caso de que Blanco sea inelegible. El propietario de Morena, Andrés Manuel López Obrador, favoreció los intereses del PES e impuso a Cuauhtémoc en la candidatura, desplazando a Rabín.

Y ayer quedó completamente definido que el ex alcalde de Jiutepec, ex diputado local, ex diputado federal y hoy senador con licencia NO SERÁ candidato a la gubernatura por la coalición “Juntos Haremos Historia”, pues fue designado por López Obrador como coordinador de su campaña en la cuarta circunscripción electoral, integrada por la Ciudad de México, Guerrero, Puebla, Tlaxcala y Morelos.

AMLO y el PES tienen cifradas sus expectativas en Cuauhtémoc Blanco para ganar el 1 de julio venidero y parece tenerlos sin cuidado algún futuro recurso de impugnación contra el hecho de que el tepiteño no acreditará más de tres años de residencia en Morelos, cuando la Constitución exige cinco.

La única manera en que Blanco podrá “satisfacer” ese requisito constitucional es volviendo a falsear su residencia, repitiendo la transa de 2015.

Empero, sobre tal escenario existen varias incógnitas: ¿Habrá todavía gente digna en Morelos? ¿Los jurisconsultos de esta entidad serán capaces de sustentar debidamente los recursos de impugnación? ¿El Impepac solapará la transa que viene? ¿Quiénes se prestarán para el nuevo montaje? ¿La Fepade volverá a hacer la vista gorda?

Estaremos pendientes de los acontecimientos y después diremos.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------