Inicio Opinión Hasta la Cocina Ya pasó… volvamos a lo mismo

Ya pasó… volvamos a lo mismo

38
0

Lo dicho: el Día Internacional de la Mujer llenó el ambiente de estadísticas; de frases contundentes respecto de alcances de metas; de discursos alentadores de señoras y señores muy doctos en temas de género; de felicitaciones en las redes, sin faltar los chistes de mal gusto que no es por nada: son parte de la picaresca, que no puede faltar y mucho menos en celebraciones que casi son propicias para ello; de propuestas vanguardistas en pro de la equidad; de molestia de quien vio interrumpido el tránsito a causa de las marchas que emprendieron las mujeres convocadas a manifestarse para dar rienda suelta a sus propuestas de equidad, de avance en sus demandas, de no permitir retroceder en lo alcanzado, así sea muy poco; de escuchar historias lacerantes de mujeres que viven en condiciones de esclavitud a unos pasos de otras en la total ignorancia; o de mujeres que son objeto de vejaciones y hasta pueden morirse por el solo hecho de serlo; de asegurar que “ahora sí” habrá las mismas oportunidades de salario y de ascenso en cualquier trabajo que escoja y para el que se pudo preparar al igual que el hombre; de que habrá de lograr el empoderamiento, para que si se quiere dedicar a la política lo haga libremente; que las que se quieran dedicar al campo logren salario; que en el ámbito de la justicia la habrá para ella en igualdad; y promesas de que ¡hasta en el hogar! la mujer compartirá con su compañero, o con los miembros masculinos de la familia la carga de trabajo…

Pero que no cunda el pánico. Todo eso ya pasó, se ha superado sin mayores esfuerzos.

Ya acabaron las conmemoraciones, los festejos, los lamentos, las narraciones trágicas, las estadísticas, los discursos, las promesas… Ya no hay de qué preocuparse. Comienza hoy otro año, o sea que habrá otros 364 días iguales -igualdad: ¡cuántas estupideces se dicen en su nombre!-. Días iguales a los que se viven desde siempre.

Y así será, por lo menos, hasta dentro de diez decenios en que, según cálculos de no sé quién, pero que se dieron por serios, la mujer habrá de alcanzar esa paridad de la que tanto se habla desde el siglo pasado y se ensalza en el aniversario del Día Internacional de la Mujer.

O sea, que probablemente las tataranietas de mis nietas compartirán, dichosas ellas, los mismos sabores y sinsabores de sus compañeros.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------